Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OBITUARIO

Jesús de Cos, inquebrantable guerrillero antifranquista

Hasta su exilio, en 1947, combatió a la dictadura en los montes cántabros

Jesús de Cos, guerrillero antifranquista cántabro.
Jesús de Cos, guerrillero antifranquista cántabro.

A finales del pasado año fallecía Jesús de Cos Borbolla, guerrillero que combatió al régimen franquista en los montes cántabros.

De Cos nació el 7 de noviembre de 1924 en Riclones (Cantabria), tierra de gente luchadora, como su padre Donato, militante socialista desde la adolescencia, que recorrió el mundo huyendo de la miseria hasta que, con el triunfo de la República en 1931, volvió a su comarca natal.

Tras el estallido de la Guerra Civil y la ocupación militar de Cantabria, la familia De Cos fue represaliada brutalmente, ejecuciones con garrote vil, torturas atroces y encarcelamientos incluidos. Su padre, que hasta la entrada de las tropas franquistas había sido teniente de alcalde de Rionansa (Cantabria), fue asesinado en el campo de concentración nazi de Gusen en 1941.

En el año 1945, Jesús fue llamado al servicio militar y destinado al cuartel de Los Dolores, en El Ferrol. Le precedía su fama de rojo e individuo peligroso. Fue detenido y torturado. Mientras se recuperaba de las heridas que le infligieron sus verdugos, logró huir del hospital militar en el que le ingresaron, reincorporándose a la guerrilla con sus antiguos compañeros de la Brigada Machado, con los que luchó desde septiembre de 1945 hasta febrero de 1947, fecha en la que fue herido de bala y buscó refugio en Francia.

Participó en diversos movimientos antifascistas y republicanos en el exilio, pasando la frontera con propaganda más de un centenar de veces. Miembro muy activo de numerosas organizacioenes e iniciativas antifranquistas dentro y fuera de España, en 1986 regresó del exilio y se instaló definitivamente en Cantabria. En el periodo más reciente, luchó con denuedo por mantener viva la memoria de la resistencia contra la dictadura y por el reconocimiento jurídico del movimiento guerrillero.

Dolores Cabra es secretaria general del Archivo Guerra y Exilio (AGE).