Política
LOS CORREOS DEL EXSOCIO DEL DUQUE DE PALMA

Urdangarin se enfrenta a los correos que implican a la Casa del Rey

El juez y el fiscal preguntarán por las gestiones que supuestamente pidió el duque a su suegro

/ Barcelona / Palma de Mallorca 18 FEB 2013 - 22:03 CET

Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina y yerno del Rey, se enfrentará el próximo sábado 23 de febrero en los juzgados de Palma de Mallorca al interrogatorio más delicado desde que fue imputado hace 14 meses en el caso Nóos por supuesta apropiación indebida de fondos públicos y otros delitos.

Diego Torres, socio de Urdangarin en distintas empresas desde 2003 hasta al menos 2008, ha entregado en el juzgado dos centenares de correos electrónicos, muchos de ellos escritos supuestamente por el marido de la Infanta, en los que se sugiere que la Casa del Rey, bien a través del secretario de la infanta Cristina, Carlos García Revenga, de la propia Infanta o del Monarca, conoció, amparó y favoreció los negocios del duque de Palma.

Los correos electrónicos facilitados por Torres dan cuenta de las lucrativas gestiones de Urdangarin. Mientras ganaba cientos de miles de euros por distintos contratos a dedo de los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y Baleares, ambos del PP, entre 2004 y 2006, negociaba con una amiga de Don Juan Carlos, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, un cargo institucional en la fundación Laureus que le dejaría un salario anual superior a los 200.000 euros. Esa negociación nunca llegó a buen puerto.

Negocios lucrativos del duque

Del éxito empresarial a un sueldo fijo de 200.000 euros al año. En pleno éxito empresarial con los contratos a dedo que logró de los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y Baleares (casi seis millones de euros), el duque de Palma negoció, con supuesto conocimiento del Rey, una remuneración de 200.000 euros al año en la Fundación Laureus. El contacto con una amiga del Rey no dio resultados, aunque Urdangarin llegó incluso a facilitarle el número de una cuenta corriente donde se debería ingresar el dinero.

De actividad prohibida a los nuevos negocios. Los correos electrónicos prueban que un año después de que Urdangarin abandonase los negocios del Instituto Nóos por orden de la Casa del Rey, en marzo de 2006, puso en marcha nuevos proyectos con su socio de siempre, Diego Torres. Y en sus nuevas empresas, el marido de la infanta Cristina presumió de que su suegro le ayudaba a conseguir patrocinadores o a abrir puertas para establecer distintos contactos.

Gestiones indebidas. El juez y el fiscal han rechazado hasta ahora imputar a la infanta Cristina, al considerar que pese a formar parte de la junta directiva del Instituto Nóos no participaba de las decisiones que allí se tomaban ni conocía las actividades de su marido. Los correos que Diego Torres facilitó al juez pretenden demostrar todo lo contrario: que la Infanta conocía y ayudaba en los negocios.

Los correos electrónicos también detallan cómo Urdangarin siguió haciendo negocios con Diego Torres mucho después de que la Casa del Rey ordenara supuestamente al marido de la Infanta que se desvinculara del Instituto Nóos al conocer sus relaciones con Administraciones públicas.

Pese a que tanto Urdangarin como su esposa dimitieron de sus cargos en la junta directiva de Nóos el 20 de marzo de 2006, los negocios con Torres continuaron en 2007. Hasta el punto de que algunos de los correos, dirigidos por Urdangarin a Torres en aquel año, explicaban las gestiones que supuestamente estaba haciendo su suegro para conseguir patrocinios o favorecer distintos proyectos que había puesto en marcha el marido de la Infanta.

En uno de los correos de 2007, Urdangarin da cuenta de un proyecto lucrativo relacionado con la Copa de América y la Comunidad Valenciana: “Hemos conseguido que el Rey se viera con Pedro (...) Tengo un mensaje de parte del Rey y es que le ha comentado a Cristina para que me lo diga, que llamará Camps a Pedro”.

Sobre estos mensajes deberá responder Urdangarin para que el juez sepa si el Rey hacía gestiones para favorecer sus negocios o lo que sugieren esos correos se puede entender de otra forma. O si esos correos han sido manipulados o son falsos.

En la primera declaración de Urdangarin ante el juez, el 26 de febrero de 2012, el yerno del Rey desvinculó de los negocios de Nóos a su mujer y al secretario de esta, Carlos García Revenga, ahora imputado.

