El alcalde de Ponferrada y sus ediles dejan el PSOE para conservar el poder

Rubalcaba no logra forzar que dimita. Los siete concejales socialistas secundan a Folgueral, que se hizo con el poder con el apoyo del acosador Ismael Álvarez, y piden la baja del partido

Ampliar foto
Samuel Folgueral, a su llegada al congreso del PSOE Comarcal del Bierzo EFE

El Ayuntamiento de Ponferrada se ha quedado este domingo sin representación socialista. Samuel Folgueral, el regidor elegido el viernes tras el triunfo de la moción de censura contra el PP pactada entre el PSOE y el grupo del exalcalde popular Ismael Álvarez —condenado en 2002 por acoso sexual—, ha decidido abandonar el partido socialista y continuar al frente del Ayuntamiento como independiente. Los otros siete ediles del PSOE siguieron sus pasos. Unas horas antes, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, le había dado un ultimátum: “O deja la alcaldía o deja el PSOE”.

Este domingo ha sido un día confuso y convulso para la agrupación socialista de Ponferrada (León, 68.000 habitantes). La noche anterior se enteraron por televisión, según ha confirmado el propio alcalde, de que Rubalcaba exigía su dimisión o su militancia. Hasta la aparición del secretario general en un programa de Telecinco, los socialistas bercianos no conocían su exigencia. El sábado, en una reunión de la Ejecutiva autonómica en Valladolid, a la que habían asistido Folgueral y varios socialistas ponferradinos, solo se les había dado una opción: la dimisión. El mensaje, procedente de la dirección nacional, se lo transmitió el secretario regional, Julio Villarrubia.

Los miembros del PSOE municipal estaban enrocados en su idea de no dimitir. El escándalo creado por haberse servido de los votos del exalcalde condenado por acoso sexual para desbancar al Partido Popular del Ayuntamiento les parecía “sobredimensionado”. Álvarez dejó su acta el sábado según lo pactado y eso era bastante para ellos. “Es una persona que ha cumplido su condena. La moción es lo mejor para Ponferrada”, ha asegurado al mediodía el número dos del partido en Ponferrada, Antonio Vega. A esa hora, según han confirmado fuentes cercanas al alcalde, la decisión de los socialistas locales era que Samuel Folgueral dejara el PSOE y continuara en el Consistorio con los votos de los otros siete miembros del PSOE y de los cinco independientes de Álvarez.

La casualidad ha querido que este domingo fuera la fecha prevista para el congreso comarcal del PSOE. Por la mañana Folgueral ha inaugurado el encuentro como regidor ponferradino —aunque ya había decidido que dejaría el partido horas después—. Y por la tarde estaba previsto que acudiera a la clausura el secretario de Castilla y León, Julio Villarrubia. A mediodía, cuando algunas filtraciones han apuntado a que la idea de Folgueral era abandonar el partido para seguir en la alcaldía, los movimientos desde Ferraz, la sede nacional del PSOE, se han intensificado. El equipo de Rubalcaba no quería dar la imagen de que sus ediles seguían apoyando a un regidor elegido con el voto de un acosador sexual.

Ha sido entonces cuando, según relatan fuentes municipales, la dirección provincial ha transmitido la instrucción precisa de Ferraz de que no bastaba con que se fuera el alcalde sino que todos debían dejar el partido. “Nos dijeron que o dimitían los ocho concejales o disolvían la agrupación municipal y nombraban una gestora”, aseveran fuentes locales del partido. El alcalde Folgueral, no obstante, niega este extremo. Nadie de la agrupación municipal ha logrado hablar directamente con Rubalcaba ni este domingo ni los días pasados, según han lamentado. “Me he enterado de la propuesta de Rubalcaba por los medios de comunicación”, se ha quejado el alcalde, quien ha admitido que sí ha hablado con un intermediario del secretario general.

Folgueral ha convocado una rueda de prensa en la sede de UGT donde se estaba desarrollando el congreso comarcal. Allí, emocionado y nervioso, ha comunicado su baja y la de sus siete compañeros. Una hora después ha llegado, como estaba previsto, el secretario autonómico, Julio Villarrubia. Este ha dicho traer un mensaje “en nombre de Rubalcaba” y ha lanzado: “Estos ocho concejales no pertenecen al PSOE, ni tienen su respaldo ni su aval ni su reconocimiento. Que nadie piense que esta es una maniobra del PSOE para mantener en la sombra la alcaldía”.

Desde la agrupación municipal insisten en que Rubalcaba y el secretario de organización del PSOE, Óscar López, estaban enterados de que la moción contaría con el apoyo del condenado Álvarez. “Aquí alguien ha usado Ponferrada para dirimir cuestiones internas del PSOE”, ha denunciado Folgueral. Al PSOE le ha costado 18 años recuperar la alcaldía de Ponferrada. En solo 48 horas no solo la han perdido de nuevo, sino que la agrupación municipal ha saltado por los aires.

Más información