El PP pagó con sobresueldos dobles cada mes a parte de su cúpula

Los secretarios generales ingresaban más de 6.000 euros además del salario de parlamentario

El tesorero llegó a cobrar 17.893 euros de mensualidad

Fuente: Contabilidad oficial del PP incorporada al sumario del ‘caso Bárcenas’.

Álvaro Lapuerta y Luis Bárcenas abonaron durante su etapa al frente de las cuentas del PP sobresueldos dobles al mes a los principales miembros de la cúpula del partido, que a su vez tenían un salario fijo como parlamentarios nacionales. Estos dirigentes ingresaron dinero del partido al menos por dos vías diferentes y fijas durante un tiempo. Una de las retribuciones les llegaba como "trabajos extraordinarios", entre 1990 y 1993, o "gastos de representación", a partir de aquel año. Ese salario siempre se distribuía en 14 pagas de cantidades idénticas, con una extra en julio y otra en diciembre.

La segunda retribución, según la contabilidad oficial que el PP ha remitido a la Audiencia Nacional, la cobraban en concepto de dietas. En muchas ocasiones siempre se trataba de la misma cantidad fija mensual.

En este caso de sobresueldos dobles se encuentran algunos de los que han sido secretarios generales del partido, como Francisco Álvarez-Cascos, el que más cobró y que hoy está fuera de la formación; o Javier Arenas; y otros vicesecretarios generales que ingresaron esas cantidades de manera más esporádica a comienzos de los noventa, como Mariano Rajoy.

El partido no consideraba incompatible abonar a los cargos, además de los mencionados "gastos de representación" en 14 pagas (contando las dobles de julio y septiembre), otras retribuciones en concepto de dietas, a las que además se añadían pagos por gastos de las comidas o los viajes que realizaban.

Estos "sobresueldos", como los calificó Luis Bárcenas, exgerente y extesorero del PP, ante el fiscal Anticorrupción el pasado 6 de febrero, son la fórmula que la formación conservadora buscó para remunerar a sus miembros y completar sus ingresos como diputados. El despacho jurídico de Miguel Crisantemo, según Bárcenas, les recomendó que los llamasen "gastos de representación" para no tener ningún problema ante Hacienda, y el pago se articuló "mediante recibos en los que figuraba la cantidad bruta" a la que se descontaba, según contó Bárcenas "una retención del 21%, la misma que se aplicaba en el Congreso y el Senado".

Aunque en la contabilidad oficial del partido no siempre se denominan de la misma manera. Entre 1990 y 1993, Aznar sí percibió 29.735.653 pesetas (178.715 euros) como "gastos de representación". Pero Cascos, Rajoy y Arenas ingresaron cantidades mensuales fijas por "trabajos extraordinarios". La contabilidad no detalla de qué clase de tareas se trataba.

La práctica de las remuneraciones se perfeccionó en los años posteriores, a medida que las cuentas se volvían menos transparentes para identificar a los destinatarios de los sobresueldos. Rajoy declaró e hizo públicos ingresos anuales del partido entre 2003 y 2011 (hasta que pasó a ocupar la presidencia del Gobierno, incompatible con otras remuneraciones), pero estas retribuciones no figuran por ninguna parte atribuidas a su nombre en las cuentas oficiales remitidas por el partido a la Audiencia.

Trabajos extraordinarios y dietas

José María Aznar, presidente del PP entre 1990 y 2004, percibió en el año 1990 sobresueldos de siete millones de pesetas (42.000 euros) que se incrementaron hasta los ocho millones en 1991 (48.000 euros) y los 10 millones en 1992 (60.000 euros). A partir de ese momento su nombre desaparece de los listados de cuentas del PP aunque en 2003 figuran sus siglas (JMA) asociadas a la cuenta 530 con cantidades superiores a las 300.000 pesetas mensuales (1.800 euros). En ese periodo la contabilidad oficial del partido paga a Cascos, Rajoy y Arenas por "trabajos extraordinarios" diversas cantidades mensuales que se duplicaban en julio y diciembre.

Sumado a lo anterior, Cascos cobró en concepto de dietas en el año 1990 un total de 1,8 millones de pesetas (10.800 euros). El partido le sufragó otras 215.000 pesetas (1.300 euros) durante ese ejercicio por facturas de viajes y comidas.

Rajoy, entonces miembro del Comité Ejecutivo Nacional y diputado por Pontevedra hasta que Aznar lo incorpora a su Gobierno, en 1996, percibe pagas por conceptos similares. En 1990 ingresa al menos 1,3 millones de pesetas (7.831 euros) por trabajos, dietas, viajes y comidas del partido. Dos años más tarde pasa a percibir mensualmente 231.836 pesetas (1.396 euros) por "trabajos" y entre 170.000 y 350.000 pesetas como "dietas".

