Política

Rajoy lanza gestos con el AVE pero Mas recuerda los agravios a Cataluña

El presidente pide que el tren sirva para “unir territorios”

El líder de CiU se queja de que Cataluña es la comunidad con menos obra pública

Era un acto de enorme contenido político y simbólico, y tanto Mariano Rajoy como Artur Mas lo han aprovechado. Aunque cada uno para posiciones opuestas. Mientras el presidente del Gobierno ha utilizado la inauguración del AVE a Girona y Figueres, que abre la puerta a la conexión con Francia, para tratar de lanzar un mensaje de acercamiento a los nacionalistas catalanes –“El AVE es una vía de entendimiento, y solo estas vías nos hacen capaces de llegar más lejos, Cataluña debe seguir siendo polo y pilastra de España, como dejó dicho Jaume Vicens Vives”- Mas contestó con un mensaje muy duro en el que, entre líneas, seguía insistiendo en la idea de la independencia: “En este momento de debates de muchas características entre Cataluña y el resto del Estado, esta conexión con Europa muestra la aspiración europea de Cataluña. La unidad de mercado no la hemos de buscar en los Estados tradicionales sino nosotros a escala europea”.

Esta idea de los “Estados tradicionales” es muy clara. Pero por si fuera poca muestra del distanciamiento, y pese a ser un acto en teoría casi protocolario, Mas fue muy duro: “Cuando determinados medios presentan casi como un privilegio para Cataluña esta infraestructura, como una Cataluña muy bien tratada, quiero recordar que este el territorio con menos dotaciones de infraestructuras públicas. Es el que más contribuye y el que tiene menos inversión pública, que compensamos con privada”. En esta línea se expresó más duramente el alcalde de Girona, el convergente Carles Puigdemont, quien denunció las "heridas demoledoras" que han dejado los cuatro años de obras. "La alegría de hoy no es completa. La espera ha durado demasiado", señaló Puigdemont.

Mas dijo que la llegada del AVE a Figueres, que recordó llega 20 años después del primer AVE a Sevilla, es un “acto de justicia con Cataluña”. Y entre los dos, Don Felipe, Príncipe de Girona, que pronunció la mitad del discurso en catalán, también intentó tender puentes e insistió en la idea que más interesa al Gobierno: la de que este tipo de infraestructuras, pagadas por el Estado, son “un paso más de vertebración de España”.

Durante todo el trayecto –los tres iban sentados frente a frente en el tren con la ministra de Fomento, Ana Pastor- y el acto en Girona, todos mantuvieron ante las cámaras una imagen de normalidad. Rajoy y Mas charlaron amablemente en varias ocasiones delante de la prensa. Sin embargo, en los discursos quedó muy claro que ese acercamiento que Moncloa parece buscar está muy lejos o al menos esa imagen no le interesa a Mas en este momento.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Rousseff y Levy, forzados a entenderse

Las suspicacias entre la presidenta brasileña y el ministro de Economía fisuran más a un Gobierno en crisis

Cuba y EE UU intentan trazar una agenda de derechos humanos

Ambos países fijar en un encuentro la metodología de un diálogo sobre un tema en el que tienen “profundas diferencias”

Casi 10.000 personas visitan los jardines de Muñoz Ramonet

El exterior de la casa del la calle Muntaner se ha podido visitar los fines de semana de los últimos tres meses

EL PAÍS RECOMIENDA

Días negros en la Francia de Vichy

Álex Vicente París

Una exposición reexamina en París los tiempos de la colaboración con Hitler

Demostrado: el espejo no miente

Un algoritmo puede calcular la edad de una persona con solo verle la cara

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana