El PSOE exige la dimisión inmediata de Rajoy y rompe “toda relación” con el PP

Rubalcaba acusa al presidente de “connivencia” tras conocer sus contactos con Bárcenas

Los socialistas quieren trazar una estrategia común de la oposición

 Vídeo: ElPaís-LIVE | Foto: Efe

Por segunda vez en apenas cinco meses y por el mismo motivo que entonces —el caso Bárcenas—, Alfredo Pérez Rubalcaba pidió ayer la dimisión del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pero entre ambos momentos la actitud del secretario general del PSOE y líder de la oposición parece haber cambiado.

Aquel 3 de febrero —tras publicar EL PAÍS la supuesta contabilidad b del extesorero del PP—, Rubalcaba pidió apresuradamente la renuncia de Rajoy y lo dejó ahí; cuatro meses después el tono ya se había rebajado mucho y ambos escenificaban un gran pacto sobre la política de España en Europa. Ayer, Rubalcaba no pidió, sino que se vio “en la obligación de exigir” la dimisión “inmediata”; acusó a Rajoy de “connivencia” con Bárcenas; anunció —por primera vez— que el PSOE “rompe todas las relaciones con el PP” y adelantó que hoy se pondrá en contacto con el resto de los grupos de la oposición para diseñar una estrategia conjunta contra el presidente. Aunque no dijo cuál.

Todo eso lo hizo tras conocerse que Rajoy estuvo en contacto telefónico con el extesorero del PP, mostrándole su apoyo, al menos hasta el pasado mes de marzo, mientras la investigación judicial avanzaba. Rubalcaba convocó de urgencia a parte de su dirección, habló por teléfono con todos los barones territoriales de su partido y a continuación compareció ante los medios para afirmar: “El PSOE, ante la insostenible situación política que atraviesa España, se ve en la obligación de exigir la inmediata dimisión del presidente del Gobierno, el señor Mariano Rajoy”. “Si eso no se produce, tendremos que optar por cualquier otra solución”, añadió. Y al ser preguntado expresamente por si seguía abierto a pactos con el Ejecutivo, dijo: “Esta petición de renuncia inmediata rompe todas las relaciones con el PP”.

El PSOE no va a pedir elecciones anticipadas: lo que sostiene es que Rajoy “debe dar paso a otro dirigente del PP para que se haga cargo del Gobierno”. En realidad el caso Bárcenas salpica de una u otra manera a todo el PP, al apuntar a una posible financiación ilegal del partido, pero los socialistas creen que es el presidente quien está personalmente “incapacitado” para seguir “un minuto más” al frente; porque los mensajes de móvil a Bárcenas, afirmó Rubalcaba, prueban que hubo “no solo comprensión sino connivencia” de Rajoy con su extesorero, a quien ahora el PP tacha de “delincuente”. “Su permanencia [la de Rajoy] constituye un daño incalculable para el país. La gravedad de la situación nos sitúa en un punto de no retorno. Es toda España la que empieza a estar en vilo”, insistió.

Esa petición de dimisión, aunque en un tono mucho más duro que la de febrero, no es nueva. Sí lo es el segundo anuncio que hizo el líder del PSOE: la ruptura total de relaciones con el PP (eso no lo llevaba escrito, sino que lo dijo a preguntas de los periodistas). Un anuncio que crea una situación inédita entre los dos grandes partidos españoles y que se produce en medio de la mayor crisis que ha sufrido España en décadas. Rubalcaba aseguró que el PSOE no va a “hablar, pactar ni acordar” nada con el partido del Gobierno. No aclaró si eso se mantendrá mientras Rajoy no dimita.

Fuentes del entorno del secretario general interpretan que este ha dado un paso cualitativo: “En febrero lo que dijo es que era responsabilidad del presidente dimitir; hoy [por ayer] ha venido a decir que nosotros también tenemos una responsabilidad, y que vamos a tomar la iniciativa”, aseguran. Rubalcaba no dio ninguna pista de qué tipo de acción parlamentaria o de otra clase va a proponer al resto de la oposición. Repitió, como ya había hecho el sábado, que no descarta “ninguna”. Tampoco la moción de censura.

ampliar foto
Mensajes de móvil entre Rajoy y Bárcenas publicados por 'El Mundo'.

El problema que comporta para el PSOE una moción de censura —además de que sería vana, porque el PP tiene mayoría absoluta— es que podría hacer revivir el debate interno sobre el liderazgo: Rubalcaba tendría que proponerse como candidato alternativo a Rajoy. Por otro lado, el acercamiento que el secretario general del PSOE quiere hacer al resto de los grupos no será fácil, después del malestar que creó en varios de ellos el pacto bilateral cerrado entre PP y PSOE sobre Europa.

IU-Izquierda Plural pidió ayer la dimisión de Rajoy y, además, la convocatoria inmediata de elecciones, porque España no puede tener un presidente “con un ojo en la cárcel y otro en la prensa”. El BNG se sumó a esa petición.

Medio millar de personas se concentraron frente a la Delegación del Gobierno en Barcelona para exigir dimisiones. Menos de un centenar acudieron a una protesta similar en Madrid, ante la sede del PP, informan Jesús García y Javier García Pedraz.