Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas admite que ya está negociando la financiación catalana con Rajoy

Las conversaciones comenzaron tras la reunión de deshielo del pasado 19 de marzo

Ampliar foto
Mas y varios de sus consejeros, durante la sesión de control. EFE

Poco a poco se van conociendo los avances del deshielo de las relaciones entre la Generalitat y el Gobierno tras la discreta reunión de Mariano Rajoy y Artur Mas el pasado 19 de marzo. El presidente catalán admitió este miércoles que está negociando el nuevo sistema de financiación autonómica con el Gobierno central, una reforma que debe encauzarse este año y que la Generalitat aspira a aprovechar sin ceder en la defensa del proceso soberanista. Mas admitió estas negociaciones en la sesión de control a la que se sometió en el Parlamento autónomo, y pidió apoyo al PSC para evitar que comunidades como Andalucía bloqueen una eventual mejora de la financiación de Cataluña.

Los socialistas catalanes y algunos sectores de Convergència i Unió llevan semanas reclamando a Artur Mas que deje en un segundo plano su plan soberanista y dé prioridad a negociar la nueva financiación. Quienes defienden esto entienden que, aunque Mariano Rajoy rechazó el pacto fiscal la pasada legislatura catalana, ahora, tras el auge soberanista, el Gobierno puede ser más receptivo a las demandas catalanas y ceder en parte de lo que le pida la Generalitat. Sin embargo, Mas ha mantenido hasta ahora que negociar la financiación no puede ser en ningún caso excusa para ceder en la demanda de celebrar una consulta de autodeterminación en 2014.

Conflicto con Griñán

El presidente catalán dejó claro que el problema puede ser el Gobierno central, pero también Andalucía, la principal comunidad en manos del PSOE y que habitualmente tiene un gran peso a la hora de negociar los sistemas de financiación autonómica. Este miércoles aseguró que ha hablado con el presidente José Antonio Griñán y que éste “defiende intereses contrarios” a los de Cataluña. Por eso pidió a Pere Navarro que medie entre la Generalitat y el Gobierno para evitar que se impongan los intereses de Andalucía.

Mas también admitió que la reforma de la financiación ya se abordó durante la reunión que mantuvo semanas atrás en Madrid con el propio Navarro y el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Los socialistas catalanes defienden poner límite a la solidaridad interterritorial y un modelo más federal en el que Gobierno y Generalitat compartan la llave de la caja.