'CASO GÜRTEL'|LAS CUENTAS DE BÁRCENAS EN SUIZA

El abogado de Bárcenas: “Las empresas de mi cliente se acogieron a la amnistía”

El letrado del extesorero y ex senador del PP afirma que se acogió a la amnistía fiscal a través de sociedades

La Agencia Tributaria desmiente al abogado y descarta que lo hiciera como persona física

 VÍDEO: ATLAS / FOTO: PABLO X. DE SANDOVAL

Luis Bárcenas, extesorero del PP, regularizó el año pasado 10 millones de euros que tenía en cuentas en Suiza ante la Agencia Tributaria, según su abogado, Alfonso Trallero. El letrado manifestó a este diario que Bárcenas legalizó en 2012 el dinero opaco registrado a nombre de varias sociedades cuyo titular era el exsenador popular. El abogado precisó que, según sus datos, blanqueó el dinero aprovechando la reciente amnistía fiscal que aprobó el Gobierno, algo que negó Hacienda.

Ese indulto fiscal, en vigor entre el 31 de marzo y el 30 de noviembre de 2012, permitía a los contribuyentes legalizar los bienes ocultos al fisco pagando solo un 10%, una cantidad muy inferior a los impuestos que tendrían que haber pagado.

Trallero descartó que el dinero que Bárcenas tenía en Suiza procediera de comisiones de la red Gürtel. Detalló que las grandes sumas de dinero que figuran en las cuentas de los bancos suizos no eran únicamente del extesorero del PP, sino que procedían de inversiones que compartía con varios amigos y empresarios sudamericanos. “No son del Partido Popular”, remachó.

Las declaraciones en la mañana de este jueves del abogado de Bárcenas reconociendo que su cliente había regularizado con el fisco 10 millones de euros de una cuenta de Suiza generaron otra conmoción y un gran revuelo. El Ministerio de Hacienda se apresuró a emitir un comunicado desmintiendo que el exsenador del PP se hubiera beneficiado de la amnistía fiscal: “Luis Bárcenas no se ha acogido a la declaración tributaria especial [con el que Hacienda denomina al indulto fiscal], desmintiendo así las declaraciones de su abogado”. Pero su letrado fue rotundo: “Hacienda no miente, pero yo tampoco. Bárcenas como persona física no se ha acogido a ninguna regularización, pero sus empresas sí. Y él como dueño de ellas las ha regularizado. Es verdad que Hacienda puede decir que no sabía que él estaba detrás”.

El comunicado del ministerio que dirige Cristóbal Montoro descarta que Bárcenas como persona física se acogiera a la amnistía, lo que no implica que el exsenador popular pudiera haber realizado una regularización voluntaria ordinaria prevista en el artículo 27 de la Ley General Tributaria. Si hubiera aflorado sus cuentas mediante este mecanismo tendría que haber pagado un recargo del 20% más el impuesto correspondiente y hubiera quedado limpio sin que Hacienda lo pudiera denunciar por delito fiscal. El Código Penal contempla la excusa absolutoria por la cual se entiende que si un contribuyente paga una deuda tributaria sin que lo haya reclamado la Agencia Tributaria no cabe delito.

Pero la declaración del abogado apunta a que Bárcenas se benefició de la amnistía fiscal para legalizar el dinero en Suiza, pero lo hizo a través de sus empresas: la sociedad pañameña Sinequanom y Tesedul, titulares de las cuentas que el imputado tenía en el país helvético. La amnistía permitía legalizar los bienes y rentas de las sociedades en el extranjero. La única limitación para acogerse a la amnistía fiscal que establecía Hacienda en la orden que la regula era que la persona física o jurídica que se beneficie de ella no sea objeto de comprobación o inspección por parte de la Agencia Tributaria. Hacienda no confirma si comprobaba o investigaba la situación fiscal de Bárcenas tras conocer que estaba imputado por el caso Gürtel.

