Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Santiago Cervera dice ser víctima de una encerrona: “Me pudo la curiosidad”

El diputado del PP fue detenido por su implicación en un chantaje al presidente de Caja Navarra

Afirma que recibió un correo anónimo que le ofrecía información sobre la entidad

Santiago Cervera, el diputado del PP detenido ayer por su presunta implicación en un chantaje económico al presidente de Caja Navarra, ha asegurado a EL PAÍS que ha sido víctima de una encerrona. Cervera explica que recibió un correo electrónico anónimo en el que alguien le decía que tenía información sobre Caja Navarra, y que si quería acceder a ella la encontraría en un sobre depositado en una muralla cercana al club Natación de Pamplona. Según su versión, contestó a ese email diciendo que no le parecía una forma correcta de recibir la información, pero el correo le fue devuelto por el servidor. Por eso decidió acudir a la cita: "Me pudo la curiosidad", reconoce.

Cervera asegura que va a pedir a un notario que revise su bandeja de correo electrónico y que dé fe de que recibió esa comunicación anónima. El diputado popular, en libertad tras su detención ayer, admite que lo está pasando mal. En su blog, el parlamentario añade: "Sin duda he cometido una imprudencia, y las consecuencias las pude constatar inmediatamente. El tema tiene vertientes políticas y judiciales. Lamento mucho el perjuicio que estoy causando a mi partido".

El presidente de Caja Navarra, José Antonio Asiáin, denunció que un anónimo le había exigido el pago de 25.000 euros a cambio de no revelar información comprometida sobre su labor en su despacho de abogados. La Guardia Civil montó un dispositivo en el lugar en que el anónimo había solicitado que se depositara el dinero y dispusieron un sobre como señuelo.

En ese mismo lugar se presentó el domingo por la mañana Santiago Cervera, que fue detenido por la Guardia Civil. Cervera fue puesto en libertad con cargos tras prestar declaración ante los agentes y alegar que había sido víctima de una trampa, también a través de un anónimo, informa Mónica Ceberio.

El presidente de Caja Navarra, que fue consejero socialista del Gobierno navarro, trabajó como abogado externo para la caja entre 2002 y 2004, hasta que fue nombrado miembro del consejo de administración de la entidad, tal como relata Diario de Navarra. Tras su nombramiento, traspasó su cartera de asuntos a su hijo, Diego Asiáin, a quien el anónimo también implicaba y “amenazaba” por las cantidades facturadas a la caja. El anónimo advertía que, de no hacerse la entrega de los 25.000 euros, haría pública la información “comprometedora”.