Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Mi trayectoria profesional es la de un modesto profesor universitario”

Cuando compareció ante el Senado en 2010 para ser nombrado magistrado, Pérez de los Cobos omitió cualquier referencia política y se centró en su labor docente

Ampliar foto
Pérez de los Cobos tercero por la izquierda, en la toma de posesión de los nuevos magistrados del Tribunal Constitucional.

Francisco Pérez de los Cobos compareció el 6 de octubre de 2010 en el Senado, que le concedió unos seis o siete minutos para plantear todas “aquellas cuestiones” que él entendiera que la comisión de nombramientos de la Cámara Alta debía conocer sobre su trayectoria antes de aceptar su candidatura como magistrado del Tribunal Constitucional, uno de los encargados de aplicar e interpretar la ley fundamental. El que más adelante sería presidente del alto tribunal no hizo referencia alguna a cuestiones políticas o ideológicas ni, por supuesto, a ninguna militancia pasada ni presente en ningún partido político. Se limitó a exponer su trayectoria docente e investigadora.

"Mi trayectoria profesional (...) diría que ha sido la de un modesto profesor universitario que ha intentado —eso sí— cumplir con las obligaciones propias de su cargo; obligaciones docentes y obligaciones como investigador del derecho”, dijo entonces. “”Si esta propuesta llega a buen puerto y el Senado me designa como magistrado del Tribunal Constitucional solo me pesará una cosa: la obligación, inherente al cargo, de abandonar mi docencia universitaria”.

Pérez de los Cobos, catedrático de Derecho del Trabajo, habló más tarde de la importancia de la jurisprudencia constitucional en su disciplina y de los derechos de huelga, de negociación colectiva y de libertad sindical y de cómo su labor investigadora se ha centrado en la vertiente constitucional del ordenamiento laboral. La única —y mínima— referencia política que hizo se refería a la pluralidad ideológica que permite la ley fundamental. “El Tribunal Constitucional ha sido certero al sostener y reiterar que la Constitución es un marco de coincidencias suficientemente amplio como para que dentro de él quepan opciones políticas de muy diverso signo, y esta esencial dimensión política y también jurídica de la carta fundamental creo que debe estar bien presente a la hora de interpretarla”. Fue todo.

Finalmente, Pérez de los Cobos habló de que había compaginado su vida académica “con la elaboración, como experto, de numerosos dictámenes e informes para instituciones públicas, autonómicas, nacionales e internacionales, para instituciones y entidades privadas, sindicatos, asociaciones empresariales, empresas y bufetes de abogados”. Y destacó su labor durante casi 11 años como consejero del Consejo Económico y Social. Concluyó sin mencionar ninguna afinidad política ni mucho menos una militancia activa en un partido político.

Los senadores de los distintos grupos parlamentarios tampoco inquirieron al respecto, limitándose la mayoría a felicitar al candidato y a reconocer sus méritos académicos. “Su currículum es muy respetable y valioso”, señaló la senadora socialista. Incluso los que se abstuvieron o votaron en contra (Entesa Catalana de Progrès y Convergència i Unió) alabaron al candidato y su trayectoria profesional. El candidato recibió 240 votos favorables, 7 en contra y 16 abstenciones.