El letrado, no obstante, no pudo precisar cuándo se había realizado la regularización, ni la cantidad pagada a Hacienda para legalizar el dinero. Pero sí enfatizó que el origen de estas sumas, que el juez que investiga el caso Gürtel en la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, llega a elevar hasta 22 millones, no procede del entramado que dirigía Francisco Correa. Matizó que las cuentas y las inversiones de Bárcenas en el extranjero datan desde fines de los años ochenta. En concreto, según documentación en poder de este diario, Bárcenas abrió cuentas en Suiza en julio de 1994, 12 años antes de que fuera nombrado tesorero del PP por Rajoy, a través del Dresdner Bank. Y ocho años antes de los indicios de corrupción que se acumulan en el caso Gürtel. Según la acusación que pesa sobre él, Francisco Correa le entregó importantes cantidades de dinero en 2002, 2003 y 2007. Bárcenas siempre lo ha negado.

Tanto las declaraciones del abogado como la información en poder del juez Ruz prueban que Bárcenas viajó a Suiza para mover sus fondos. El imputado mantuvo en reiteradas ocasiones que solo había viajado a Suiza porque era aficionado a la montaña y a esquiar. Ahora se ha conocido que también se desplazó a Zúrich y a Ginebra para operar con sus cuentas opacas.

Según la documentación en poder del juez, Bárcenas inició sus operaciones en Suiza con una cuenta en el Dresdner Bank de Zúrich, pero trasladó todos sus fondos a otra cuenta del mismo banco en Ginebra durante su visita a dicha ciudad el 29 de enero de 2001. En la documentación bancaria se lee cuál es el origen declarado de tales fondos depositados en Suiza: “Negocios y actividades profesionales. Posee varias varias compañías en España”. Sin embargo, en España no constaba que poseyera firma alguna. En esa época esta cuenta [numerada bajo el registro, la 8.005.540] tenía fondos por 14 millones de euros. De esta cuenta, según el reciente auto del juez Ruz, Bárcenas traspasó sus fondos a otra cuenta en dicho banco, la 8.401.489, a nombre de la fundación panameña Sinequanon. El saldo de dichos fondos fue el siguiente: unos 15 millones de euros en 2005; unos 20 millones en 2006; más de 22 millones en 2007; 13,6 millones en 2008 y 11,8 millones en 2009.

En 2009, Bárcenas trasladó todos los fondos a una cuenta a nombre de la sociedad Tesedul, en el banco suizo Lombard, donde también tenía una cuenta la fundación Sinequanon. Por tanto, la regularización de la que habla el abogado de Bárcenas pudo haberse realizado a través de estas empresas sin llegar a identificarlas ante la Agencia Tributaria. Fuentes internas de Hacienda apuntan que esta es la posibilidad más plausible.

Los datos bancarios de Bárcenas en Suiza proceden de una comisión rogatoria que ha recibido el juez Ruz. El magistrado espera obtener más información de otras 17 comisiones rogatorias enviadas a otros países europeos, americanos y asiáticos solicitando información económica de Bárcenas.

El Gobierno aprobó a finales del año pasado una ley de lucha contra el fraude fiscal, que obliga a informar sobre los bienes en el extranjero. La nueva normativa da de margen hasta el 1 de abril de 2013 para que todos los contribuyentes con cuentas o propiedades en el extranjero valoradas en más de 50.000 euros lo comuniquen a Hacienda. Transcurrido este plazo si el juez de la Audiencia o la propia Agencia Tributaria descubre nuevos bienes de Bárcenas en otros países podría ser procesado, además, por delito fiscal. Esta infracción conlleva una sanción mínima de 15.000 euros más otros 5.000 euros por cada dato oculto. Además, se aplicará el nuevo principio de “imprescriptibilidad”. Es decir, el defraudador tendrá que pagar el impuesto más intereses de demora y otra sanción del 150% del capital de todos los bienes hallados, independientemente de que sean de ejercicios prescritos.

Más información