Selecciona Edición
Iniciar sesión

Griñán abre el camino de la sucesión

El líder andaluz planea anunciar en el debate de la comunidad que no repetirá como candidato

El presidente socialista convoca una reunión urgente de la ejecutiva del PSOE regional

Griñán cree que es el momento de facilitar el relevo generacional

 Foto: Paco Puente | Vídeo: Atlas

José Antonio Griñán, el dirigente socialista con más poder institucional y presidente de un partido en sus horas más bajas, ha decidido abrir un camino de renovación que tendrá no solo consecuencias en la comunidad que preside, Andalucía, sino también en el PSOE. Con 67 años recién cumplidos y solo 15 meses después de conservar contra pronóstico el Gobierno de la comunidad más poblada de España gracias a un acuerdo de coalición con Izquierda Unida, Griñán ha llegado a la conclusión de que este es el momento de ir preparando su salida de la vida pública, en la que lleva más de tres décadas.

La decisión está tomada. Griñán tiene previsto anunciar este mismo miércoles en el Parlamento andaluz, durante el debate sobre el estado de la comunidad, que no volverá a repetir como cabeza de cartel del PSOE, según fuentes próximas al dirigente socialista. También planteará que se regule la limitación de mandatos de los presidentes a un máximo de dos legislaturas.

El convencimiento de que es imprescindible un relevo generacional, unido a factores como el deterioro personal sufrido por el fraude de los ERE (un caso de corrupción que heredó pero que le está tocando gestionar desde que estalló), han hecho que Griñán haya apostado por acelerar un proceso que estaba previsto poner en marcha a lo largo de la actual legislatura, pero que no iba a ser inmediato.

Los socialistas andaluces quieren dejar cerrado en julio el proceso

El plan de Griñán pasa por hacer este miércoles el anuncio de que no volverá a ser candidato, responsabilidad que asumió por primera vez en las elecciones andaluzas del año pasado. Escenificará esta decisión en uno de los actos más solemnes del Parlamento como es el debate que cierra el curso político.

Griñán, que este martes por la tarde se reunió con los poderosos secretarios provinciales del PSOE para comunicarles esta decisión, ha convocado una ejecutiva regional urgente el jueves por la tarde, una vez finalizado el debate en la Cámara andaluza. La llamada urgente a esta reunión cogió por sorpresa a la mayoría de los dirigentes regionales y desató especulaciones de todo tipo.

En su intervención de este miércoles Griñán no concretará cuál va a ser el modelo con el que se elegirá al próximo candidato del PSOE en Andalucía. Pero desde hace tiempo está asumido en esta formación que su designación procederá de unas elecciones primarias, toda vez que la ejecutiva federal defendió, a través de su secretario de Organización, Óscar López, que esta debía ser la fórmula para elegir al próximo candidato a las elecciones.

De hecho, la dirección regional socialista tiene previsto elegir a todos los candidatos de los municipios de más de 20.000 habitantes en la comunidad mediante primarias. No obstante, los actuales estatutos del PSOE establecen que las primarias son obligatorias cuando no se gobierna y hay más de un candidato. No lo son cuando se gobierna, como es el caso de Andalucía.

La decisión de Griñán de no repetir disparará las hipótesis sobre los aspirantes a la sucesión. El abanico no es muy amplio. Entre los nombres que se barajan desde hace meses se encuentran el de la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, que ya fue secretaria de Organización de los socialistas andaluces cuando Griñán tomó las riendas de esta formación en 2010. Díaz, de 39 años, acumula el mayor poder que nunca ha tenido un consejero de la Presidencia andaluz. Además, en las quinielas está también Mario Jiménez, de 42 años, vicesecretario general del PSOE andaluz y otro de los jóvenes dirigentes de confianza de Griñán. En el último mes, las agendas orgánicas de Jiménez y Díaz han sido frenéticas.

En cualquier caso, la intención de Griñán es que la búsqueda del sucesor sea pacífica para lo que es imprescindible un pacto con los secretarios provinciales del PSOE. En las últimas semanas, la cúpula de los socialistas andaluces ha mantenido distintos contactos con los líderes provinciales para ir preparando el terreno, según las fuentes consultadas.

También ha contribuido a la decisión de Griñán de no repetir como candidato el hecho de que aunque el PSOE sigue cayendo en las encuestas, en Andalucía se mantiene. Esta circunstancia, unida al desplome que ha experimentado el PP tras la marcha de Javier Arenas, permitiría a los socialistas volver a ser la fuerza más votada en la comunidad.

Estos sondeos apuntan a que el PSOE aventajaría en la actualidad, en casi 10 puntos al PP, presidido ahora por el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quien se resiste a desvelar si será el próximo candidato autonómico, aunque en su partido se da por hecho que no.

Griñán cree que es el momento de facilitar el relevo generacional

Las encuestas publicadas en los últimos meses también revelan un crecimiento de Izquierda Unida, que está rentabilizando su presencia en el Gobierno andaluz y ha capitalizado alguna de las iniciativas más llamativas que este ha adoptado en los últimos meses, como el decreto que permite la expropiación temporal del uso de una vivienda a los bancos para evitar desahucios.

La decisión de Griñán de preparar desde ya su relevo en la Junta de Andalucía también tiene implicaciones en la política nacional. Griñán y su equipo son conscientes de que el paso atrás que va a dar el presidente andaluz para facilitar el relevo va a poner en un aprieto a Alfredo Pérez Rubalcaba, un dirigente de su misma generación. Griñán y Rubalcaba entraron en los Gobiernos de Felipe González en 1992 (el primero como ministro de Sanidad y el segundo en Educación) y continuaron en ellos hasta que el PSOE perdió las elecciones de 1996 ante José María Aznar.

En el último año, las relaciones entre Griñán y Rubalcaba no han sido fáciles, pero han establecido una coexistencia pacífica que ha permitido acallar fuertes discrepancias sobre el fondo y la forma de oposición a Mariano Rajoy o sobre cómo y cuándo debe resolverse quién será el próximo candidato del PSOE a presidente del Gobierno.

Griñán ha comunicado su decisión este martes a Rubalcaba y aunque de momento pretende que su movimiento se circunscriba a Andalucía, lo cierto es que desde hace meses está en su cabeza la idea de que el PSOE necesita nuevos rostros para un nuevo proyecto, y no solo en Andalucía.a.

Más información