Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘número dos’ de la Marca España cesa tras insultar a los catalanes en Twitter

Juan Carlos Gafo, adjunto al alto comisionado para la promoción exterior, escribió “Catalanes de mierda, no se merecen nada" a los que pitaron el himno nacional en los mundiales de natación

Margallo considera los insultos "intolerables e incompatibles con el espíritu de la Marca España"

Ampliar foto
Captura de pantalla del perfil de Twitter de Juan Carlos Gafo.

El adjunto al alto comisionado para la Marca España, Juan Carlos Gafo Acevedo, embajador de España, anunció ayer por la noche que dejaba esta oficina después de que el pasado viernes insultara en Twitter a los que pitaron al himno de España en los campeonatos mundiales de natación, que se celebran en Barcelona, en unos términos muy poco diplomáticos: “Catalanes de mierda, no se merecen nada”, escribió.

Gafo (Madrid, 1963), diplomático y antiguo director de Protocolo de la Presidencia del Gobierno entre 2004 y 2008 y exembajador en Líbano, se expresó así el viernes en la red social Twitter. El sábado por la tarde, casi un día después del insulto, comenzó a recular, primero tratando de justificarse y luego manifestando su respeto a los catalanes. En el mismo foro respondió a un internauta que le recriminaba sus palabras: “Respeto total, pero comprende el cabreo cuando se inaugura un mundial... Yo nunca pitaría el himno catalán”. Y dos minutos después añadió: “Sólo quiero decir que el himno merece respeto. Yo nunca pitaría el himno catalán; y no me refería a todos los catalanes, a los que respeto plenamente”.

A última hora del sábado, Gafo mandó un nuevo mensaje de rectificación: “Para todos: he rectificado. Me sentó mal que silbaran el himno español. Es todo. No tengo nada contra Cataluña ni contra los catalanes”.

El insulto de Gafo cogió por sorpresa al Ministerio de Asuntos Exteriores, del que depende la oficina de la Marca España. El ministro, José Manuel García Margallo contactó por la tarde con el alto comisionado, Carlos Espinosa de los Monteros, para verificar que las expresiones vertidas por su número dos eran ciertas. Al confirmarlo se decidió su inmediata destitución. Fuentes del ministerio afirman que Margallo considera los insultos “intolerables e incompatibles con el espíritu de la Marca España”.

Al primera hora de la noche de ayer, y tras hablar con su jefe directo, Gafo convirtió su rectificación inicial en petición de disculpas y anuncio de abandono: “Pido disculpas a los catalanes. Fue un error y pido perdon por mis afirmaciones. Dejaré Marca España. Los que me conocen saben que no pienso asi”.

Su exabrupto hubiera pasado desapercibido en la red social, donde su perfil apenas contaba ayer con 40 seguidores, si alguien que reconoció a la persona y al cargo público no lo hubiera difundido. Según su ficha de la Presidencia del Gobierno, Gafo, casado y con dos hijos, es licenciado en Derecho y teniente del Cuerpo Jurídico de la Armada, e ingresó en 1991 en la carrera diplomática.