Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña y el resto de España censuran la actitud de Mas y Rajoy en el conflicto

La soberanía o el federalismo son las opciones preferidas por los catalanes

Ampliar foto
Fuente: Metroscopia

Los catalanes y el resto de españoles rechazan la intransigencia que han protagonizado Mariano Rajoy y Artur Mas desde que el presidente de la Generalitat lanzara su órdago soberanista en septiembre de 2012. Ha pasado casi un año antes de que ambos líderes empezaran a negociar una salida a la situación política de Cataluña, y en este momento el 83% de los catalanes y el 56% del resto de los españoles consideran que el presidente del Gobierno no ha afrontado de manera acertada la situación; incluso entre los votantes del PP se produce un empate entre los que aprueban la actuación de Rajoy y los que la suspenden. En el caso de Mas, el 51% de los catalanes considera desacertado su planteamiento soberanista —mientras cuatro de cada diez encuestados lo aprueban—, un planteamiento que es rechazado por el 72% en el resto de España (donde lo aprueba un 15%).

La encuesta de Metroscopia, realizada con una muestra de 1.313 personas (613 en Cataluña y 700 en el resto de España), revela pesimismo sobre la posibilidad de que Artur Mas y Mariano Rajoy alcancen un acuerdo político; el sondeo se realizó los días 4 y 5 de septiembre, antes de que se conociera que los dos presidentes se habían reunido de forma secreta en Madrid para abordar la situación.

Son mayoría en Cataluña (55%) los que piensan que es muy difícil o casi imposible un pacto que evite la ruptura, mientras que en el resto de España es pesimista el 39%. Un 55% aún confía en el pacto.

Ante ese previsible choque de trenes que circulan en dirección contraria han surgido en el debate político de estos meses varias salidas. Una de ellas es la configuración de España como un Estado federal que sustituya al actual Estado autonómico. Esa alternativa, que defiende el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) desde hace meses y que ha asumido parcialmente el PSOE, es compartida por el 50% de los catalanes y satisface al 40% del resto de españoles, según Metroscopia. Con todo, la propuesta no suscita un gran entusiasmo entre los votantes socialistas, pues el 47% la aprueba pero la rechaza otro significativo 37%. En el caso del PP las proporciones son mucho mayores (25% de acuerdo y 60% en contra).

El 41%, con la independencia aunque suponga la salida de la UE

La encuesta apunta a que los catalanes consideran que la independencia acarrearía ventajas, quizá en línea con el argumento sostenido por el Gobierno de Artur Mas sobre el déficit fiscal que sufre la comunidad. El último cálculo de la Generalitat correspondiente a 2010 lo situó entre 11.258 y 16.543 millones de euros, lo que equivaldría a una horquilla de entre el 5,8% y el 8,5% del PIB catalán.

Así, el 54% de los catalanes cree que la independencia sería buena para Cataluña, algo que solo comparte el 18% del resto de españoles. Por el contrario, en ambos casos es ampliamente compartida la idea de que la secesión resultaría perjudicial para el resto de España (64% en el caso de los catalanes y 70% en las otras comunidades).

El 55% de los catalanes cree que tiene derecho a decidir de manera unilateral si quiere seguir o no en España, frente a un 41% que considera que una decisión así debe tener en cuenta también la opinión del resto de España. Entre el resto de españoles, el 73% es contrario a esa actuación unilateral.

El 40% de los encuestados en otras autonomías apoya un modelo federal

La encuesta recoge que, en un hipotético referéndum, un 49% de catalanes votaría “en principio” a favor de la independencia (frente a un 36% que votaría en contra). Los porcentajes varían si se pregunta por el supuesto de que la independencia comportase la salida de Cataluña de la UE. En ese caso se da un 44% de contrarios a la secesión, aunque el 41% seguiría defendiendo el sí a la independencia.

A falta de que se expliquen con claridad los argumentos a favor y en contra, los catalanes admiten por mayoría (63%) que no están bien informados de las consecuencias de una eventual secesión, y el 54% considera que la independencia es algo con “muy pocas o nulas probabilidades” de llegar a ser realidad.