Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aumentan los inmigrantes que murieron cuando trataban de llegar a España

En 2012, 225 ‘sin papeles’ perdieron la vida cuando trataban de alcanzar la costa andaluza

Grupo de inmigrantes que el pasado 19 de diciembre logró entrar en Melilla. Ampliar foto
Grupo de inmigrantes que el pasado 19 de diciembre logró entrar en Melilla.

Al menos 225 inmigrantes murieron en 2012 cuando intentaban alcanzar la costa andaluza, 27 más que el año anterior, según los casos verificados por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA) en un informe presentado hoy. Es el tercer año consecutivo en el que se incrementa el número de fallecidos. “Se tratan solo de los datos que desde la APDHA hemos podido contrastar, la verdad de esta demencial escalada de personas que pierden la vida nunca se sabrá y será con toda seguridad mucho más elevada”, ha señalado Mathilde Legborne, miembro de la asociación.

El caso más dramático de 2012 se produjo el pasado 25 de octubre, cuando una zódiac naufragó cerca de la ciudad marroquí de Alhucemas. Al menos 14 personas de origen subsahariano murieron y otras 18 fueron rescatadas con vida. Fue el peor accidente desde el 15 de febrero de 2009, cuando se hundió una patera frente a Lanzarote y 25 personas murieron ahogadas. “Las fronteras cerradas matan”, ha lamentado Legborne, que ha criticado la política de extranjería de España y la Unión Europea “enrocada en sus miedos y haciendo más altos e inaccesibles los muros de la Europa fortaleza”.

Según los datos del informe, 6.992 personas lograron entrar en España por la frontera sur, 150 personas más que en 2011. “El volumen es similar”, ha señalado Rafael Lara, miembro de la asociación, aunque calcula que a esta cifra es entre un 20% y un 30% superior, si se tiene en cuenta el número de personas que han logrado burlar los sistemas de vigilancia.

6.992 personas entraron en España por Andalucía, 150 personas más que en 2011

La dificultad de encontrar embarcaciones resistentes ha provocado que se incremente el número de sin papeles que llegan a Cádiz, al tiempo que disminuyen los que arriban a Granada, más alejada de la costa africana. Según denuncia la APDHA, muchos inmigrantes, atrapados en Tánger, se ven obligados a recurrir a balsas hinchables de juguete, por las que llegan a pagar a las mafias hasta 600 euros.

También ha aumentado el número de inmigrantes que logró acceder a Melilla. En 2012, penetraron en la ciudad autónoma 2.105 sin papeles, más del doble que el año anterior (1.039), mientras que en Ceuta, las entradas disminuyeron casi a la mitad, de 1.258 a 756. Según la APDHA, se debe a que Melilla está más cerca de la frontera argelina, donde según algunas asociaciones marroquíes citadas por la organización andaluza, han sido expulsadas más de 2.000 personas. Al mismo tiempo, Marruecos ha reforzado la vigilancia de los pasos fronterizos, lo que dificulta la entrada en Ceuta.

En el caso de Mellila, la multiplicación de la llegada de inmigrantes ha saturado el CETI (Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes) de la ciudad, donde actualmente residen unas 900 personas, a pesar de que solo cuenta con 480 plazas.