El fiscal se opuso entonces a la imputación de la infanta Cristina al considerar que la toma de decisiones en Nóos se hacía por un comité de dirección del que no formaba parte; ni tampoco ocupó ningún cargo ejecutivo en Aizoon, la empresa de la que es copropietaria con su marido al 50% y que supuestamente sirvió para desviar el dinero logrado de los contratos públicos.

Negocios conocidos

Diego Torres pretende demostrar con los correos electrónicos que ha entregado en el juzgado que la infanta Cristina conocía los negocios de su marido y colaboraba en ellos, y que en ese afán también ayudaba la Casa del Rey.

En uno de los correos se puede leer: “Se le debe decir que somos del Instituto Nóos, que hablamos con él en enero, y que llamamos de parte del señor (Carlos) García-Revenga, de la Casa Real”. Mario Sorribas, apoderado del yerno del Rey, instruía así a otro de los ejecutivos de Nóos sobre cómo relacionarse con los clientes potenciales. Se trataba en este caso de acceder al que era alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, para que escribiera un prólogo. Dos años más tarde, la Fundación Madrid 16 donó 144.000 euros a una fundación heredera de Nóos sin justificar los servicios prestados.

Los correos electrónicos también pretenden demostrar cómo Urdangarin usó a la Infanta de mensajera en 2007 ante la Fundación La Caixa, donde trabaja. El ayudante de Urdangarin rebota una carta corregida por Iñaki: “Te envío una carta que está esperando la Infanta… Espero que facilite enormemente el contacto con la fundación La Caixa para una investigación que estamos llevando a cabo”.

Además de los pingües negocios que logró cerrar con Administraciones, Urdangarin firmó colaboraciones y patrocinios con grandes empresas: Repsol, Telefónica, Abertis, Ford, Seat, Sol Melià, Air Europa y otras firmas.

Urdangarin y su exsocio Torres, ambos imputados y con una fianza civil solidaria de 8,1 millones que les fijó el juez, lograron embolsarse más de diez millones de euros, más de la mitad con acuerdos y convenios con Administraciones, duplicando los costes reales y falsificando facturas, según el juez.

Urdangarin gestó los dos mayores negocios del Instituto Nóos en la residencia de verano de los Reyes en Mallorca, en el palacio de Marivent, en una cita para jugar a pádel con el presidente balear Jaume Matas, que finalmente abonó a Nóos 2,3 millones por dos congresos de turismo y deporte; y en el palacio de la Zarzuela, donde negoció con autoridades valencianas para la organización de eventos.

El duque dice que consultó con el Rey una oferta laboral de Corinna

Los nuevos correos de Diego Torres revelan la estrecha relación entre Iñaki Urdangarin y la amiga del Rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein. En junio de 2004, el duque escribe a la aristócrata alemana, que es directora estratégica de la fundación Laureus, dedicada al deporte: “Te agradezco el tiempo fabuloso que pasamos en Londres. Te mando el currículum, como te comentó su majestad, Juan Carlos I, Rey de España. Espero recibir noticias positivas pronto”.

Lo que está en juego es la posibilidad de que Urdangarin sea “presidente” en España de Laureus, que está “muy interesada” en contratar sus servicios para “atraer patrocinadores y atletas españoles a la organización”, le comenta Corinna. “Ahora tengo que negociar tu salario. Haré lo que pueda para obtener tanto como sea posible”. A los pocos días, confirma que ha propuesto para él un salario base de 200.000 euros más un variable de otros 50.000. Y se despide: “Con mucho amor, Corinna”.

La oferta laboral coincide en el tiempo con la primera edición del Valencia Summit, al que Corinna asistió. Meses más tarde, Urdangarin insiste en el proyecto y le facilita su número de cuenta. La princesa alemana le adjunta una propuesta de Laureus: “He copiado a tu suegro (el correo electrónico) y espero que esta propuesta te hará dejar a un lado tus dudas”, escribe en inglés. Urdangarin reenvía el correo al asesor de las Infantas, Carlos García Revenga, y se disculpa unos días más tarde con Corinna por haberse mantenido “en silencio”: “He querido comprobar con mi suegro y con Alberto Aza (secretario de la Casa del Rey) antes de responder”.

Y ADEMÁS...

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana