Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ley dicta que una “simulación” de relación laboral es infracción muy grave

Cospedal admite que el PP pactó con Bárcenas simular una relación laboral como indemnización

La definición de qué relación tenía Luis Bárcenas con el PP después de abril de 2010, cuando dejó de ser el tesorero del partido, se ha convertido en un gran quebradero de cabeza para Génova. "La indemnización que se pactó, en forma de simulación de lo que antes era retribución tenía que tener retención a la Seguridad Social... Así fue como se pactó", ha querido zanjar la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal. Pero lo cierto es que esta frase no zanja nada, más bien abre la puerta a la admisión no explícita de una infracción muy grave de las normas de la Seguridad Social.

“Simulación” es la palabra que ha utilizado Cospedal y “simulación” es la palabra que utiliza la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social cuando define como muy grave la apariencia de una relación laboral. En concreto lo que dice el artículo 23.1 en su apartado b es que se considerara una infracción muy grave “incrementar indebidamente la base de cotización del trabajador de forma que provoque un aumento en las prestaciones que procedan, así como la simulación de la contratación laboral para la obtención de prestaciones”.

Cospedal ha señalado una y otra vez que el dinero que le pagaba el PP a Bárcenas después de abril de 2010 era una indemnización prorrateada y ha añadido, en un lenguaje alambicado, que también le costeaba las cuotas a la Seguridad Social. Precisamente aquí estaría la infracción. Si hubo indemnización y Bárcenas no trabaja para el PP desde 2010, este partido no puede pagarle directamente las cotizaciones a la Seguridad Social. Eso es una infracción muy grave, y probablemente lo es por partida doble, porque para ingresar las cuotas al instituto público hay que rellenar los boletines de cotización, lo que los departamentos de recursos humanos, llaman TC. Es decir, en ese documento debe aparecer Bárcenas como empleado del PP, algo que según Cospedal no es así desde abril de 2010.