Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP acepta una subida moderada de impuestos para firmar el acuerdo vasco

Los populares defienden una bajada de impuestos

Ampliar foto
El diputado general de Álava y secretario general del PP en este territorio, Javier de Andrés, ayer, en rueda de prensa.

El pacto PNV-PSE, que incluye un plan de reactivación económica y un pacto fiscal que permita recaudar 1.500 millones en tres años subiendo impuestos como el IRPF, Sociedades y Sucesiones, tiene ya los votos que le faltaban para materializarlo. Ambos partidos, con mayoría en el Parlamento autonómico, no sumaban los votos necesarios en el foro en el que se aprueban las normativas de fiscalidad, las Juntas Generales de cada una de las tres provincias vascas. Si bien en Bizkaia, gobernada por el PNV, sí cuentan con los apoyos, su minoría en Álava y Gipuzkoa precisaba de nuevos apoyos que les han llevado a aceptar pequeños cambios que no modifican la filosofía de la reforma. Euskadi recuperará así una fiscalidad unificada que evitará la desarmonización entre provincias.

Euskadi aumentará la presión fiscal a partir del 1 de enero de 2014, pero los impuestos que paguen los vascos seguirán siendo menores que los del resto de España, tal y como reconoció el consejero de Hacienda, Ricardo Gatzagaetxebarria. El PP ha tildado de extemporánea la reforma y ha defendido una bajada de impuestos porque es lo que aspira a hacer su partido a nivel nacional. Pero ayer, el diputado general de Álava, el popular Javier de Andrés, anunció que se suman al acuerdo fiscal porque nacionalistas y socialistas han aceptado introducir cambios que “moderan” la subida fiscal, aunque señaló que no es su reforma. El propio De Andrés había presentado su propio proyecto para Álava, que ahora deberá retirar.

Los cambios suponen incorporar un nuevo tramo en el IRPF para el tratamiento del ahorro, que deja en el 20% el tipo para las rentas de hasta 2.500 euros, en lugar del 21% pactado por PNV y PSE. La deducción por vivienda, que ambos partidos limitan, seguirá invariable para los jóvenes y las familias numerosas y, ante la limitación de las deducciones en Sociedades y la creación de un tipo mínimo se creará una nueva deducción de 600 euros para empresas que generen empleo indefinido. Queda para el debate en Juntas Generales un tratamiento más favorable para los emprendedores y se han descartado una petición del PP sobre los fondos de pensiones y un cambio en el Impuesto de Patrimonio que Gipuzkoa ha recuperado, informa Javier Rivas.

Ahora, a falta de algunos detalles, las diputaciones de Bizkaia y de Álava presentarán ante sus respectivas Juntas Generales un proyecto de norma foral que se aprobará a finales de año. En Gipuzkoa, PNV, PSE y PP presentarían desde la oposición una proposición de norma foral si Bildu, como todo parece indicar, no se suma al pacto. Mientras en Álava y Bizkaia los impuestos subirán sobre todo para rentas altas y empresas con beneficios, en Gipuzkoa se puede dar el caso de que haya quienes deban pagar menos, ya que la reforma que se aprobará grava menos que la normativa en vigor, pactada por Bildu y PSE.

Más información