Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La investigación sobre Urdangarin alcanza al asesor legal del Rey

El juez cree que el conde de Fontao tuteló al duque de Palma en sus actividades

El asesor legal del Rey, José Manuel Romero, conde de Fontao, deberá explicar hoy como testigo al juez José Castro y al fiscal Pedro Horrach cuál fue el papel que desempeñó en los negocios del yerno de don Juan Carlos, Iñaki Urdangarin, imputado por supuesta corrupción en el caso Nóos, junto a su exsocio Diego Torres. Es el segundo hombre de La Zarzuela que comparece ante el juez, después de que días atrás lo hiciera como imputado el secretario de las infantas, Carlos García Revenga, extesorero de Nóos.

Según el instructor, José Manuel Romero tuteló personalmente a Urdangarin en su ruptura con el Instituto Nóos —oficialmente una entidad sin ánimo de lucro pero en la práctica una máquina de la supuesta trama de negocios sucios de Urdangarin y Torres— y en la creación de otras pantallas para su actividad. En marzo de 2006, La Zarzuela rechazó que el yerno de los Reyes continuase con sus negocios privados, en especial con Administraciones. Romero impulsó entonces con el duque de Palma la creación de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), de apariencia filantrópica.

Según consta en los correos electrónicos aportados por Diego Torres, en febrero de 2007 Urdangarin escribe a Romero para darle cuenta de sus actividades en FDCIS. “Hemos empezado a hacer las primeras reuniones”, detalla al conde de Fontao, que celebra la “buena noticia” con una indicación: “Ya se puede disolver Areté [otra fundación de Urdangarin y Torres] y ceder su nombre y su capital a la nueva”.

También declarará por el ‘caso Nóos’el dirigente popular González Pons

En otro correo el esposo de la infanta anuncia a Torres que pedirá la “colaboración” de Romero “para hacer crecer este proyecto a nivel de mecenazgo”. El asesor legal del Rey, escribe el duque, “no puso ningún impedimento” en “fusionar” las dos fundaciones para “utilizar los fondos de la absorbida e invertirlos en la nueva”.

Torres atribuye al conde de Fontao la orden a Urdangarin de que “guardase las apariencias” para seguir en la trama. Sin embargo, el letrado del Rey niega esta acusación y aunque reconoce que asesoró al duque para que distinguiera “entre las actividades mercantiles y las relativas al fomento social del deporte”, rechaza haber sido su asesor formal jurídico.

El conde de Fontao declarará a última hora de la tarde en los juzgados de Madrid, después de que lo haga el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, citado por su papel en los convenios firmado con Nóos cuando era consejero de la Generalitat Valenciana, en diciembre de 2005, para la preparación de unos Juegos Europeos que nunca llegaron a celebrarse.

El juez Castro tiene sobre la mesa, según fuentes judiciales, la posible citación —probablemente como imputada—, de la infanta Cristina, que figuró como socia y vocal de Nóos. El fiscal Horrach no contempla reclamar la citación de la hija del Rey porque cree que no se han acreditado indicios incriminatorios de su participación directa en el caso. El juez y la Audiencia de Palma ya rechazaron esta imputación por la ausencia de argumentos penales. Sin embargo, nuevos datos recabados, los correos electrónicos de Torres y la propia declaración de García Revenga han modificado el análisis del juez.

El empresario catalán amigo de Urdangarin, Joaquim Boixareu, que le ayudó en las fundaciones posteriores a Nóos, quedó ayer desimputado. También se queda fuera de la causa el colaborador de Nóos Valentín Giró.