Los beneficios del tesorero

Los tesoreros del PP fueron siempre mejor retribuidos que los políticos del partido, según demuestra la contabilidad oficial. Álvaro Lapuerta, guardián de las cuentas de la formación entre 1993 y 2008 y diputado por Madrid durante siete legislaturas, cobraba gastos de representación que sumados, alcanzaron los 36 millones de pesetas (216.000 euros) entre 1993 y 2000. Dependiendo del año podría llegar a ingresar entre 350.000 pesetas (2.108 euros, año 1994) y 2.970.370 pesetas en algunos meses (17.893 euros, año 1998). En la cuenta de "gastos varios", figura un apunte atribuido a él en 1995 de otras 210.000 pesetas.

El PP pagaría a Bárcenas, su sucesor en el cargo en 2008 y hasta ese momento gerente, un salario anual de 200.000 euros al año, más incluso de lo que percibía Rajoy hasta que llegó a la presidencia del Gobierno (entre 41.195 euros y 200.628 euros en el periodo 2003-2011).

Restaurantes

Una de las partidas importantes de las cuentas del partido es la que corresponde a los gastos de comidas de trabajo. Cuando no figuran directamente relacionadas con un cargo del PP se atribuyen a la cuenta de los propios restaurantes, muchos de ellos situados cerca de la sede de Génova 13 en Madrid. De forma periódica se pagan comidas con la prensa en locales de restauración muy conocidos en la capital. Arenas es uno de los altos cargos que más gastos pasaba al partido por este concepto junto a Cascos.

Pagos en especie

Los pagos en especie no son habituales en el PP aunque algunos altos dirigentes recibían esta contrapartida por su especial dedicación. Es el caso de la cuenta de "utilización de vivienda", vinculada al código 053 por la que el partido desembolsaba mensualmente 1.022.000 pesetas (6.000 euros) en el año 1995, siendo Aznar el presidente de la formación. Un año después continúa figurando en la contabilidad oficial el mismo importe abonado en un periodo que coincide con los cuatro meses previos a su llegada a La Moncloa.

En el año 2000 el partido abona a Arenas, entonces secretario general del partido y diputado por Sevilla, el alquiler de su casa de 481.481 pesetas mensuales (2.900 euros). En 2001 el partido añade el alquiler de "J. Mayor Oreja" de 450.000 pesetas (2.710 euros). Ambos vuelven a figurar en 2002 con sus respectivos alquileres.

La constancia de Ana Mato

La actual ministra de Sanidad, Ana Mato, llegó al PP de la mano de José María Aznar en 1991. Tras las elecciones a la Comunidad de Madrid se convierte en diputada autonómica, cargo que ocupa hasta 1993 para pasar a ser diputada nacional. Ella es una de las personas que regularmente cobra del partido, aunque no entra en el comité ejecutivo del mismo hasta 1999. El primer apunte en la contabilidad oficial se ingresa en 1994 por "gastos de representación". Le abonan mensualmente en ese año 232.432 pesetas (1.400 euros) que en los meses de enero, julio y diciembre se incrementan considerablemente (ver gráfico adjunto). Junto a esa retribución figura como perceptora de "gastos varios", que no se especifican. En total los apuntes de contabilidad atribuidos a Mato suman la cantidad de 22,6 millones de pesetas en la década 1990-2000 (136.000 euros). De manera aislada también se le abonan comidas de trabajo.

El puesto de Acebes

Cuando Aznar llega a la presidencia del Gobierno, en 1996, es relevado por Ángel Acebes en el partido, que se ocupará desde ese momento de la coordinación general hasta el congreso de 1999. Gracias a ello el exministro de Administraciones Públicas, Justicia e Interior en Gobiernos posteriores comienza a figurar en los "gastos de representación" de los años 1996, 1997 y 1998. La suma de sus retribuciones durante tres años es de 29 millones de pesetas (164.700 euros).

El fin de la transparencia

El nivel de detalle que muestra la contabilidad oficial del PP desaparece casi por completo a partir del año 2001. La cúpula del PP deja de figurar con nombre y apellidos en los gastos de representación y solo aparecen apuntes sueltos, como uno de Arenas de noviembre de 2001 en el que ingresa un millón de pesetas (6.000 euros); otro de Mayor Oreja de julio de 2002 (14.000 euros) o dos de Pío García Escudero de 2003 con poco más de 13.000 euros.

Otros nombres que aparecen anotados con pequeñas cantidades (al menos en una ocasión durante esa década) son los de Ángel Acebes y la actual secretaria general, María Dolores de Cospedal. Nadie de la cúpula del partido pasa gastos en hoteles o vuelos, que de manera genérica se imputan a agencias de viajes. Tampoco por comidas, que se pagan en las cuentas de los propios restaurantes.

La reacción del partido

La contabilidad oficial del PP no ha merecido ninguna explicación por parte de la formación conservadora. En un intento de restar interés al caso, Alfonso Alonso, portavoz parlamentario en la Cámara baja, comparó el repaso de los balances a un intento de "tirar de No-Do", pese a que esa ha seguido siendo una práctica habitual de su partido hasta al menos el 2011.

Más información