Política

Dos avalanchas de inmigrantes logran cruzar las fronteras de Ceuta y Melilla

Unos 200 subsaharianos desbordan a las fuerzas del orden en las dos ciudades

ATLAS

Más de medio millar de subsaharianos se agolparon en la madrugada del martes a las puertas de Ceuta y de Melilla para intentar entrar en territorio español. En un inusual asalto masivo a las vallas de ambas ciudades autónomas, casi 200 lograron alcanzar su objetivo, algunos al grito de “viva España” y dando las gracias a Dios. Más de un centenar se colaron por la verja melillense y 91 llegaron a nado a la playa de Ceuta, en la frontera del Tarajal.

A las 5.30, la policía fronteriza de Rabat avisó a las autoridades ceutíes de que un grupo muy numeroso de subsaharianos se dirigía hacia la verja. El recuento oficial de la Delegación del Gobierno oscila entre 300 y 400, de los que la Gendarmería marroquí alcanzó a capturar a la mayoría, mientras la Guardia Civil protegía la costa de Ceuta. Los 91 inmigrantes que consiguieron pasar al lado español de la frontera lo hicieron nadando, bordeando un espigón de 200 metros que separa las aguas de ambos países. Con buen tiempo, el tramo a superar es relativamente sencillo y ayer lo era especialmente por la baja marea. Por eso el Gobierno de Ceuta quiere alargar el espigón.

Llegada de un grupo de subsaharianos a Ceuta. / EL PAÍS

Los servicios de emergencias sanitarias instalaron junto a la Cruz Roja un punto de atención de emergencia. Pese a que tuvieron que atender a varias personas con síntomas de hipotermia, ninguna de ellas tuvo que ser trasladada al hospital.

Una hora después, sobre las 6.30, una multitud de sin papeles se precipitaba sobre la valla de Melilla. Tras dos horas de enfrentamientos con los agentes, unos 100 de los 300 asaltantes lograban entrar en territorio español. Tras el salto, en el que los más ágiles sortearon tres vallas paralelas de seis metros, muchos de ellos huyeron hacia las calles de la localidad perseguidos por los agentes, y algunos consiguieron esconderse.

La Guardia Civil trató de contener a la masa de hombres y mujeres hasta las nueve de la mañana en el que fue, según la delegación del Gobierno en Melilla, un salto violento. “Los asaltantes han conseguido tirar completamente la valla fronteriza y han entrado con gran violencia, lanzando objetos contra las fuerzas de seguridad que intentaban rechazar el asalto”, decía una nota difundida por la delegación. Seis agentes de la Guardia Civil resultaron heridos leves por contusión y un subsahariano fue hospitalizado al romperse una pierna.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, relaciona el salto masivo con el final del verano, la época con más afluencia de inmigración ilegal, con un pico al final de la estación, habitual todos los años. “Las mafias [que gestionan el viaje de los sin papeles desde sus países de origen hasta la frontera con España] están impulsando la situación porque se les acaba el negocio al final del verano”, declaró González a los medios de comunicación. Estrella Galán, secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), habla de “desesperación” ante una “constante violación” de los derechos humanos por parte de las autoridades marroquíes, en cuyo territorio los subsaharianos pasan “meses” a la espera de dar el salto.

Dos operarios reparan un fragmento de valla arrancado en Melilla.

La afluencia de inmigrantes ilegales ha desbordado en los últimos días los Centros de Internamiento Temporal de Inmigrantes (CETI) tanto de Ceuta como de Melilla: en el primero, con 512 plazas, se hacinan más de 700 personas; el segundo duplica su capacidad habitual, de 480 camas, y acoge a más de 900 sin papeles, la mitad de ellos alojados en tiendas de campaña instaladas en los patios del centro.

En Melilla, además, el aluvión provocó daños en unos 40 metros de la valla, compuesta por tres verjas. La primera, una alambrada convencional, fue reparada el lunes, según declaró el delegado de Gobierno de la ciudad, Abdelmalik El Barkani, que prevé que las capas internas de la valla perimetral, “las que tienen como objetivo impedir que se produzca el salto y que tienen un sistema mucho más complejo”, queden reparadas este miércoles.

En Ceuta, unos 80 sin papeles bordearon a nado el perímetro

“No entran por un paso fronterizo y con la documentación en regla. Entran haciendo daños en las infraestructuras de la valla y con guardias civiles heridos. Y, evidentemente, los guardias civiles no se hieren solos”, afirmó El Barkani, que lleva tiempo pidiendo que se refuerce el control de la valla para evitar los saltos masivos. En junio, el Gobierno aportó a los equipos de vigilancia de la frontera un helicóptero con una cámara térmica y un foco, además de varios grupos de agentes de intervención rápida.

Se trata del primer salto a la valla registrado en las últimas semanas en Melilla, durante las que el perímetro ha vivido una relativa tranquilidad, aunque con avistamientos constantes de grupos de inmigrantes, que esperan en los bosques del monte Gurugú su oportunidad para entrar en España. En Ceuta, con un aumento del 250% de los inmigrantes llegados en el primer trimestre de 2013 en relación a los seis primeros meses del año anterior, el delegado del Gobierno ha admitido que la presión migratoria que sufre el territorio es “cíclica”. En estos momentos, en torno a 600 personas esperan en las inmediaciones de Ceuta para dar el salto. Y otros cientos, en Melilla.

Salvamento Marítimo y la Guardia Civil han reanudado la búsqueda de los 12 inmigrantes desaparecidos ayer en el Estrecho después de que volcara la patera en la que viajaban. Unos 30 fueron rescatados, entre ellos, dos mujeres embarazadas.

Interceptados dos vehículos con cuatro inmigrantes el falso fondo

Un menor en el falso fondo de un coche. /

La Guardia Civil interceptó el pasado viernes día 13 y en la madrugada del lunes 16 a dos vehículos que llevaban ocultos en dobles fondos de su interior cuatro inmigrantes en un control de vehículos en la aduana de Beni-Enzar en Melilla, entre ellos dos menores. El primer turismo fue sometido al “detector de latidos de corazón”, que dio indicios positivos de alguna persona oculta en el interior del mismo, uno de ellos bajo el suelo del asiento trasero y otro en el interior del salpicadero. La persona que se encontraba oculta en el salpicadero se aquejaba de un fuerte dolor en sus extremidades inferiores por lo que le practicaron primeros auxilios y posteriormente lo trasladaron al Hospital Comarcal, donde lo estabilizaron. El otro inmigrante iba enclaustrado de tal forma que parte del cuerpo iba donde debía ubicarse el depósito de combustible y la cabeza bajo el sistema del freno de mano que había sido anulado para cubrir con una chapa la cabeza de esta persona. La conductora es  una joven de nacionalidad marroquí de 19 años con domicilio en la vecina provincia de Nador (Maruecos). Los inmigrantes localizados, también jóvenes, varones e indocumentados, procedían de Guinea y Senegal.

16 magrebíes rescatados en Almería

Salvamento Marítimo de Almería ha rescatado a los 16 ocupantes de una patera que se encontraba a la deriva y que fue localizada a 19 millas al sur de Cabo de Gata. Todos ellos, de origen magrebí y mayores de edad, han sido trasladados hasta el puerto pesquero de la capital.

Una llamada a las nueve de la noche de ayer alertó de la presencia de la embarcación, por lo que se dio aviso a los servicios de rescate.

La embarcación, de unos seis metros de eslora y con motor, aunque estaba parada, fue hallada por la salvamar a medianoche. Los efectivos comprobaron que todos los ocupantes se encontraban en buen estado y fueron conducidos hasta Almería.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana