Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienzo polémico de Twitter en el Congreso

La felicitación religiosa del presidente de la Cámara Baja levanta controversia

Felicitación de Jesús Posada en la cuenta de Twitter del Congreso.

Pasadas las once de la mañana, el Congreso de los Diputados inauguraba su cuenta deTwitter. De momento, que nadie se llame a engaño. Se trata de ofrecer información “institucional” de la actividad de la Cámara Baja, pero en absoluto dará cuenta de conflictos o rencillas políticas. Para dar la bienvenida, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha felicitado la Navidad en castellano, euskera, catalán y gallego. El motivo navideño es una imagen clásica de una Virgen, es decir, una felicitación absolutamente religiosa y confesional, contra la que ya se han producido críticas en la propia red social. La imagen elegida por el presidente del Congreso ha sido El Libro de Horas al Uso de Roma, escogido de la amplísima y rica biblioteca del Congreso, y ha levantado cierta polvareda entre ciudadanos anónimos y en algunos diputados y portavoces.

“En ningún caso he querido herir la sensibilidad de nadie”, se vio obligado a aclarar el presidente del Congreso, Jesús Posada, después de apreciar la facilidad con la que se puede provocar un incendio en la red social recién inaugurada por el Congreso. “En ningún caso he querido ofender a los no creyentes, sino solo felicitar a los ciudadanos con una imagen clásica de Navidad”, señaló después de constatar que “en democracia es habitual que a no todos les guste lo mismo”. El titular del Congreso resaltó que ha tenido especial cuidado en felicitar “en todas las lenguas oficiales”.

En el terreno de quitar hierro a las críticas se situó el portavoz del Grupo Popular, Alfonso Alonso, que apeló a la “costumbre española”, de felicitar las Navidades con una imagen tradicional, “muy extendida en España sin que haya que buscar otras lecturas”.

Pero otros portavoces sí las han buscado. Así lo ha hecho el portavoz de ICV, Joan Coscubiela, que alertó sobre la tendencia en España de extender las convicciones personales a las instituciones, en referencia implícita al presidente del Congreso. Lo mismo hizo su compañero de grupo parlamentario, José Luis Centella (IU), a quien no le parece un buen comienzo de Twitter empezar con esa imagen peligrosa.

Prudencia fue la que se observó en la portavoz parlamentaria socialista, Soraya Rodríguez, que prefirió quedarse con el comienzo de Twitter sin entrar en la felicitación navideña. Sí lo hizo el portavoz de Transportes e Infraestructuras y responsable de Estudios de la ejecutiva federal del PSOE, Rafael Simancas. “El ciudadano Posada puede felicitar la Navidad como estime pero el presidente del Congreso debe respetar la aconfesionalidad del Estado”.

Del lado de quien no ve razones para la polémica se situó el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, cuyo partido forma parte de la familia política democristiana. “La imagen navideña forma parte de la cultura y la tradición española”, sentenció.

Mientras que los partidos mantenían un perfil discreto, tanto en la crítica como en la defensa, ciudadanos anónimos expresaban su opinión. Una usuaria escribía: "La felicitación de Navidad es para feligreses. Y, ¿para las personas que no lo somos?". Otro añadía: “ Ni para todos es feliz ni para muchos es Navidad". El Congreso, por su parte, ha contestado: "Son muchísimas las menciones de todo tipo recibidas. Las agradecemos todas con este mensaje". En el fondo, la gravedad de la crisis económica influyó en los mensajes de quienes no ven motivos para que el Congreso felicite la Navidad.