Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rajoy reclamará a Bruselas que peruanos y colombianos puedan viajar sin visado

El presidente de Colombia considera la iniciativa su mejor regalo de cumpleaños

Un policía con viajeros llegados al aeropuerto de Barajas.

El Gobierno de Mariano Rajoy va a solicitar a la Comisión Europea y a los demás Estados del Espacio Schengen que se retire a Colombia y a Perú de la lista negra de países cuyos ciudadanos necesitan visado para entrar en España para estancias de corta duración, según informaron fuentes de La Moncloa.

Rajoy se lo ha comunicado ya al presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y al presidente de Perú, Ollanta Humala, con quienes conversó telefónicamente durante el fin de semana. La actual exigencia de visado levantó hace 12 años, cuando entró en vigor, una oleada de críticas.

La exigencia de visado a los colombianos por parte de todos los países de la Unión Europea fue adoptada en marzo de 2001 en una reunión de ministros del Interior de la UE, formada entonces por 15 países. En la votación correspondiente, el entonces ministro Rajoy se abstuvo y no votó en contra.

El anuncio de Rajoy sorprendió a sus colegas porque España no se había opuesto a esa posibilidad durante los casi doce meses que habían durado las negociaciones para elaborar la lista de 132 países a los que la UE empezó a exigir visado a partir del 1 de abril de 2001. Fuentes de la representación española justificaron entonces la postura del Gobierno, presidido por José María Aznar, que “no habría sido razonable” que España votara en contra de la política común europea cuyo objetivo era controlar la llegada de ciudadanos de zonas de las que procede un alto porcentaje de los alijos de droga, además de ser el origen de miles de inmigrantes irregulares. Entre esos países, la UE incluía a Colombia.

Con reglamento aprobado en 2001, Italia, Alemania y Austria, que hasta entonces tampoco exigen visado a los colombianos, tuvieron que aceptar lo aprobado por la UE, si bien la medida conllevaba un mayor gravamen político para España teniendo en cuenta las connotaciones históricas y sus lazos tradicionales con los países hispanoamericanos.

Cientos de intelectuales, artistas y políticos expresaron su disconformidad con la decisión de la UE respecto a los colombianos.

El famoso enfado de García Márquez

Muchos intelectuales, artistas, escritores y políticos españoles y suramericanos se posicionaron abiertamente en contra de la exigencia de visado a los colombianos. Pero quizás lo que más quedó en el recuerdo colectivo fue el enfado del Nobel Gabriel García Márquez, quien pronunció aquella frase de: “Nunca necesité permiso para ir a la casa de mi madre”.

La Embajada de Colombia en España y la de España en Colombia vienen siendo desde 2001 el buzón de quejas de ciudadanos anónimos, pero también de empresarios, artistas e intelectuales que chocaban con múltiples dificultades para obtener el visado de entrada en Europa.

Los escritores colombianos Gabriel García Márquez, Álvaro Mutis, Fernando Vallejo, William Ospina, Héctor Abad, el poeta Darío Jaramillo y el pintor y escultor Fernando Botero enviaron una carta abierta al presidente del Ejecutivo español, José María Aznar, en la que, tras calificar de “despropósito” la decisión adoptada en Bruselas, amenazaban con no volver a pisar España. “Con la dignidad que aprendimos de España, no volveremos a ella mientras se nos someta a la humillación de presentar un permiso para poder visitar lo que nunca hemos considerado ajeno”, señalaban.

Casi dos centenares de intelectuales españoles respaldaron la postura de sus colegas latinoamericanos, tras el “insulto” de la exigencia de visado a los ciudadanos colombianos. “Expresamos públicamente al Gobierno de España nuestra repulsa ante dicha decisión ministerial”, proclamaban en un manifiesto colectivo.

Frente a todas esas quejas y protestas, fuentes de las fuerzas de seguridad españolas opinan que el visado ha permitido “cribar” mejor a los ciudadanos colombianos, controlar el flujo migratorio y dificultar la entrada de mulas (porteadores de droga).

Después de que el PSOE recriminase al ministro Rajoy que España no votara en contra de la norma comunitaria, el entonces responsable de Interior argumentó en el Congreso que esas decisiones se adoptan por mayoría cualificada, por lo que hubiese sido inútil el voto en contra de España. Además, Rajoy señaló que, de votar en contra, se habría aprobado el texto de la Comisión Europea en lugar de, como ocurrió, una enmienda que presentó Francia y que requería, para salir adelante, que ningún país se opusiese. Con esa enmienda se evitaba “el riesgo de que Gibraltar pueda expedir autónomamente documentos de identidad”, según Rajoy, quien recalcó que eso era “del máximo interés para España”. El diputado socialista Diego López Garrido le replicó: “El Gobierno utiliza últimamente Gibraltar para todo”

El actual presidente del Gobierno considera ahora que la situación debe cambiar. Pretende que Colombia y Perú se unan al grupo de países de América Latina que tienen acuerdos de libre comercio con la Unión Europea y que no necesitan visado, según informó ayer el Gobierno español. El argumento es la entrada en vigor del Acuerdo Comercial Multipartes entre la Unión Europea, Colombia y Perú.

El jefe del Ejecutivo ha reiterado que España quiere ser un Estado observador activo y comprometido en la Alianza del Pacífico, según fuentes de la Presidencia, que indicaron que Rajoy aprovechó sus conversaciones con Santos y Humala para repasar las “excelentes” relaciones que España tiene con ambos países.

El mandatario colombiano relató así cómo se enteró de la noticia: “Me llamó el presidente del Gobierno español y me tenía para los colombianos un magnífico regalo de cumpleaños. Me dijo que iba a pedirle a la Comisión Europea que Europa les quite la visa a los colombianos”. Santos ha indicado que esta es una “gran noticia” para todos los colombianos, y que “es un paso importantísimo”. “Ya hemos logrado que nueve países nos quiten la visa. Los colombianos tenemos todo el derecho de sentirnos orgullosos de ser colombianos y de que nos sentemos en cualquier lugar del mundo sin necesidad de visa”, agregó.

Más información