Política

Fallece la quinta víctima en la fiesta celebrada en el Madrid Arena

María Teresa Alonso, de 20 años, resultó aplastada en la avalancha de la fiesta de Halloween

Llevaba casi un mes en estado de extrema gravedad en la UCI, en coma y con un respirador

Foto de perfil de Twitter de Teresa Alonso.

María Teresa Alonso Vinatea, de 20 años, que resultó herida la madrugada del 1 de noviembre en la fiesta celebrada en el recinto Madrid Arena, ha fallecido hoy en la Fundación Jiménez Díaz, han informado fuentes hospitalarias. La muerte, que eleva a cinco las víctimas mortales del siniestro, se ha producido a la una y media de la tarde a causa de las "lesiones cerebrales severas" por aplastamiento que sufrió durante la avalancha en la que se vieron involucrados centenares de asistentes al macroevento, organizado por una empresa privada en un pabellón municipal.

La joven vivía en el distrito de Chamartín de la capital, en las inmediaciones de la parada de metro Bambú. Era estudiante de Química en la Universidad Autónoma. Según el testimonio del portero de su finca, Reyes Fernández, los vecinos "están consternados y no paran" de preguntarle "cómo está la familia". La madre se llama Pilar Vinatea y trabaja en la Biblioteca Nacional. Vinatea es presidenta de la comunidad de vecinos y esta misma tarde había junta de la comunidad. Su padre, Fernando Alonso, es profesor de instituto. Tienen otra hija, Matilde, de 12 años. Los padres, que están destrozados, han "acudido dos veces al día a ver a su hija al hospital". En la esquina de su calle, continúa colgado el cartel en el que se anunciaba la fiesta.

A la Jiménez Díaz se han acercado familiares y amigos nada más conocer la noticia. Allí, un grupo de amigas de María Teresa, a la que conocían "desde la guardería", lloran la pérdida. Cuentan que la fallecida había estudiado en el colegio católico La Salle Maravillas, donde sacó muy buenas notas. "Era una chica muy buena, con miles de amigas y muy simpática", señalan las allegadas, entre lágrimas.

Amigas de la quinta víctima de Madrid Arena, María Teresa Alonso Vinateros, lloran su fallecimiento en la Fundación Jiménez Díaz. / ÁLVARO GARCÍA

Una de ellas, que prefiere no dar su nombre, explica que la misma noche de Halloween habló con ella y le dijo que estaba "muy contenta e ilusionada" con la fiesta. "No era muy de ir a ese tipo de macrofiestas, solo había ido a una antes y le había divertido mucho, por lo que decidió repetir", ha añadido. A la Thriller Music Park fue con otro grupo de amigas, porque esta joven y las otras que se encontraban en el hospital no suelen salir por la noche. "Sé de alguien que está igual que yo, contando las horas que faltan para esta noche", es el último mensaje que figura en el timeline de su cuenta de Twitter en la noche de la tragedia, enviado por una amiga. Entre las últimas fotos que subió está la entrada a la fiesta.

El cuerpo de María Teresa ha sido trasladado a las 18.15 al Instituto Anatómico Forense, donde se le realizará la autopsia. Fuentes próximas a la familia apuntan que será enterrada en Bustarviejo, municipio de la zona norte de la Comunidad de Madrid del que es oriunda su familia, tras ser velada en el tanatorio de Alcobendas. Desde el día de la tragedia, la joven se encontraba ingresada en la UVI de la Jiménez Díaz en estado estable dentro de la máxima gravedad, en coma y conectada a un respirador. Se temía que, de haber sobrevivido, sufriera importantes secuelas.

La comisión, aplazada

La comisión de investigación del caso Madrid Arena se ha cancelado esta tarde por el luto tras la muerte de la quinta víctima de la tragedia. Sus trabajos se reanudarán el lunes, cuando comparecerán, entre otros, la concejal de Seguridad, Fátima Núñez; el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva; el delegado de Medio Ambiente, Seguridad y Movilidad, Antonio de Guindos; y el concejal Pedro Calvo, que dimitió hace dos semanas tras ser imputado por el juez que investiga la tragedia.

Sufrió un aplastamiento torácico y anoxia (falta de oxígeno en el cerebro), lo que le había dejado el cerebro inflamado y el pecho torsionado, en la misma avalancha en la que murieron las otras cuatro jóvenes. Tres de ellas, de 18 años y amigas entre sí, fallecieron la misma noche del evento: Katia Esteban Casielles, Rocío Oña Pineda, y Cristina Arce de la Fuente. Las tres fueron incineradas en los cementerios de la Almudena, en Madrid, y en el de La Paz, en Alcobendas.

Días después, murió Belén Langdon del Real, de 17 años, que resultó herida de carácter crítico. Estaba ingresada unidad de cuidados intensivos del hospital Doce de Octubre de la capital. Sus padres, que se encontraban de viaje en Brasil en el momento del suceso y regresaron de manera anticipada, donaron los órganos de la chica. Centenares de personas asistieron a la misa funeral por Belén, que fue oficiada por el obispo de Alcalá de Henares, Juan Antonio Reig Plà, y un hermano de la fallecida, Borja Langdon, en la catedral de los Santos Niños del municipio madrileño. Las autopsias de las cuatro jóvenes confirmaron que murieron por aplastamiento.

Tras conocer la noticia, la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha emitido un comunicado de condolencia a la familia, en el que asegura que tomará "todas las medidas" que estén en su mano para que no se repita lo sucedido. En la investigación judicial, policial y municipal, se están poniendo de manifiesto graves fallos de previsión y coordinación en la gestión de la macrofiesta. Poco antes de la muerte de María Teresa, el responsable municipal de Emergencias ha asegurado que no fue avisado a tiempo por el Ayuntamientopara organizar un dispositivo preventivo. Ayer, el recuento judicial de las entradas vendidas para la fiesta reveló que fueron 16.791, con lo que el aforo se superó en un 58%. A este cálculo habría que sumar las miles de personas que supuestmanete se colaron.

Botella considera que el mejor homenaje que se puede hacer a las víctimas es "que se sepa la verdad". "No puedo imaginar algo peor que perder a un hijo. Les aseguro que los comportamientos que hayan influido en esta tragedia no van a quedar impunes", subraya la alcaldesa. El Ayuntamiento ha decretado para mañana un día de luto oficial, como ya hizo con las demás víctimas.

Los tres partidos con representación en la comisión de investigación, PP, PSOE y UPyD, han mostrado sus condolencias. El portavoz del PSM, Jaime Lissavetzky, ha remitido las condolencias de su grupo a la familia de la quinta víctima de la avalancha, cuyo fallecimiento ha significado "un dolor colectivo que queremos compartir". El portavoz adjunto de UPyD, Jaime Berenguer, también ha mostrado el pésame a todas las familias, y "en especial a la niña que ha fallecido hoy".

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
periodista El País Madrid

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana