Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP pospone seis meses un plan contra la pobreza infantil

La oposición alerta de que al cierre de los colegios miles de niños no comerán caliente

Han sido muchos los argumentos que se han esgrimido para tratar que el Gobierno apruebe un plan de choque, y, por tanto, inmediato, contra la pobreza infantil. A pesar de que el PP ha compartido el diagnóstico de la oposición sobre la gravedad de la situación, ha seguido adelante con su proposición de ley, inalterable, sin aceptar las enmiendas de la oposición. El Grupo Popular ha instado al Gobierno a que en el plazo de seis meses presente un plan contra la pobreza infantil y la exclusión social. “El hambre y los niños con las neveras vacías no pueden esperar seis meses”, se ha clamado desde la oposición. El PSOE, y otros grupos, no se oponen a la iniciativa del PP pero les ha parecido insuficiente por lo que han pedido que se complemente con un plan de verano para que los colegios ofrezcan tres comidas en los lugares en los que ya se sabe que los niños solo comen lo que les ofrece el centro escolar.

“Déjense de ocurrencias y de parches; y si quieren aplíquenlas ustedes en las comunidades autónomas donde gobiernen; estamos hartos de sus ocurrencias”. Esta es la respuesta que ha dado la portavoz del Grupo Popular, Susana Camarero, a la portavoz del Grupo Socialista Rosa Aguilar. La dureza la ha reservado la portavoz popular para los socialistas, pero todos los grupos han sido igualmente expresivos en la petición de que se tomen medidas concretas. Lo han sido Carles Campuzano, de CiU; Isabel Sánchez Robles, del PNV; Rosana Pérez, del BNG; Joan Camprubí, de Compromís-Equo; Irene Lozano, de UPyD; Alberto Garzón, de Izquierda Plural, y Sabino Cuadra, de Amaiur.

No hay tiempo para esperar y por eso, en efecto, en algunas comunidades los centros escolares se mantendrán abiertos a modo de comedores. Lo ha explicado la diputada socialista andaluza Rosa Aguilar. “ Hay que actuar ya, y ustedes nos piden otros seis meses cuando hace un año aprobamos una iniciativa similar a la que hoy traen por unanimidad”, ha recordado Aguilar. “El PP nos insulta, dice que en Andalucía somos Etiopía, porque se ofrece tres comidas a los niños; porque el hambre no puede esperar seis meses. ¡Qué lejos están del sufrimiento!”, ha clamado Aguilar. Así uno tras otro: “Con la nevera vacía no pidan seis meses, aprueben un decreto ley, que para otros asuntos tanto utilizan”, ha sugerido Camprubí.

Con su estilo habitual, comedido y en la búsqueda del acuerdo, Carles Campuzano, de CiU, ha dado la bienvenida a este debate pero “después de 18 meses de gobierno se debe exigir algo más concreto para hacer frente al hambre infantil que ya es un hecho”. Los intentos de Unicef y Save the Children para incluir la pobreza infantil en la agenda política se abre camino, pero falta la concreción. La Administración central puede hacer más de lo que hace y las comunidades autónomas también como encargadas de las políticas sociales, por lo que el Gobierno debe tenerlo en cuenta para aflojar en sus exigencias de reducción del déficit a las comunidades autónomas.

Pero quien tiene la mayoría y la capacidad de decisión es el PP y no ha estado dispuesto a modificar su posición, por la imposibilidad de decir que sí a propuestas que solo puede aceptar el Gobierno. Así antes de la iniciativa sobre la pobreza infantil la diputada socialista Trinidad Jiménez ha defendido una proposición de ley para crear un fondo de mil millones contra la pobreza y la exclusión social. No ha sido aceptada aunque tanto Jiménez como el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, desde un acto público, ha asegurado que insistirá una y otra vez en la aprobación de ese fondo.

Pero lo aprobado es lo que ha propuesto el PP. “Se han rechazado todas las iniciativas, todas, y eso no es un buen ejemplo”, ha señalado la diputada del PNV Isabel Martínez Robles, al constatar que todas las iniciativas defendidas por la oposición sobre políticas sociales, que de estas se ha tratado en el largo pleno del Congreso, no han sido tomadas en consideración ni por aproximación. Esto no ha sido óbice para que la diputada del Grupo Popular Susana Camarero no reconozca la gravedad de la situación al invocar el informe de UNICEF 2012-13 en el que señala que el 13,7% de los menores de 18 años vive en hogares con un nivel “de pobreza alto”.

Se trata de familias con dos niños menores de 14 años y con ingresos inferiores a 10.983 euros. “Es la cifra más elevada de todos los países de la Unión Europea de los 15, y solo tienen por debajo a Rumanía y Bulgaria en la Europa de los 27”. Estos son los datos manejados por el PP y lo que les lleva a defender esta iniciativa, hecha “desde el corazón”, ha dicho la diputada popular. “Nosotros también le hablamos desde el corazón…” ha respondido la diputada del BNG Rosana López, para concluir que las medidas tienen que tomarse de inmediato y no tras un informe que verá la luz dentro de seis meses. “Den de comer al hambriento ya”, ha exigido la diputada nacionalista gallega. “Si usted habla con el corazón, le pedimos que utilice la cabeza”, ha respondido Irene Lozano de UPyD, para lo mismo que los demás: la situación urge, no admite espera.

No la admite tampoco para Alberto Garzón de Izquierda Plural. Seguro que al PP no le gusta que haya pobres en el mundo; le ha dicho a la diputada del PP, pero su proposición “ es vacía, vacua, y no es compatible con la política contra los pobres que ustedes hacen con sus recortes”. Para Garzón, cuando es noticia que el Gobierno de Andalucía da tres comidas es que “se está al borde del abismo”. Garzón pidió al PP que, adelante con su propuesta pero “con dotación presupuestaria”. No, dentro de seis meses, ha sido la respuesta. "¿Hay mayor violencia social que el hambre?", se ha preguntado Sabino Cuadra de Amaiur. Su respuesta ha sido que el hambre no es una plaga bíblica sino que tiene causas, que sitúa en las políticas económicas que lleva adelante el Gobierno.

“La fotografía espantosa que nos golpea es la gente removiendo en la basura buscando comida; pero también la de dos seres humanos que nunca tendrían que haber muerto en nuestro país”, ha expresado con solemnidad el diputado de Izquierda Plural ICV, Joan Josep Nuet, como “homenaje” a la mujer boliviana, Soledad Torrico, y al joven senegalés, Alpha Pam, que han muerto “por no haber sido debidamente atendidos”. Esta ha sido otro de los asuntos del pleno a propósito de la moción presentada por el Grupo Socialista a través de José Martínez Olmos. Este ha pedido que se devuelva el derecho a la asistencia sanitaria para todos los ciudadanos, aunque no tengan papeles. Es decir, ha pedido el derecho a la sanidad para los inmigrantes sin permiso de residencia y no solo su acceso a los servicios de urgencia.