Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU y España desmantelan el banco de blanqueo del cibercrimen

El creador de la web de pago electrónico, capturado en Barajas a petición de Costa Rica

A través de Liberty Reserve se hicieron operaciones de 6.000 millones de dólares

 MINISTERIO DEL INTERIOR

La fiscalía de Nueva York vuelve a tirar de la manta en un fraude financiero de dimensión planetaria. Esta vez ha sido al clausurar Liberty Reserve, un sistema que permite el pago electrónico con tan solo el registro de un correo electrónico. A través de esta organización se han realizado más de 55 millones de transacciones diarias por un importe que superaría los 6.000 millones de dólares, presuntamente procedentes de actividades delictivas como fraudes con tarjetas de crédito, robos de identidad, fraude de inversiones, piratería informática, pornografía infantil y narcotráfico, según informó este martes la Dirección General de la Policía española. El fundador de este banco virtual, Arthur Budovsky, fue detenido el pasado viernes en el aeropuerto de Madrid-Barajas junto con su lugarteniente.

La persona que ha liderado la investigación que llevó a destapar la trama criminal ha sido el fiscal estadounidense Preet Bharara, el mismo que está persiguiendo el tráfico de información privilegiada en Wall Street. Según este fiscal, la quinta parte del millón de usuarios de esta red son norteamericanos.

“Liberty Reserve se había convertido en el núcleo financiero del cibercrimen”, según explicó Bharara en una rueda de prensa, en la que explicó que gracias a terceras personas movió decenas de millones de dólares a través de cuentas opacas en Chipre, Rusia, Hong Kong, China, Marruecos, España y Australia. “Esta operación es un paso importante para tomar las riendas en el salvaje Oeste de la banca ilícita en Internet”, remachó el fiscal. El Tesoro de EE UU se sumó a las actuaciones al clasificar a Liberty Reserve como una organización dedicada al blanqueo de acuerdo con la Patriot Act.

La actuación policial encabezada por EE UU se tradujo en el cierre inmediato del portal de Liberty Reserve, conocido como "el PayPal del crimen organizado". Al intentar el martes acceder a esta plataforma de intercambio de monedas, aparecía un rótulo con la indicación de “this domain name has been seized” (este nombre de dominio ha sido confiscado). Esta organización era, según Bharara, el banco que utilizaban las organizaciones mafiosas y otros delincuentes porque les permitía cambiar dinero real por el virtual bajo la protección del anonimato.

"Liberty Reserve es una especie de banco virtual de delincuentes", dice un mando policial español

“Liberty Reserve es una especie de banco virtual de delincuentes”, sostiene un mando de la Brigada de Blanqueo de Capitales de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la policía española. Esta unidad ya estaba tras la pista desde hace meses.

A tenor de la documentación sobre la que se apoya la acusación, la red era uno de los principales vehículos usados por el cibercrimen de todo el mundo para “distribuir, almacenar y lavar” los beneficios que generaban sus actividades ilícitas, tales como el fraude con tarjetas de crédito o el robo de identidad hasta la pornografía infantil y el narcotráfico. Liberty Reserve cobraba un 1% en cada transacción que se realizaba en su portal.

Liberty Reserve funcionaba así: para abrir una cuenta y poder transferir dinero solo era necesario proporcionar un nombre, una fecha de nacimiento y una dirección de correo electrónico. Una vez que una persona se registraba en el sistema, Liberty Reserve le daba un nombre y un número de cuenta con el que podía iniciar la transferencia de dinero en todo el mundo. El saldo a la cuenta de Liberty podía traspasarse mediante tarjeta de crédito, transferencia bancaria o cualquier otro sistema de pago. Las transferencias que podían hacerse desde ese momento eran “instantáneas” y la empresa cobraba un máximo de 1,98 dólares por cada transacción. La web también ofertaba un sistema de mensajería privada.

Budovsky, el fundador de Liberty Reseve, fue arrestado el pasado viernes en España, junto con su presunto lugarteniente, Azzeddine el Amine, acusado de lavado de dinero, según el Cuerpo Nacional de Policía.

La empresa, que se definía a sí misma como “el procesador más antiguo, seguro y popular”, tenía su sede en Costa Rica, uno de los territorios que Francia ha añadido a su lista de lugares considerados paraísos fiscales.

Otros cinco altos responsables de la compañía fueron detenidos en Nueva York y en Costa Rica, mientras que dos otros imputados —Ahmed Yassine Abdelghani y Allan Esteban Hidalgo Jiménez— están siendo buscados en ese país centroamericano

La detención y las investigaciones sobre esta organización han sido desarrolladas en España por la Brigada de Blanqueo de Capitales de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF). “Liberty Reserve es una especie de banco virtual de delincuentes”, según un mando policial español, quien ha señalado que contaba con empresas tapadera en Nigeria, Malasia, Rusia y Vietnam.

Según el fiscal costarricense José Pablo González, además de Budovsky hay otras 10 personas investigadas. La semana pasada se habían registrado en este país 50 oficinas y tres casas vinculadas con el fundador de Liberty. Tras las pesquisas, se incautaron documentos, que serán entregados a las autoridades de EE UU, y tres vehículos, entre ellos un Rolls Royce. El fiscal González aseguró que el regulador financiero de Costa Rica, Sugef, se había negado en 2011 a conceder una licencia a la empresa debido a las reservas sobre su modo de financiación. Entonces la empresa cerró sus oficinas en Costa Rica, pero continuó operando en Internet.

Según la policía de Costa Rica, Budovsky ya fue condenado en 2007 a cinco años de libertad condicional después de declararse culpable en un tribunal de Nueva York de unos cargos similares a los que ahora se le imputan por las opacidades de sus negocios cibernéticos.

Los dos cabecillas cayeron en Madrid

S. P./ J. D., Nueva York / Madrid

Las autoridades estadounidenses iniciaron hace años una investigación sobre Liberty Reserve, al considerar que funcionaba como un sistema de pago electrónico usado por ciberdelincuentes a los que les facilitaba blanquear sus ganancias. Estados Unidos emitió una comisión rogatoria internacional a España para investigar las actividades de los dos máximos responsables de la empresa, ya que estos mantenían cuentas en entidades bancarias de nuestro país, según la Dirección General de la Policía de España.

Al recibir la petición de las autoridades estadounidenses, agentes del Cuerpo Nacional de Policía iniciaron gestiones de investigación que han culminado con la localización y detención de Arthur Budovsky, de 39 años, fundador y máximo responsable de la citada empresa. Budovsky, de origen ucraniano y nacionalizado en Costa Rica, y de su número dos, Azzedine el Amine, de origen marroquí y también de nacionalidad costarricense.

Los dos presuntos máximos responsables de la organización fueron capturados en el aeropuerto de Madrid-Barajas, a donde llegaron en un vuelo procedente de Marruecos en tránsito a Costa Rica. Fueron arrestados y encarcelados en Madrid a efectos de su extradición.

Además de los dos arrestados en la capital de España, la policía ha arrestado a otras personas en Costa Rica y Nueva York. Entre ellos está Vladimir Kats, de 41 años, presunto cofundador del banco virtual, que fue localizado en Brooklyn.

En la redada han participado policías de 17 países, por lo que el fiscal Bharara no ha dudado en calificarla de “la mayor operación internacional contra el blanqueo de dinero”.

Más información