Política
LA GRABACIÓN ENTRE EL MAQUINISTA Y EL CONTROL

El conductor del accidente de Santiago: “¡Somos humanos, somos humanos!”

El maquinista admitió por radio que el tren superó el doble de la velocidad permitida

También aseguró que tomó la curva a 190 kilómetros por hora

Uno de los maquinistas del tren Alvia que descarriló ayer en Santiago de Compostela quedó atrapado tras el accidente en la cabina del convoy. A través de la radio con la que se comunica con la estación, cuando aún no sabía siquiera si había fallecidos, hizo un relato de lo que acababa de suceder. Expresó que le dolía la espalda y las costillas y que no podía salir. “¡Somos humanos! ¡Somos humanos!”, repetía. “Espero que no haya muertos porque caerán sobre mi conciencia”. El conductor había dicho previamente, antes del siniestro, que iba muy rápido, a 190 kilómetros por hora; después habló de 200. Finalmente, al entrar en la curva, volvió a decir: "¡Voy a 190!", según explicaron ayer a EL PAÍS fuentes de la investigación.

Las señales ferroviarias de la zona del siniestro no permiten sobrepasar los 80 kilómetros por hora, pero el conductor no precisó por qué el tren circulaba al doble de esa velocidad. Si se trató de un fallo técnico o de un fallo humano es algo que tendrá aún que determinarse en la investigación de las causas del siniestro. Pero, a tenor de lo expuesto por el conductor, el tren, que venía de circular a una gran velocidad —superando los 200 kilómetros por hora—, no frenó lo suficiente y duplicó la velocidad permitida en una curva muy complicada y muy cerrada. Fue justo en ese lugar y en ese momento cuando el tren acabó descarrilando y provocando decenas de muertos.

Los usuarios de ese convoy, que recorre la distancia entre Madrid y Ferrol, conocen bien esa curva. El día de la inauguración de ese trazado —el 10 de diciembre de 2011—, al llegar a la misma, el tren dio un bandazo que provocó el desequilibrio de algunos de los usuarios. Hubo, ese día, un murmullo general sobre lo dura que era esa curva después de más de 80 kilómetros de línea casi recta de AVE desde Ourense. Si en esos 80 kilómetros iniciales el tren no parecía moverse, allí se notaba por primera vez la inercia de un cambio de dirección.

 Si hay muertos caerán sobre mi conciencia", dijo el conductor 

Se trata de la primera curva que se encuentra el tren que circula entre Madrid y Ferrol al llegar a Santiago de Compostela desde Ourense. Es, además, donde ya no hay trazado nuevo completamente independiente para el AVE, sino que el tren usa parte del trazado antiguo, la vía que se construyó durante el franquismo entre ambas ciudades. A la entrada de Santiago, y aunque la vía antigua se amplió, esa línea pierde parte de las características de la Alta Velocidad. Así se hizo, en parte, para evitar que las expropiaciones, en una zona notablemente urbanizada, fuesen mucho mayores de lo que ya eran.

La alternancia de tramos de AVE y de tramos de vía convencional o de inferiores características se reproduce en otros puntos de la vía. El Alvia que circula entre Madrid y Ferrol, el tren más rápido que transita por Santiago, viaja por distintos trazados. Entre Madrid y Olmedo (Valladolid) aprovecha la línea del AVE. Después, entre Olmedo y Ourense vuelve a circular por una vía convencional, a la espera de que se terminen las obras del AVE que ya están en marcha. Finalmente, entre Ourense y Ferrol se incorpora de nuevo a la línea del AVE, que a la entrada de Santiago discurre junto a la vía antigua.

El tramo no cuenta con el sistema que impide rebasar la velocidad máxima

En ese momento, el tren debe frenar y al llegar a la curva cerrada donde tuvo lugar el accidente, dejar la velocidad en solo 80 kilómetros por hora. El descenso de velocidad en ese punto es muy pronunciado: se pasa de 200 kilómetros por hora a 80 en un corto lapso de tiempo.

Las causas del exceso de velocidad todavía no se conocen. La línea donde se produjo el accidente no está dentro del ERTMS (European Rail Traffic Management System), un sistema de gestión del tráfico ferroviario que impide que un tren rebase la velocidad máxima establecida o no obedezca las señales que indican parada, muy similar a los sistemas de alarma automáticos ya instalados en muchos países europeos. Este sistema es el implantado, por ejemplo, en la línea de AVE Madrid-Barcelona en octubre de 2011.

En el tramo donde ocurrió la catástrofe sí funcionaba el ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático), un sistema automático ampliamente implantado en la red ferroviaria española. Se trata de un mecanismo que detiene el tren si el conductor no respeta lo que indican las señales. El ASFA convencional es un sistema de control puntual: solo recibe información de la vía en determinados puntos (las balizas) y solo si el tren pasa por esos puntos controla que este circule según lo establecido. Por eso, hay momentos en los que la supervisión continua es conveniente.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Maduro suspende su viaje a Uruguay por la crisis venezolana

La presidenta de Brasil, Dilma Roussef, inaugura una planta eólica en el último día de la presidencia de José Mujica

La increíble levedad de Iniesta

No se presta demasiada atención últimamente al medio del Barça en los medios, pero ante el City fue el mejor

“Sobran atletas y faltan artistas”

Considerado el mejor jugador de balonmano de todos los tiempos, el croata Balic fue imaginativo como pocos. Ahora se retira en un segundo plano. Por ALEJANDRO CIRIZA

EL PAÍS RECOMIENDA

Un colegio excelente también es un buen caladero yihadista

Pablo Guimón Londres

Los expertos sostienen que el caso de las británicas que viajaron a Siria refleja que la Red es clave en la radicalización

La literatura sin final

Autores de distintas generaciones relatan los viajes de ida y vuelta en sus textos

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana