Selecciona Edición
Iniciar sesión

El partido X se quita la máscara

Se presenta en sociedad la agrupación política

Pretende ser el “imprevisto” que altere los planes de los partidos tradicionales en España

Ampliar foto
Un momento de la presentación del Partido X.

El Partido X, una agrupación política surgida hace 10 meses del Movimiento 15-M y movimientos ciudadanos de protesta social, ha abandonado este martes el anonimato con su primer acto público, en el que se ha presentado bajo la premisa de representar la voz de la ciudadanía y como un “imprevisto” que va a alterar los planes electorales de los partidos políticos tradicionales.

El evento, financiado gracias al crowfunding, se ha realizado en varias ciudades españolas como Barcelona, Zaragoza, Palma, Málaga, Granada y Sevilla. En Madrid, la presentación ha tenido lugar en el Círculo de Bellas Artes, donde poco antes de las ocho de la tarde, hora de comienzo del acto, ya no se permitía el acceso por estar completo el aforo. Cinco pisos más arriba, la sala Valle Inclán se encontraba abarrotada de hombres y mujeres de todas las edades, desde la joven morena con mechas verdes hasta la pareja de ancianos a quienes les cedían un par de asientos para que no tuvieran que estar de pie durante la presentación.

Frente a los asistentes, siete miembros del Partido X que se han presentado con su nombre y han explicado el programa político que sustenta su ideología. Esta es la primera vez que la formación, inscrita en el registro de partidos políticos del Ministerio de interior el 17 de diciembre de 2012, ha mostrado los rostros de sus colaboradores. Lejos de presentar a personajes mediáticos, la agrupación ha estado representada este martes por ciudadanos anónimos que se declaran “hartos” de la situación actual del país, por lo que proponen una nueva manera de hacer política y un plan de emergencia para salir de la crisis que actualmente se encuentra sometido a un proceso de enmienda abierto a toda la ciudadanía.

Su programa político destaca por su sencillez: democracia y punto, un mantra que han repetido los siete colaboradores que han tomado la palabra. “Una democracia en la que participen todos los ciudadanos”, explicaba María, una de ellos. Y bajo esta premisa, cuatro pilares fundamentales: transparencia, wikigobierno o participación ciudadana, referendos vinculantes y derecho a voto real y permanente, “o que los ciudadanos siempre puedan votar las decisiones que les afectan”, ha detallado Juan, abogado de Sevilla. “¿Os imagináis que pudiéramos revocar el cheque en blanco que damos a los diputados cuando ganan su escaño gracias a nuestro voto?” ha agregado.

Otro de los caballos de batalla será la lucha contra la corrupción, y para ello, el partido X ha creado una Comisión Ciudadana Anticorrupción que, en este caso sí, contará con un experto muy conocido: el informático italo-francés Hervé Falciani, responsable de haber desvelado la lista del HSBC Private Bank con la identidad de más de 130.000 evasores fiscales. Falciani tenía prevista una intervención por videoconferencia, pero finalmente no ha sido posible conectar con él.

Junto a Falciani, no obstante, trabajarán representantes de la plataforma 15MpaRato, que consiguió llevar ante la justicia al exministro Rodrigo Rato por su responsabilidad en la gestión de Bankia; Antonio Moreno Alfaro, un ingeniero que lleva 18 años denunciando irregularidades en las tarifas de las compañías hidroeléctricas, y Raúl Burillo, delegado de la Agencia Tributaria en Baleares hasta 2010 que destacó por su trabajo en casos como el Palma Arena.

La presentación ha finalizado con el alegato final de que es “ahora o nunca” cuando hay que actuar contra una clase política que actúa “en contra de los intereses de la mayoría”. “En los últimos años, millones de personas indignadas hemos conseguido ponernos de acuerdo y construir un gran consenso ciudadano, pero no hemos conseguido el objetivo final de echarlos para recuperar nuestra soberanía y salir de este pozo”, ha insistido Simona Levi, la última representante en tomar la palabra, que ha definido la actividad del partido como una lucha por la dignidad. “Ya no tenemos nada que perder, solo podemos ganar”, ha concluido.