Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Bárcenas amasó 38 millones de euros

El juez prohíbe salir de España al extesorero del PP, le requisa su pasaporte y le exige comparecer cada 15 días en la Audiencia. Pablo Ruz teme un “fundado riesgo” de fuga

Luis Bárcenas sale de la Audiencia Nacional tras prestar declaración, ayer, ante el juez Pablo Ruz. Foto: Samuel Sánchez / Vídeo: Atlas

El extesorero del PP Luis Bárcenas Gutiérrez no podrá salir más de España. El hombre que tiene en un continuo sobresalto al Gobierno y a la formación conservadora desde que se descubrió su enorme fortuna de origen desconocido en Suiza y se publicaron sus documentos manuscritos de una supuesta contabilidad B del partido, deberá entregar su pasaporte en la Audiencia Nacional y estará obligado a presentarse cada 15 días en el juzgado.

Durante la comparecencia de este lunes ante el juez Ruz para responder por la procedencia de su dinero, manifestó que su riqueza se eleva a 38 millones de euros y no a 22 como se creía hasta ahora, informaron fuentes jurídicas.

El antiguo encargado de las finanzas y compositor de las cuentas del partido durante el aznarismo y también con Mariano Rajoy queda en libertad provisional pese al peligro de fuga, aunque el juez Ruz utiliza una expresión más diplomática. Según el magistrado, existe un “fundado riesgo” de que “el imputado pueda eludir la necesaria sujeción al procedimiento, poniéndose fuera de disposición de la justicia”. Ruz justifica la medida por la gravedad de los delitos que se le imputan al extesorero y ex senador —cohecho, contra la Hacienda Pública y blanqueo— unido “a la certeza de la disposición de un patrimonio relevante situado en parte en el extranjero”.

El juez también tiene en cuenta “la frecuencia con la que el mismo viene desplazándose fuera de España”. Según el magistrado, los datos aportados por Suiza en la comisión rogatoria, que el pasado diciembre permitió saber que Bárcenas ocultó hasta 22 millones de euros en el país helvético, añaden un “plus penológico” que agrava el riesgo de huida.

En su interrogatorio de este lunes, que duró unas tres horas, Bárcenas mantuvo la línea de defensa de las últimas semanas; esto es, atribuyó su impresionante caudal a su “acierto” en las inversiones bursátiles —insistió en que ganó seis millones de euros en 2007 con la compraventa de acciones de Endesa—, al rendimiento de sus negocios inmobiliarios y al comercio de obras de arte. Una de las grandes novedades de la declaración fue la cifra de su fortuna. Bárcenas elevó a 38 millones de euros los fondos que llegó a tener a nombre de sus sociedades en los bancos suizos Dresdner Bank y Lombard Odier. Hasta ahora, la cifra máxima del patrimonio atribuido a Bárcenas era de 22 millones, que consiguió en 2007 pese a que los fondos declarados por él a la Hacienda pública entre 1994 y 2009 apenas sumaban tres millones de euros brutos. Bárcenas reconoció el nuevo montante ante la seguridad de que Suiza enviará la documentación complementaria que había solicitado Ruz en una ampliación de su comisión rogatoria —procedimiento reglado de petición de información de interés judicial a otro Estado—.

Otra novedad de la declaración tuvo que ver con el acta notarial que Bárcenas presentó el pasado 14 de diciembre ante el fedatario de Madrid Andrés Domínguez Nafría, y en la que el extesorero manifestó que entre 1994 y 2009 llevó una “cuenta analítica” donde reflejó “exclusivamente” los “ingresos obtenidos por donativos” al PP y los correspondientes pagos a distintos perceptores.

Inicialmente, Bárcenas se mostró remiso a contestar sobre esta declaración notarial, alegando que la estaba investigando la Fiscalía Anticorrupción. Sin embargo, ante la insistencia de Ruz, accedió a contestar: “Quería que constara que ni Álvaro Lapuerta [su antecesor en la tesorería del PP] ni yo nos quedamos con nada de todas aquellas aportaciones que llegaron al PP, nominadas o innominadas”, afirmó, según fuentes judiciales.

En otro momento, Bárcenas presentó ante el juez un documento con membrete del PP y con datos supuestamente consignados ante el Tribunal de Cuentas en el que se detallan los donativos recibidos por la formación conservadora entre 1999 y 2007. De acuerdo con ese cuadro, en esos ocho ejercicios, el PP recibió unos 33 millones de euros. De ellos, 9,3 millones corresponden a entregas de dinero con donante conocido y el resto —27,3 millones— son de procedencia anónima.

El juez atribuye a Bárcenas numerosos hechos delictivos. El primero es la defraudación de las cuotas de IRPF de 2002 y 2003 correspondientes a 459.565 euros y 515.350 euros que supuestamente le entregó el cerebro del caso Gürtel, Francisco Correa. Ruz también menciona la ocultación al fisco junto con su esposa, Rosalía Iglesias, de 222.112 euros en 2006 y las cuotas no ingresadas en 2007 por IRPF e Impuesto de Sociedades que se derivan del descubrimiento de su fortuna en Suiza, un total de 1,08 millones de euros. El juez también le imputa un cohecho por cobrar como senador 72.000 euros procedentes de Correa y varios delitos de blanqueo de capitales

El extesorero llegó a la Audiencia en un Citroën C5 con chófer sobre las 12.20 —media hora antes de la hora fijada para la vista— y abandonó el edificio sin hacer declaraciones sobre las siete de la tarde. Bárcenas respondió con “amplitud” y “detalle” a las preguntas que le formularon el juez y el fiscal, y rechazó contestar a las acusaciones particulares y populares, según algunos abogados presentes. Las medidas cautelares dictadas por el juez instructor del caso Gürtel, Pablo Ruz, coinciden con las solicitadas por la fiscalía. La Abogacía del Estado se adhirió a esta petición del ministerio público. Por su parte, la acusación popular ejercida por Partido Socialista del País Valenciano (PSPV), reclamó que las comparecencias de Bárcenas ante la Audiencia Nacional tuvieran carácter semanal y no quincenal. La Asociación de Abogados Demócratas por Europa (Adade) insistió en que Bárcenas sea controlado a distancia con una pulsera telemática.

El PP fue más tibio. Su abogado se limitó a no oponerse a la petición del fiscal, como ya había avanzado por la mañana la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal. Desde que se conocieron los detalles incriminatorios, Bárcenas ha salido de España al menos dos veces: una a Carcassonne (Francia) y otra a esquiar a Canadá. Ahora tendrá que hacerlo en España.

Más información