Política

Libre el grupo Delorean tras ser víctima de un ‘secuestro virtual’ en México

Los autores del chantaje exigieron inicialmente 300.000 euros a sus familiares en España

La policia federal vigila el hotel donde los componentes de la banda sufrieron la extorsión. / saúl ruiz

Los cuatro integrantes del grupo musical español indie Delorean fueron liberados este martes tras haber sido víctimas de un secuestro virtual en la Ciudad de México, donde se hallaban como parte de una gira por el continente americano, según fuentes policiales. Mediante una llamada de teléfono, los delincuentes exigieron inicialmente un rescate de 5 millones de pesos (300.000 euros) a las familias de los miembros de la banda musical originaria de Zarautz (Gipuzkoa), que habían viajado al país latinoamericano para participar en el festival Mutek, celebrado la semana pasada. Finalmente rebajaron sus peticiones a 10.000 euros. En las dos últimas semanas, es el tercer caso de este tipo que sufren españoles en México.

La Ertzaintza de Zarautz (Gipuzkoa) conoció el secuestro sobre las 8.15 del pasado lunes.Miembros de las familias de Ekhi Lopetegui de la Granja, Igor Escudero Lopetegui y Unai Lazcano Muro denunciaron que estaban recibiendo llamadas desde números mexicanos. Los interlocutores decían tener secuestrados a los jóvenes y amenazaban con torturarlos y asesinarlos, y reclamaban cinco millones de pesos (300.000 euros). A la vez, el padre de Guillermo Astrain Guerrero, otro de los músicos, denunció en San Sebastián los mismos hechos.

Tres agentes de la sección de Secuestros y Extorsiones de la Comisaría General de Policía Judicial viajaron de Madrid a Oiartzun (Gipuzkoa) para colaborar con la Ertzaintza (policía autónoma vasca), que montó un gabinete de crisis en ese municipio.

El grupo durante su actuación en México la noche del sábado. / Tres Rolas

Según la familia, tres de los músicos habían estado el domingo haciendo turismo antes de volar a San Francisco (Estados Unidos), donde tenían previsto un concierto. Sin embargo, no fue así. Antes de llegar a sus habitaciones, Guillermo Astrain recibió una llamada de un supuesto miembro de la banda criminal de los Zetas, avisándole de que se iba a producir un tiroteo en el hotel y le aconsejó que se fuera con otro compañero a otro hotel próximo.

A los otros dos, sin darles tiempo a reaccionar, les pidieron que se fueran a otro hotel distinto, que sacaran dinero en efectivo, que comprasen varios teléfonos móviles y los recargasen para estar conectados entre ellos. También les instaron a destruir sus teléfonos españoles para evitar contacto con el exterior.

Desde ese momento, los componentes de Delorean empezaron a ser acribillados a llamadas de los secuestradores, realizándoles preguntas de tipo personal. “Caminen por la acera de la derecha. Si no obedecen, serán baleados”, les amenazaron. Creyeron que estaban secuestrados, y vigilados por los temibles y sanguinarios Zetas. Estaban aterrados.

Sin embargo, Ekhi, Igor, Unai y Guillermo jamás llegaron a ver en ningún momento a nadie en actitud amenazante, ni nadie les encañonó, según el Cuerpo Nacional de Policía. Pero los secuestradores hacían gala de una violencia verbal extrema por teléfono y daban la sensación de que tenían a las víctimas bajo su absoluto control. Les hicieron irse a habitaciones separadas y les convencieron de que estaban secuestrados y en peligro de muerte. Mientras, sus familias en el País Vasco, aterrorizadas, oían sus voces angustiadas mediante conversaciones telefónicas a tres bandas con los secuestradores.

La Ertzaintza y el Cuerpo Nacional de Policía analizaron la información y pudieron localizar y liberar a los integrantes del grupo musical, sanos y salvos en dos habitaciones de un hotel de la Ciudad de México. “Inicialmente temimos que el secuestro fuera mucho más complicado y más duro”, declaró a EL PAÍS el director de la Ertzaintza, Gervasio Gabirondo. Según él, estos secuestros son factibles por el miedo que los chantajistas infunden a la víctima.

Samuel González, profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y experto en seguridad pública, explica que este tipo de delitos es muy frecuente: “Es una modalidad de extorsión. Llaman a las víctimas y les dicen que si no se aíslan en un hotel, por ejemplo, las van a dañar. Les piden que apaguen su celular y después llaman a sus familias diciéndoles que está secuestrado. Es un engaño, pero funciona. La gente prefiere no arriesgarse y deposita el dinero”, cuenta González. ¿Cómo puede caer alguien en un engaño así? “Si te llaman en otro país, te parece una broma de mal gusto, pero en México ya es otra cosa. Aquí ocurren secuestros a diario. Hay complicidad entre policías y secuestradores. Todo eso crea una psicosis que abona este tipo de llamadas”.

Delorean ha interrumpido su gira mundial y volverá a España en las próximas horas. El grupo, que acaba de publicar el disco Apar, emergió como banda en 2000, cuando sus miembros eran apenas unos adolescentes.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Centro Penitenciario de Alcalá de Guadaíra

Entrada en la cárcel de Isabel Pantoja: protocolo de ingreso en prisión

Mexicans say “enough is enough” at huge protest rally

Tens of thousands from all walks of life call for changes to prevent another Iguala case

Grammy para la argentina residente en Valencia Claudia Montero

"¡Los sueños se cumplen, pero hay que trabajar para lograrlo!", proclama la compositora camino de Nueva York

Hernando despide y felicita a las personas acogidas en Euskadi

La directora del departamento del Gobierno vasco se ha reunido con los extranjeros que regresan a su país, donde estaban amenazados, después de seis meses

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana