Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kurt Viaene confiesa la corrupción

Un ex alto cargo se inculpa, acusa a su consejero y asume su condena a más de cinco años

Josep Juan Cardona (i); Kurt Viaene (c) y Antonia Ordinas (d), el pasado martes durante el juicio. EFE

Intervención inédita de un ex alto cargo político ante un tribunal. Kurt Viaene, ex director general de Promoción industrial del Gobierno balear del PP de Jaume Matas entre 2003 y 2007, se autoinculpó ante la Audiencia de Palma por corrupción. En la noche del jueves se interrumpió su confesión.

El expolítico y alumno de escuelas de negocios dijo que cobraba comisiones ilegales y que, además, las pagaba a su consejero, el titular de Comercio e Industria, José Juan Cardona, exlíder del PP de Ibiza y Formentera. Otros dos arrepentidos cargaron en el mismo sentido, pero con menos rotundidad contra Cardona, que niega todas las acusaciones.

Kurt Viaene es un colaborador de la Fiscalía en la trama del caso Scala de las cajas de Cola Cao, un sumario abierto en 2008 por el posible desvío de 8,2 millones de euros públicos. Emocionado y con apariencia de precisión, articuló su declaración con citas históricas de los cuarteles de invierno de las tropas romanas, referencias personales, los 63 días en la cárcel y el olvido de los amigos que no le dan trabajo, sus hijos, la ruptura familiar...

Para resaltar su verdad, Kurt Viaene dijo que asumía de entrada el cumplimiento de la posible condena, de más de cinco años de cárcel. Rechazó lo que equiparó a cuentos infantiles exculpatorios de Cardona. Detalló las empresas pantalla que usaron en el Gobierno balear para generar comisiones y los pactos con los socios de la trama.

Precisó como en cinco ocasiones entregó 20.000 euros de dinero sucio de la corrupción al consejero Cardona, en actos delictivos que sucedían en el despacho oficial del Gobierno balear de Jaume Matas. Cardona se enfrenta a una posible condena de 21 años de cárcel, una de las penas más altas solicitadas para un político en España por corrupción.

José Juan Cardona refuta todos los testimonios de quienes eran sus colaboradores y ahora son sus acusadores. Dice que el pacto con el fiscal les hace construir estos relatos a los que él se siente ajeno. El exlider del PP de Ibiza y exconsejero del Gobierno balear, a preguntas de la fiscalía anticorrupción, rechazó haber recibido dinero por cohechos pactados con otros ex altos cargos de su departamento.

Cardona hizo de político, discurseó y explicó su gestión. Atribuyó al expresidente Jaume Matas el control político de todos los nombramientos en su consejería, en los departamentos y empresas públicas. Así el exconsejero se desmarcó de Kurt Viaene, ex director general, y de la exgerente del consorcio, Antonia Ordinas. Esta aseguró que era socia secreta de Cardona y que entregaba su parte a Kurt Viaene en sobres camuflados en una revista.

Los cobros directos, en mano, por el consejero, también formaron parte del relato de otro imputado, el empresario protegido de Jaume Matas, exsobrino político suyo, Felipe Ferré, colaborador de la fiscalía como Viaene y Ordinas y otros 13 imputados. Ferré afirmó haber pagado al menos un sobre de 1.000 euros al consejero, el sueldo en una sociedad pantalla compartida para el expolio de las arcas públicas. El abogado de Cardona le cercó con preguntas para tumbar su versión, pero Ferré aguantó.

Cardona también dijo que “no tenía tiempo para supervisar todos los expedientes“ de su departamento, a lo que el fiscal Pedro Horrach replicó que “yo llevo muchos casos y me los miro todos“. El exconsejero opinó sobre la autenticidad de 196 firmas suyas en documentos oficiales. Sobre una parte dudó. Lo firmó todo sin mirar.

Cardona, que lo niega todo, se enfrenta a una petición del fiscal de 21 años de cárcel mientras que los pactistas que confiesan se enfrentan a penas menores. Kurt Viaene tiene una petición de más de cinco años, Antonia Ordinas, cuatro años y Felipe Ferré más de tres años. En su defensa el exconsejero ha comentado que los letrados de la comunidad avalaron, sin pegas, los contratos y expedientes. Uno de los abogados autonómicos, Felisa Vidal, que hoy es magistrada del Tribunal Superior de Justicia a propuesta del PP, estaba citada como testigo. “Nadie hizo observaciones ni irregularidades o de cobro de comisiones. Todos firmaron las cuentas“, concretó Cardona.