La PAH contesta a la prohibición de Cospedal de usar la palabra “desahucio”

El director general de Vivienda exige utilizar palabras "menos contundentes"

La Plataforma de Afectados por las Hipotecas contesta que el veto no elimina el problema

La presidenta de Castilla-La Mancha, Dolores de Cospedal. EFE

La Consejería de Vivienda de Castilla-La Mancha, que gobierna Dolores de Cospedal, ha remitido un escrito a sus delegaciones territoriales en el que ordena que omitan la palabra “desahucio” en la información que envían a las familias a las que se les adjudicó una vivienda social y a las que van a someter a este procedimiento.

La orden, emitida por el director general de Vivienda, responde al “revuelo social” causado por la denuncia, expuesta la semana pasada, del PSOE castellanomanchego, que desveló el envío de de 200 cartas para desahuciar a familias que están ocupando viviendas que son propiedad de la Junta de Castilla-La Mancha. “Esta noticia fue desmentida o aclarada”, señala la orden que esgrime que la publicación de la misma “nos lleva a la necesidad de que evitemos la utilización de palabras como “desahucio”, “desalojo”, “alzamiento” y “pérdida o privación de su vivienda”.

Poco después, la Plataforma de Afectados por las hipotecas (PAH), ha respondido a la presidenta de Castilla-La Mancha con tuit. "Nos vemos en la obligación de indicarle que prohibir el uso de una palabra no elimina la realidad. Dígale desahucio o crimen".

El escrito remitido por la consejería de Vivienda del Gobierno de Cospedal señala que las palabras prohibidas se han de “sustituir por otras menos contundentes” y da alternativas, que no son más que eufemismos como, por ejemplo, que “el impago producirá todos los efectos previstos en la normativa”.

“Se omitirá toda referencia a que será desahuciado, lanzado de su vivienda, privado de ella”, insiste el escrito que, en mayúscula, exige a los servicios territoriales que vayan modificando los modelos y formularios que utilizan en sus comunicaciones.

"Para qué inquietar a los ciudadanos"

Fuentes de la Consejería de Vivienda han explicado que la Junta no va a "desahuciar a nadie" y que, por ese motivo, "para qué inquietar a los ciudadanos utilizando esos términos". "No vamos a llevar a cabo los desalojos y por eso no tiene lógica utilizar esos términos y no dar tranquilidad al ciudadano". Las mismas fuentes sostienen que existe un problema con las viviendas sociales, ya que han detectado que, en algunos casos, las dificultades para saldar la deuda del alquiler social son artificiales. "Hasta que localicemos quienes no pueden y quienes están cometiendo fraude, no se desalojará a nadie", han añadido.

Más información