Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hallados 600.000 euros en Andorra al arrepentido Tomeu Vicens, de UM

Tomeu Vicens se encuentra en prisión tras desvelar un soborno de cuatro millones en 2006

El empresario pagador confirmó la operación

El exconseller de Territorio, Bartomeu Vicens, durante la vista del pasado día 21 en la Audiencia de Palma. Detrás, la expresidenta del Consell, María Antonia Munar EFE

Una comisión rogatoria judicial internacional impulsada por la Fiscalía Anticorrupción de Baleares ha logrado localizar, en un banco de Andorra, una cuenta con 600.000 euros cuya titularidad real corresponde al condenado por corrupción Tomeu Vicens, exdiputado de Unió Mallorquina (UM). Se considera que son fondos de origen ilícito, procedentes de cohechos y comisiones.

Vicens aseguró que Munar recibió otros cobros al recalificar un polígono industrial

Vicens está imputado en el caso del cohecho de cuatro millones de euros por la venta del solar público de can Domenge, que está en instrucción bajo secreto judicial. El caso fue juzgado este mes en la Audiencia de Palma. Después del proceso en el que se practicaron infructuosos registros domiciliarios, los investigadores emprendieron el rastreo en paraísos fiscales para intentar hallar la totalidad de los fondos sucios de origen corrupto.

Tomeu Vicens confesó la existencia del soborno que, según él, fue a parar a la cúpula de UM del Consell de Mallorca que vendió en 2006 la parcela, a mitad de precio, por 30 millones de euros a la empresa Sacresa de Roman Sanhuja. El recluso firmó que él percibió 450.000 euros, cantidad idéntica a la que pasó a la exlíder y expresidente del Consell, Maria Antònia Munar y al exvicepresidente, Miquel Nadal. Además, dos millones fueron para el partido, UM, que se entregaron en mano a Munar, quien negó los hechos, aunque Nadal corroboró la existencia de la trama corrupta y los cobros ilegales.

El empresario Roman Sanahuja también confesó los hechos tras la declaración autoinculpatoria de Vicens. Aseguró que fue él quien pagó los cuatro millones que le exigió UM, en dos plazos. Vicens, condenado dos veces por malversación de caudales, se ha convertido en un pentito como los antimafia de Sicilia, según imagen de los fiscales de Palma. Se trata de un arrepentido colaborador de la Justicia, a cambio de recibir atenuantes en las posibles penas.

Vicens depositó en el juzgado 120.000 euros, como muestra de su voluntad de retornar el dinero ilícito y ayudar a reparar el daño. En una declaración escrita y después oral ante la Audiencia efectuó su confesión y anticipó que colaboraría en otras causas. Aseguró, de entrada, que Munar está implicada en otros cobros por la recalificación de un polígono industrial.

El pago de los cuatro millones de euros de los Sanahuja de Sacresa a UM sucedió en 2006, en dos lugares distintos de Mallorca: en el hotel Victoria de Palma y en un bar del Pont d’Inca. También ha confesado el emisario cobrador, el hombre del maletín y testaferro de Tomeu Vicens, Miquel Linàs ‘Cameta’ de Campos. Los millones se pagaron en sobres, en fajos de billetes. Cameta recogió los cuatro millones de manos de un hijo de Roman Sanahuja. El intermediario asegura que cobró 35.000 euros que ya ha entregado a la policía.

Más información