Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Monarquía obtiene la peor nota de su historia: 3’68

El nivel de confianza que la institución inspira a los españoles baja a un 3,6 sobre 10

Se trata de la institución que más baja en el Barómetro del CIS

La Monarquía vuelve a suspender en confianza. Según el último barómetro del CIS, los españoles le dan la nota más baja de su historia: un 3,68 sobre 10; es decir, más de un punto por debajo de su anterior y primer suspenso, en octubre de 2011. Es la institución que más cae en ese periodo. La encuesta (2.482 entrevistas) se realizó entre el 1 y el 8 de abril, en medio de la imputación de la infanta Cristina en el caso Nóos.

El nuevo suspenso coloca a la Monarquía por detrás de la Guardia Civil, la Policía y las Fuerzas Armadas —las tres únicas instituciones que aprueban— y de los medios de comunicación y el Defensor del Pueblo, que suspenden pero con notas algo superiores, un 4,79 y un 3,94 respectivamente. Así, la Corona es la sexta institución mejor valorada entre 16, por delante de la Iglesia (3,56), el Poder Judicial (3,52), y a mucha distancia de las catastróficas notas del Gobierno (2,42) y los partidos políticos (1,83), a la cola del ranking.

Además, por primera vez, la Monarquía aparece en la lista de problemas que más preocupan a los españoles, por delante de la sanidad, las hipotecas, la reforma laboral, los nacionalismos o la violencia machista, aunque con un porcentaje muy bajo: solo la mencionó espontáneamente como uno de los problemas más preocupantes el 0,9%.

“Somos muy conscientes del deterioro de la imagen pública de las instituciones y de la Corona en los últimos años”, asegura un portavoz de la Casa del Rey. “Todas las encuestas, tanto las públicas como las que manejamos nosotros internamente, muestran esa tendencia negativa y, por supuesto, ese deterioro nos preocupa mucho y afecta a nuestras actuaciones”. La Zarzuela confía en “empezar a remontar” una vez el Rey esté “plenamente recuperado” de su operación de columna del pasado marzo. De momento, ha tomado algunas medidas para intentar frenar ese deterioro de imagen, como la inclusión voluntaria en la Ley de Transparencia. Tal y como adelantó este periódico, una vez entre en vigor la norma, la Casa del Rey rendirá cuentas por primera vez en su historia de todos sus gastos.

Los tiempos en que la Monarquía era la institución mejor valorada quedan lejos, muy lejos. En diciembre de 1995, los españoles le ponían un notable: 7,48, a mucha distancia de la segunda institución que más confianza inspiraba, el Defensor del Pueblo (5,92). En febrero de 1998, la nota bajó a un 6,72. En 2004, un 51,7% de la población aseguraba tener mucha o bastante confianza en la Monarquía. A partir de ahí, empezó a bajar —un 5,19 en 2006: un 5,54 en 2008; un 5,36 en 2010— y a ceder los primeros puestos a las Fuerzas Armadas. En octubre de 2011 llegó el primer suspenso. Para entonces ya había estallado el caso Urdangarin, la gota malaya que erosiona la Corona.