Política
LOS ESCÁNDALOS QUE AFECTAN AL PP

Bárcenas y otro extesorero del PP tienen un imperio agrícola en Argentina

La esposa del excontable del PP dispuso de 8.000 acciones en una firma de Sanchís

La explotación agrícola argentina La Moraleja.

El extesorero del PP Luis Bárcenas y su esposa, Rosalía Iglesias Villar, son socios desde hace más de 20 años (en empresas distintas, pero vinculadas entre sí en cuanto a accionistas) de Ángel Sanchís, extesorero del PP hasta 1988 y hombre con gran poder en el partido en la época de Manuel Fraga. Sanchís fue procesado por financiación ilegal del PP en el marco del llamado caso Naseiro (en alusión a Rosendo Naseiro, también extesorero nacional del PP). Naseiro y Sanchís (el hombre que introdujo en las finanzas del PP a Bárcenas) quedaron absueltos de este asunto en 1990 por una cuestión puramente procesal.

Bárcenas reconoció ante la entidad bancaria de Suiza en la que tenía ocultos los 22 millones de euros, que dispone de participaciones en una megafinca de cítricos que ocupa una extensión de 30.000 hectáreas (como 30.000 veces el estadio Santiago Bernabéu o tres veces la extensión de Barcelona capital) y que está situada en la provincia de Salta (Argentina). Al frente de la misma se hallan el propio Sanchís y tres de sus hijos. Es un imperio agrícola que exporta cítricos a la Unión Europea y que se llama La Moraleja. Ha llegado a tener hasta 1.700 empleados, con viviendas para muchos braceros dentro de la finca. Y con beneficios millonarios. Esta explotación, según medios argentinos, es uno de los mayores productores de limones del país austral, un gigante mundial del sector.

La esposa de Bárcenas declaró que los negocios los llevaba su marido

En 1997, un año después de la llegada del PP al poder, el Instituto de Crédito Oficial (ICO) otorgó para esta finca un crédito de 18 millones de euros. La devolución del dinero al ICO estuvo rodeada de polémica.

El extesorero Bárcenas no explicó al banco suizo si su participación en La Moraleja es directa o a través de su esposa, Rosalía Iglesias. Ya que esta, al menos hasta 2002, también figuró como socia de otra de las firmas de Sanchís. En concreto, de Hidronorte, SA, inscrita en el Registro Mercantil de Madrid el 21 de enero de 1988 ante el notario Gerardo Muñoz de Dios. Según el Registro Mercantil, esta empresa está extinguida, aunque, dentro de la maraña societaria de Sanchís, es posible que se haya fusionado con otras o vendida a terceros, sospechan fuentes de la investigación. La relación entre Rosalía Iglesias, quien suscribió 8.000 acciones de Hidronorte, y Sanchís, fue descubierta a raíz de una investigación de una agencia de detectives de Madrid a la que un despacho de abogados de Miami (EE UU) pidió información sobre este extesorero para ver si una entidad bancaria accedía a darle un importante préstamo para su finca de Argentina.

La finca argentina es una de las grandes en la exportación de cítricos

Entre los socios de Hidronorte figuran también altos cargos del PP como Joaquín Xiso, quien entre 1994 y 1997 fue vicepresidente de la delegación para las relaciones con China del Parlamento Europeo, del que fue diputado. En su declaración como imputada ante el juez Antonio Pedreira, tras hallársele una cuenta bancaria con más de un millón de euros no declarada al fisco, Rosalía Iglesias explicó que era su marido quien gestionaba todos los negocios familiares.

Bárcenas sostiene que la fortuna que se le ha descubierto en Suiza, los 22 millones de euros, son fruto de sus actividades inmobiliarias y de compraventa de obras de arte anteriores a la época en que el cabecilla de la red Gürtel, Francisco Correa, campaba a sus anchas por la sede de Génova y pagaba y recibía comisiones por conseguir contratas públicas. Y también siempre ha salido en defensa de su esposa alegando que ella no intervenía en las operaciones aunque figure su nombre en algunas de ellas. La esposa de Bárcenas sigue imputada en la Audiencia Nacional.

