Política

El PP intenta cerrar su crisis con un pacto de mínimos sin atacar a Bárcenas

Rajoy hace equilibrios entre Cospedal y los que no querían ir contra el extesorero

FOTO: ULY MARTÍN / VÍDEO: ATLAS

Es un secreto a voces en el PP: la división interna crece cada día. Sin embargo, esta guerra fría que se vivía en el partido e incluso entre esta formación y el Gobierno estaba en un segundo plano. Era un comentario limitado a los cenáculos del PP. El caso Bárcenas ha estallado todo. Y la división interna ya es un problema admitido en privado como algo real. Es eso lo que explica, según el análisis más extendido en el partido, que el PP haya dejado crecer la bola del caso Bárcenas hasta convertirse en una especia de enorme madeja casi imposible de gestionar. Ese galimatías diario tuvo ayer dos nuevos episodios clave. Primero, el extesorero denunció de nuevo a su partido, y es la tercera vez en una semana, por “maltrato laboral”. Antes lo hizo por despido improcedente y luego por robo. El desconcierto en el PP con la estrategia de ataque del que fuera uno de los hombres más importantes del partido es total.

Poco después de que la edición digital de este periódico adelantara ayer la noticia del último movimiento judicial de Bárcenas, el PP daba a conocer su primer contrataque: anunció que ha presentado una demanda —que de momento se niega a entregar— pero no contra Bárcenas, como muchos en el partido esperaban y se había anunciado, y varios medios de comunicación, sino contra la empresa editora de EL PAÍS y de forma muy indefinida contra el “autor” de esos documentos. La demanda no va directamente contra el extesorero, algo que sorprendió ayer a algunos dirigentes. Unos lo explicaban por motivos jurídicos: para tener más posibilidades de éxito. Otros, políticos: para buscar un pacto interno con el que zanjar esta crisis.

La presión entre dos sectores del partido, los que querían ir abiertamente contra el extesorero, y los que preferían mantener la cautela, fue resuelta finalmente por el líder del PP, Mariano Rajoy, con una decisión intermedia, un pacto de mínimos, muy en su estilo. Ni hay demanda generalizada contra varios medios (“todos” los que hablaron con fuentes anónimas de sobresueldos en el PP, diarios, radios y televisiones incluidas), como se anunció hace más de un mes, ni hay demanda clara y directa contra el extesorero. Por no haber, ni siquiera hay demandas individuales de los aludidos, al menos según la versión oficial difundida ayer por los portavoces del PP en medio de un gran secretismo.

Se sumarán a la iniciativa judicial presentada por el partido cuatro históricos del PP: Javier Arenas, Ángel Acebes, Jaime Mayor y Rodrigo Rato. Pero no está María Dolores de Cospedal, que ya ha presentado su propia demanda individual, ella sí, ni tampoco el presidente del Gobierno, que no va a aparecer por ninguna parte. Los portavoces del PP aseguran que Rajoy está indirectamente porque lidera el partido y dicen que en su interpretación la demanda también afecta al extesorero con nombre y apellidos.

Más de un mes ha necesitado así el PP en decidir qué hacer. Mucho más rápido, hace casi tres semanas, la secretaria general, la que con más ahínco quería ir contra el extesorero, presentó su propia demanda generando mucho malestar interno. Era, según su propia nota, “contra Luis Bárcenas y contra la sociedad editora del diario EL PAÍS”. La demanda del PP de ayer, por el contrario, es “contra la empresa editora del diario El País, así como contra el autor de los falsos papeles publicados que, según dicho medio de comunicación, es Luis Bárcenas, aunque él lo haya negado públicamente y ante la Fiscalía Anticorrupción”, según el comunicado oficial. La redacción, a falta de conocer ambas demandas —Cospedal tampoco muestra la suya— es distinta. De manera que la secretaria general sí se querella contra el extesorero pero el partido que dirige no lo hace tan claramente.

La reacción contra el extesorero, y la virulencia dialéctica que había que emplear contra él, fueron desde el primer minuto el eje de la batalla interna. Barones territoriales críticos con Rajoy, como Esperanza Aguirre, y otros más cercanos, como Alberto Núñez Feijóo, Luisa Fernanda Rudi, José Antonio Monago o Juan Vicente Herrera, reclamaron hace un mes y ante Rajoy que el PP fuera contra Bárcenas en los tribunales. Herrera incluso se atrevió a pedir al PP que no denunciara a la prensa: “No hay que matar al mensajero”, llegó a decir. Muchos dirigentes salieron de esa reunión convencidos de que habría demanda de forma inminente. Pero entonces empezó la guerra interna y la confusión por la supuesta “indemnización en diferido” que hizo que el PP pagara a su extesorero, imputado desde 2009, 21.300 euros al mes hasta el pasado 31 de enero, el mismo día en que se publicaron los papeles. Y después llegaron las acciones judiciales del extesorero contra el PP, hasta tres.

En medio se ha vivido y se vive la más intensa batalla interna y el peor ambiente de desconfianza desde la crisis de 2008, tras la segunda derrota electoral de Rajoy. El presidente ha tratado de preservar su imagen libre del escándalo y para ello ha optado por no citar siquiera por su nombre al extesorero.

Nadie se fía de nadie, la distancia entre las dos generaciones del PP, los que ya estaban en la etapa de Aznar y los que llegaron en 2008, con la renovación que impulsó Rajoy, es evidente. Bárcenas ha intentado atacar a Cospedal, y esta ha sufrido un enorme desgaste por sus dificultades para explicar el contrato con el extesorero. Esa parálisis ha provocado momentos inéditos: dos veces en tres semanas los periodistas se han quedado sin la habitual rueda de prensa de los lunes. Nadie quería asumir el coste de salir a explicar lo inexplicable.

Con la demanda y este precario pacto interno, muy al estilo de Rajoy, que no satisface a nadie pero a todos complace en algo, el presidente busca un poco de tiempo, ya que la presión para hacer algo era fuerte. La próxima cita clave es el lunes. Rajoy presentará a Cospedal en un desayuno informativo en un lujoso hotel madrileño. El acto servirá para respaldar a su secretaria general en uno de sus peores momentos.

Nadie se plantea cambios a corto plazo: Rajoy es siempre reacio y mucho más en plena tormenta del caso Bárcenas. Pero a medio plazo, antes del verano, varios dirigentes consultados coinciden en que es probable que el presidente trate de dar un impulso político cambiando cosas en el funcionamiento del PP e incluso del Gobierno.

Otras noticias

El Gordo

-----

2º Premio

-----

3º Premio

-----

4º Premio

  • -----
  • -----

5º Premio

  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----
  • -----

Comprueba tu número

Patrocinio

OpenbankAdvertisement

Últimas noticias

Ver todo el día

Venezuela renueva poderes en medio de una pugna en el chavismo

La votación de magistrados y otros altos funcionarios se demora porque las facciones de Maduro y Diosdado Cabello no coinciden

“Que se haga justicia porque se iba a mandar a la cárcel a un inocente”

Iñaki González subraya que “salga la verdad” y ahora reactivará su indulto

2,5 millones de huevos fritos congelados al mes

El cocinero Javier Yzuel, de la empresa Food Style, va a crecer por Europa de la mano de Findus

Cuba: la diplomacia del ballet

Durante el castrismo, bailarines y coreógrafos han sido perseguidos o condenados al ostracismo

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana