Selecciona Edición
Iniciar sesión

Bárcenas fraccionó las donaciones para ocultar que eran ilegales

Los pagos de más de 60.000 euros que anotaba el extesorero se fraccionan en la contabilidad oficial

Ampliar foto

La contabilidad oficial del Partido Popular, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, demuestra cómo Luis Bárcenas, extesorero nacional de la formación conservadora, disimulaba las donaciones ilegales que apuntaba en su cuaderno (por encima de 60.000 euros y efectuadas por constructores que no podían hacerlas pues contrataban con administraciones públicas) mediante ingresos de cantidades menores en el Banco de Vitoria bajo el concepto de “donaciones anónimas”. Sumadas esas cantidades daban la cifra que había anotado Bárcenas de su puño y letra en su libreta, publicada por EL PAÍS el 31 de enero.

Con esa treta, Bárcenas evitaba que la fiscalización del Tribunal de Cuentas pudiera descubrir la ilegalidad de parte de las donaciones con las que se financiaba el partido. Mientras que el extesorero apuntaba nombres y apellidos en su cuaderno, cuando el dinero se trasladaba a la contabilidad oficial del partido figuraba con el concepto de “donación anónima”. Eso impedía fiscalizar otro hecho relevante: que los empresarios que contratan con Administraciones públicas no pueden financiar a los partidos políticos.

Los asientos de la contabilidad oficial que el PP ha remitido a la Audiencia Nacional, a los que ha tenido acceso este periódico, cruzados con los apuntes registrados en los cuadernos de Bárcenas, demuestran esta práctica opaca, encaminada a evitar que la financiación del partido fuera declarada ilegal por el Tribunal de Cuentas.

Desde que EL PAÍS hizo públicos los cuadernos de Bárcenas, el PP ha mantenido que sus cuentas eran completamente legales ya que habían sido fiscalizadas sin reproche por ese Tribunal. El resultado de cotejar la contabilidad oficial del PP con los cuadernos de Bárcenas refleja con claridad y con numerosos ejemplos el mecanismo de ocultación que utilizaba el responsable de las cuentas del partido.

El extesorero registra el 11 de septiembre de 2003 en su libreta manuscrita una donación del empresario José Luis Sánchez de 100.000 euros, ilegal por exceder el límite consignado en la Ley de Financiación de Partidos Políticos. Quince días después, el 26 de septiembre de 2003, Bárcenas apunta en su cuaderno un ingreso de 50.000 euros en el Banco de Vitoria. La ley establece que los donativos se tienen que ingresar automáticamente en una cuenta bancaria especial.

En la contabilidad oficial que el PP ha remitido a las autoridades judiciales aparecen registrados ese mismo 26 de septiembre de 2003 cinco ingresos de dinero en el Banco de Vitoria por 9.000, 12.000, 8.000, 6.000 y 15.000 euros. Sumados esos cinco ingresos de “donativos anónimos”, según la definición que aparece en la contabilidad oficial del PP, dan la cantidad de 50.000 euros que Bárcenas reflejó en sus cuadernos con el concepto “ingresado en Banco de Vitoria”.

El 3 de octubre de ese mismo año, el extesorero del PP apuntó en su libreta una donación del empresario Manuel Contreras por 120.000 euros, el doble del máximo permitido por la ley. Tres días después, el 6 de octubre de 2003, Bárcenas apunta en su cuaderno el ingreso de esos mismos 120.000 euros en el Banco de Vitoria.

La contabilidad oficial del PP recoge el 6 de octubre de 2003 cuatro ingresos de dinero en el Banco de Vitoria en concepto de “donativos anónimos” por 35.000, 40.000, 20.000 y 25.000 euros. La suma de estos cuatro ingresos da como resultado los 120.000 euros que Bárcenas anotó de su puño y letra en los cuadernos donde registraba no solo los ingresos por donaciones empresariales, sino distintos pagos periódicos a la cúpula del Partido Popular entre 1990 y 2008.

Los dirigentes de la formación conservadora que aparecen en las anotaciones de Bárcenas y los empresarios que figuran en la casilla de donaciones han negado que esos apuntes sean ciertos.

Los ejemplos de 2003 se repiten en 2004, 2005 y 2007, años en los que Bárcenas registró en su cuaderno ingresos en la cuenta especial de donativos que el PP tenía en el Banco de Vitoria, luego Banesto.

La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, consideró el pasado lunes una falsedad que la contabilidad oficial de su partido reflejara las donaciones ilegales registradas en los cuadernos de Bárcenas.

Por otra parte, el sumario del caso Bárcenas recoge también un escrito de la Fiscalía Anticorrupción en el que se refleja que por la información recabada del Ministerio de Hacienda, la Agencia Tributaria no tiene registrado el pago de IRPF por los fondos que el PP pagó a Jaime Ignacio del Burgo y Santiago Abascal, reconocidos por ambos y que aparecen reflejados en los cuadernos de Bárcenas.

Más información