El estallido del 'caso Bárcenas'

Bárcenas y el ‘caso Gürtel’. Fue a mediados de 2007 cuando el cabecilla de la red Gürtel, Francisco Correa, en la mesa que habitualmente tenía reservada para él en el bar del hotel Fénix de Madrid, sacó a relucir su turbia relación con el extesorero del PP Luis Bárcenas. Su interlocutor era José Luis Peñas, exconcejal del PP de Majadahonda. Peñas, uno de sus hombres de confianza, llevaba tiempo grabándole. Esa grabadora hizo estallar el caso Gürtel. En ella, Correa se jacta, entre otras cosas, de haber llevado a Bárcenas “1.000 millones de pesetas”, tanto a su “casa” como a “Génova”.

Investigado por el Supremo. Bárcenas siempre mantuvo que Correa mentía y que nunca había recibido dinero del cabecilla de la trama. Aun así, y dado que se trataba de un aforado (porque además de tesorero era senador por Cantabria), su caso fue desglosado del tronco principal del caso Gürtel y remitido al Tribunal Supremo.

“Luis el Cabrón” o “L. B.” Tras investigarle durante un año, el Supremo remitió las diligencias al juez del Tribunal Superior de Madrid Antonio Pedreira después de que Bárcenas, en abril de 201o, abandonara su acta de diputado. Bárcenas llegó a sembrar dudas en Pedreira alegando que las iniciales de “Luis el Cabrón” o “L. B.” que aparecían en la caja B de Correa como destinatarios de comisiones no le pertenecían a él.

Su esposa, Rosalía Iglesias Villar, también fue investigada por delito fiscal, ya que se les descubrió una cuenta no declarada al fisco de un millón de euros. Pedreira acabó exculpándoles a ambos, pero la Audiencia Nacional volvió a imputarles.

22 millones en Suiza. El actual instructor de Gürtel, el juez Pablo Ruz, activó la comisión rogatoria a Suiza que le pidió la Fiscalía Anticorrupción para indagar el patrimonio del extesorero en el país helvético. El escándalo (que dejó helado al PP de Génova) llegó esta pasada semana, cuando trascendió el contenido del informe enviado a Ruz por las autoridades suizas. Bárcenas sí tenía dinero en Suiza. Llegó a disponer de un saldo de 22 millones de euros a finales de 2007. Nada más estallar Gürtel, en 2009, vació la cuenta para que los jueces no las bloquearan, como sí hicieron con otras cuentas de Correa.

Sobresueldos y despacho en Génova. Después de la revelación sobre los millones en Suiza, el diario El Mundo publica que la cúpula del PP cobró durante años complementos de sueldo en efectivo y en sobres que se repartían de una contabilidad B del partido. Ese mismo día, EL PAÍS publica que Luis Bárcenas dispone aún de un despacho en Génova al que acude habitualmente y en el que guarda documentos. El caso Bárcenas ha provocado desde entonces un vendaval interno en el PP que ha obligado a sus dirigentes a asegurar, tras muchos vaivenes, que se revisarán todas las cuentas presentes y pasadas del partido.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Periodista de investigación de EL PAÍS

Últimas noticias

Ver todo el día

La Zona Franca de Cádiz prevé 500 empleos con la compra de Altadis

Tres empresas están interesadas en instalarse en los terrenos de la tabaquera

Corrupción institucional

Se da por bueno que lo que no se puede hacer en términos jurídicos, se puede conseguir políticamente por vías soterradas

La carta que plasma el hartazgo de los magistrados

Un magistrado se quejó en el último pleno de las presiones del Ejecutivo

El portal de transparencia recibe menos de 48 preguntas al día

El farragoso sistema desanima al ciudadano en la primera semana de la ley

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana