Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chacón se desmarca del PSC y no vota la propuesta del derecho a decidir

La exministra dice que su postura es por "convicción" y no por cálculos personales

"Trabajo por la defensa de millones de españoles y de catalanes que quieren seguir juntos"

Foto: ULY MARTÍN | Vídeo: ATLAS

No han sido 14 sino 13 los diputados del PSC que han votado a favor de la propuesta de resolución sobre el derecho a decidir de los ciudadanos de Cataluña mediante un referéndum legal y acordado con el Gobierno de la nación. La duda ya se ha despejado. La diputada del PSC Carme Chacón ha roto la disciplina de voto con su partido en ambos sentidos: no ha votado, ni sí (como sus compañeros del PSC) ni no, como los del PSOE. No ha participado en la votación (se quedó sentada en su escaño y no pulsó botón alguno) de la propuesta de resolución de CiU sobre una consulta soberanista en Cataluña, que ha sido rechazada por PP, el PSOE, UPyD y Foro. El resultado: 275 votos en contra y 60 a favor.

Chacón, en cualquier caso,  mantiene el compromiso de unidad con el Grupo Parlamentario Socialista, integrado por los otros 13 diputados del PSC y por los parlamentarios del PSOE. Chacón se lo había comunicado al primer secretario del PSC, su jefe, Pere Navarro, al tiempo que puso a disposición su escaño por si consideraba que debía dejarlo, ya que los parlamentarios del Partit del Socialistes de Catalunya deben cumplir los dictados del PSC, no del PSOE. “No puedo apoyar esa resolución porque supone un proyecto de ruptura de Cataluña con España”, ha explicado Chacón a la entrada de la reunión de los miembros del Grupo Socialista, donde la dirección del grupo explica a sus parlamentarios la complicada votación de la tarde con todas las resoluciones del debate de la nación. Navarro ha ratificado a la exministra en su escaño.

La socialista ha añadido: “El presente y el futuro de Carme Chacón es insignificante, cuando de lo que estamos hablando es de la defensa de millones de españoles y de catalanes que quieren seguir juntos y por eso voy a trabajar: por una Cataluña y una España hermanada dentro de Europa”. Esta ha sido la respuesta de la diputada por Barcelona al ser preguntada sobre si el gesto de votar en contra de los criterios del PSC se relaciona con su posible aspiración a ser la candidata electoral del PSOE. La exministra remacha que actúa “por convicciones” y no por cálculos personales que en este momento nada tienen que ver. Ahora se trata de votar en contra de la resolución que plantean tres fuerzas políticas, CIU, ERC e ICV, que plantean “un proyecto rupturista.”. Esta decisión la enfrenta con el PSC. Hasta muy al final de la tarde no se producirán las votaciones de las resoluciones del debate de la nación pero en la dirección del PSOE esperaban que hubiera algún voto más de diputados del PSC en contra de la resolución del derecho a decidir, además del ya anunciado por Chacón.

A la crisis o ruptura del PSOE con el PSC por la resolución del derecho a decidir, se añade otra ruptura o crisis entre la cabeza de lista por Barcelona del PSC, Carme Chacón con su partido. Ambas tendrán consecuencias, aunque aún imprevisibles. De momento, se excluyen las sanciones a los diputados del PSC, que sí van a votar la resolución de los grupos nacionalistas, como está previsto en el reglamento del Grupo Socialista cuando se incumple la disciplina de voto, por lo que las consecuencias serán políticas y de amplio calado y no tanto de cara a la galería como podía ser una sanción. La portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, ha informado de que no habrá multas ya que lo va a ocurrir, el voto en contra de 13 de los 14 diputados del PSC, se enmarca ya “en las nuevas relaciones” en la que entrará el PSOE y el PSC, según ha señalado esta mañana en un encuentro informativo el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.

También Carme Chacón sabe que hay un antes y un después en relación con el PSC con el paso que va a dar en no seguirle en sus dictados. Pero no puede. Aunque la resolución que se va a votar no es un pronunciamiento a favor de la independencia, sino que se vote y, además, de acuerdo con la legalidad, esta diputada coincide con el PSOE en el que subyace un alineamiento, aunque sea indirecto, con el proyecto “de ruptura”, que plantea CiU y ERC, que son quienes promueven la resolución. En el entorno de Chacón aseguran que ha actuado de acuerdo con sus “convicciones” y no como posible o probable aspirante a ser la candidata del PSOE a la presidencia del Gobierno cuando se abra el proceso de elecciones primarias.

No quiso Chacón que su primer secretario, Pere Navarro, fuera el último en enterarse por lo que a mediodía le telefoneó para comunicárselo, lo que le ha supuesto cierta sorpresa toda vez que el coordinador en Madrid de los diputados del PSC, Francesc Vallès, había declarado esta mañana que la exministra y excandidata a liderar el PSOE, Carme Chacón, haría "lo mismo" que el resto de los miembros del PSC en la propuesta de resolución sobre el derecho a decidir que se vota este mismo martes en el Congreso, demarcándose así del postulado del PSOE.

Ahora el PSC decidirá si toma alguna decisión disciplinaria con Carme Chacón y también sobre su disposición a dejar el escaño si Navarro se lo pide. No parece que vaya a ocurrir nada de esto. De cara a la galería se intenta minimizar la crisis y el primero que ha echado agua al fuego ha sido Rubalcaba que consideró “coherente” la decisión del PSC de votar con los nacionalistas una resolución que, en su literalidad, estaba en su programa electoral. Los socialistas catalanes han defendido la convocatoria de un referéndum de manera concertada con el Gobierno de España para después votar que no a la independencia. Aún así el PSOE siempre ha estado en desacuerdo con la convocatoria de referéndum con el argumento de que la soberanía de Cataluña incumbe a todos los españoles. Pero la crisis se ha producido por lo que Rubalcaba ha anunciado que se entra en un proceso de revisión del estatuto de relación entre el PSC y el PSOE que tiene más de treinta años de antigüedad. Las relaciones, no obstante, “se van a mantener”, ha asegurado, aunque las bases sean diferentes.