Política
EL RETORNO DEL CURSO POLÍTICO

El presidente del Congreso y el PP vetan las iniciativas contra el Gobierno

Posada veta la comparecencia de Santamaría sobre la militancia del presidente del Constitucional

El PP rechaza las iniciativas vinculadas al ‘caso Bárcenas’

Rubalcaba, ayer en una reunión con el PSOE sobre educación. / CLAUDIO ÁLVAREZ

El PP ha iniciado el curso parlamentario volcado en frenar en el Congreso de los Diputados las iniciativas polémicas de la oposición, especialmente las que suponen pedir explicaciones al Gobierno y, más concretamente, las derivadas del caso Bárcenas. Ayer puso ya en marcha todos los filtros que le permiten su mayoría absoluta, que son casi ilimitados. El objetivo es preservar sobre todo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, con diques de contención de la posición unánime de todos los demás grupos parlamentarios, que consideran que la comparecencia del 1 de agosto, forzada por la presión desde distintos sectores, incluida la prensa internacional, no fue suficiente para aclarar las relaciones con el extesorero del PP.

Hoy se celebrará la reunión de la Diputación Permanente, el órgano que sustituye al pleno fuera de los periodos de sesiones, y todos los grupos querían que se aprobaran iniciativas para pedir explicaciones al Gobierno. Las iniciativas van desde una interpelación al presidente del Gobierno a una comisión de investigación y un pleno extraordinario. Todas, salvo rectificación no prevista, serán debatidas y rechazadas por la mayoría absoluta del PP.

No es seguro que se vote hoy la petición del PSOE de interpelar a Rajoy

Los populares aseguran que el presidente del Gobierno ya aclaró el 1 de agosto todos los detalles y sostienen que la oposición, sobre todo PSOE e IU, favorecen la estrategia de Bárcenas y le utilizan para erosionar a Rajoy. También que el 9 de septiembre empieza el periodo normal de sesiones y entonces pueden hacerle preguntas en la sesión de control de los miércoles. Los socialistas quieren que Rajoy se someta a una interpelación ante el Pleno, pero ni siquiera tienen seguro que llegue a debatirse y votarse hoy en la Diputación Permanente. La petición está incluida en el orden del día elaborado ayer por la tarde, pero el presidente del Congreso, Jesús Posada, convocó luego de forma inesperada para las 13.00 de hoy una Mesa en la que el PP va a intentar vetar la iniciativa. Según el SMS remitido a los miembros de la Mesa, órgano de Gobierno de la Cámara, la reunión solo tiene por objeto calificar esa petición de interpelación y, previsiblemente, será vetada por el PP.

Esa interpelación tiene la ventaja de que no tiene un tiempo tan limitado como las preguntas. Jamás se ha sometido a un presidente a una interpelación, pero el PSOE entiende que está justificado ahora porque el jefe del Ejecutivo “mintió” al Congreso. Por ejemplo, cuando el 1 de agosto dijo que cortaron toda relación con Bárcenas cuando se desveló su cuenta en Suiza, pero, en realidad, hay un SMS del presidente al extesorero, dos días después de conocerse que evadió fondos a una cuenta opaca, en el que le daba ánimos y le pedía que fuera fuerte. Ayer mismo, Óscar López, número tres del PSOE, aseguró en rueda de prensa que Rajoy debe dar explicaciones “después de todo el verano paseando en silencio” mientras “pasan cosas graves en su partido”.

El PP ya ha expresado su intención de rechazar esa interpelación y argumenta que fue el PSOE el que bloqueó la pasada legislatura una iniciativa de reforma del reglamento del Congreso para someter al presidente a este tipo de control. El PSOE tendrá que esperar al 11 de septiembre para presentar una interpelación, que responderá cualquier otro ministro y no Rajoy. La interpelación daría lugar luego a presentar una moción la semana siguiente en el Pleno en la que se incluyera una reprobación del presidente. Nunca se ha votado una iniciativa de este tipo contra un jefe del Ejecutivo, aunque sí contra ministros.

Si los socialistas la presentan, el PP está decidido a bloquearla en la Mesa del Congreso porque entiende que ya existen mecanismos, como la moción de censura y la de confianza, para pedir responsabilidades y reprobar a un presidente. Con los ministros, en cambio, no existe otra alternativa y por eso se han tramitado y votado todas, aunque solo haya prosperado una en el Senado contra la entonces ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. El PP cita un precedente: en 2003 el Grupo Mixto quiso reprobar a José María Aznar por el caso Prestige y la Mesa no permitió que se tramitara por las razones anteriores. Si la Mesa bloqueara ahora la reprobación de Rajoy, el PSOE tendría que buscar alguna fórmula más ambigua para intentar superar ese filtro. Por ejemplo, una proposición no de ley con referencia crítica a Rajoy. Es obvio, que el PP impediría en el pleno su aprobación, pero se debatiría y votaría.

Los populares citan el precedente del veto a que se reprobase a Aznar por el ‘Prestige’

En esa posición crítica al Gobierno sobre Bárcenas están otros grupos, como IU y UPyD, según dejarán claro hoy en la Diputación Permanente. Así, Cayo Lara (IU) dijo ayer que “el PP ha intentado ocultar las falacias que dijo Rajoy en la comparecencia en el Congreso. Faltó a la verdad cuando no reconoció la relación de Bárcenas con el PP”.

Rosa Díez (UPyD) aseguró en Facebook que “lo más grave es que todo apunta a que se ha cometido un delito económico fiscal imputable a la dirección del PP, con Rajoy y Cospedal a la cabeza”.

El filtro del PP se extiende también a otros asuntos polémicos o molestos para el Gobierno. Por ejemplo, el presidente del Congreso, Jesús Posada, impidió ayer que en el orden del día de la Diputación Permanente de hoy se incluya el debate y votación sobre la comparecencia de la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, para “valorar la situación del Tribunal Constitucional tras conocer que su presidente, el magistrado Francisco Pérez de los Cobos, pagó cuotas de afiliado al PP y, más recientemente, que ha colaborado como asesor del PP en materia laboral”. Ya en una ocasión la Mesa del Congreso, solo con los votos del PP, impidió que se tramitara esta petición de comparecencia. Pero aquella se refería solo a la militancia y no a la asesoría que reveló luego EL PAÍS y, por eso, IU presentó otra incluyendo este aspecto el 29 de julio para que se debatiera en la Diputación Permanente.

El presidente de la Cámara tiene delegadas funciones de la Mesa fuera de periodos ordinarios, es decir, en vacaciones como ahora. Sin embargo, la práctica es que tramite todas las peticiones salvo que presenten algún defecto grosero de forma como no estar avalado por el número suficiente de diputados. En este caso, Posada ha impedido que hoy se debata y vote siquiera.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana