Política

Hugo Chávez alivia el desplome de la venta de armas españolas

La exportación se reduce un 44% en el primer semestre del Gobierno de Rajoy, con Venezuela como primer cliente

Las exportaciones de armamento no entienden de ideologías ni afinidades políticas. El ministro de Defensa, Pedro Morenés, calificó el pasado 18 de julio en el Congreso al presidente venezolano, Hugo Chávez, de “gran amigo de España”. No es para menos. Durante el primer semestre de 2012, el primero con Gobierno del PP, Venezuela ha sido el primer cliente de la industria militar española, con 164,03 millones de euros, un 26,48% del total, según el informe remitido al Congreso por la Secretaría de Estado de Comercio. Ya lo fue en 2011 gracias a la venta de ocho patrulleros de Navantia, que negoció José Bono en su etapa de ministro de Defensa, lo que le valió duras críticas del PP.

El problema es que el séptimo de estos buques se entregó en abril pasado y el octavo se construirá en Venezuela con tecnología española, por lo que los astilleros de Puerto Real (Cádiz) se quedan sin trabajo. De hecho, las ventas a Chávez apenas han logrado paliar el fin de otros dos megacontratos con Noruega y Australia, por lo que las exportaciones de material de Defensa se desplomaron un 43,7% entre enero y junio de este año, pasando de 1.099,8 millones en el mismo periodo de 2011 a solo 619,4.

Los países de la OTAN y de la UE acapararon el 56,86% de las exportaciones de material de Defensa, gracias a los programas multinacionales (caza Eurofighter, avión de transporte A400M o helicóptero Tigre) y al suministro de combustible de uso militar a EE UU, Grecia o Turquía. Al margen de estos países y de Venezuela, destacan las ventas a Ghana (un avión de transporte de tropas y mercancías, 26,87 millones), México (un avión de vigilancia marítima y repuestos, 22,75) y Chile (munición, bombas, componentes electrónicos para submarinos, 11,1).

Revólveres y fusiles para el mercado estadounidense

Con 270 millones de armas de fuego en manos de civiles —casi una por cada habitante—, el mercado estadounidense es el más atractivo del mundo para fabricantes de revólveres, fusiles, pistolas o ametralladoras. Casi el 95% de las armas de menos de 20 milímetros de calibre que exportó España en el primer semestre de este año tuvieron como destino EE UU. Es decir, 8,019 millones de euros de un total de 8,534. El segundo cliente, Alemania, compró solo 143.820 euros.

EE UU también es el mayor comprador de las armas españolas de caza y tiro deportivo, aunque en este caso su hegemonía no es tan aplastante: los 5,3 millones de euros destinados al mercado estadounidense en escopetas y perdigones suponen la cuarta parte del total. Si la Administración Obama saca adelante su plan de control de las armas de fuego, tras la matanza del pasado 14 de diciembre en una escuela infantil, algunas empresas españolas pueden pasarlo mal.

El Gobierno denegó el envío de sendas partidas de escopetas de caza a Canadá y Guinea Ecuatorial; así como la venta de cartuchos a Kosovo, país cuya independencia no reconoce España, por diversas irregularidades que despertaron sospechas. En cambio, autorizó una pequeña exportación de bolas de plomo y perdigones a Malí por 11.073 euros.

También hubo dos denegaciones de productos de doble uso (civil y militar) a India (un código de validación) y Togo (una partida de sustancias químicas); y se revocó el permiso para vender maquinaria herramienta a China, por riesgo de desvío a la producción de misiles. Pese a ello, las ventas de material de doble uso aumentaron un 300%, pasando de 36,9 millones a 147,9 millones. Las exportaciones a Irán, que se hundieron en 2011 por las sanciones internacionales, se recuperaron ligeramente entre enero y junio, hasta los 15,4 millones.

El Gobierno negó el permiso para exportar temporalmente a Libia un avión de transporte para una exhibición, debido al embargo decretado por la UE; y dos operaciones con Bahréin de gafas de visión nocturna y sistemas de observación y tiro para torretas móviles, por la situación interna y el riesgo de desvío. La represión de la revuelta chií en el pequeño reino del Golfo no impidió, en cambio, venderle bombas, torpedos, cohetes o misiles por 7,7 millones. Los países árabes están entre los mejores clientes de armas españolas, destacando Arabia Saudí (3,7 millones), Egipto (2,9) o Emiratos (2,3). A Israel solo se vendieron 265.202 euros.

Venezuela no solo fue el mayor comprador de armas españolas, sino también el segundo de material antidisturbios. El régimen de Chávez compró cartuchos propulsores, aerosoles y despieces para artificios pirotécnicos por 399.717 euros. Las ventas de este tipo de material sumaron 1,7 millones, con un aumento superior al 600%. El mejor cliente de este tipo de material fue Perú (900.662 euros) y el tercero, Túnez (387,725).

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana