Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
primer aniversario de las elecciones del 20-N

Rajoy no logra en su primer año controlar el paro, la inflación ni la prima

El presidente del Gobierno se aferra a que al menos ha evitado el segundo rescate

Hace un año, en plena campaña electoral, España vivió una de las peores crisis de deuda. Un agravamiento que se llevó por delante nada menos que a Silvio Berlusconi, que dimitió por la presión de los mercados cuando España se preparaba para votar. Los españoles le dieron al PP una aplastante mayoría absoluta en pleno terror a la prima de riesgo, que entonces estaba muy por debajo de la italiana y ahora la supera en 100 puntos. Y Mariano Rajoy hizo campaña con la idea de que él resolvería el problema. “Os garantizo que salimos de esta. Os pido una victoria amplia, porque ese sería el mejor mensaje que España puede dar a Europa, a los mercados y a los de la prima de riesgo”, dijo en el cierre de campaña en Madrid, ante miles de entusiastas que ya sabían que el triunfo era inminente.

Hoy se cumple un año de esa victoria, la más aplastante que tuvo nunca el PP, por encima incluso de la de su mentor, José María Aznar, en 2000. Rajoy es consciente de que los datos que puede ofrecer a los españoles no son buenos. Pero pide paciencia. El PIB ha caído, la Bolsa ha sido una de las peores del mundo este año, la prima de riesgo llegó a 637 en verano y ahora está en 454, peor incluso que el último día de campaña de 2011, y eso que entonces se hablaba de hundimiento total. Y el paro, el que protagonizó su campaña, ha aumentado en un año en casi 800.000 personas, según la EPA. Hasta la inflación está peor.

Rajoy ofrecía ayer una rueda de prensa con Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, que con elegancia diplomática en las formas afeó en el fondo las políticas de recortes europeas, de las que España es uno de los principales exponentes. Recordó que políticas similares en los 80, promovidas por el FMI, hundieron a toda Latinoamérica durante 20 años. Y Rajoy, a su lado, defendió que si no se hubieran hecho los recortes y subidas de impuestos España estaría aún peor. “Usted me pregunta por qué después de las medidas no hay crecimiento ni creación de empleo. Yo le podría devolver la pregunta: ¿Qué hubiera pasado si no hubiéramos tomado estas medidas?”, dijo Rajoy.

El Gobierno lanza la idea de que, si no fuera por todas las medidas que se han tomado, en especial los recortes, las subidas de impuestos y las ayudas a los bancos, que son contradictorias con lo que Rajoy prometió durante la campaña, España estaría mucho peor. No solo habríamos tenido un rescate financiero, el mismo que Rajoy negó hasta el último minuto. Tendríamos además un rescate total, con medidas impuestas por la UE aún más duras.

El presidente, aunque ayer no citó esa idea del rescate, se aferra al hecho de que, aunque ha incumplido muchas de sus promesas con el IRPF, con el IVA, con el banco malo, con los recortes en sanidad y educación o con el nuevo copago farmacéutico, al menos mantiene la defensa de las pensiones, que también prometió, y ha logrado llegar hasta aquí sin tener que pedir un segundo rescate.

En su entorno insisten en que ese punto, clave para la trayectoria política de Rajoy, sigue alejado porque el BCE no garantiza que ese nuevo rescate bajaría la prima de riesgo a 200 puntos, como quiere Rajoy. Sus ministros creen que llegará a fin de año sin pedirlo, aunque nadie está en condiciones de garantizarlo. Y será definitivo para el balance clave, que se producirá a final de año, cuando se cumpla el aniversario de su toma de posesión.

Rajoy intenta buscar la comprensión de los españoles, les pide paciencia y confianza en que en algún momento las medidas darán su fruto. Es más, ayer llegó a decir al lado de Rousseff que “lo peor ya ha pasado”. “Es verdad que las medidas que tomamos hacen daño a la gente, son difíciles de explicar, y de comprender, soy consciente de eso. Pero son absolutamente imprescindibles, para generar crecimiento y generar riqueza y bienestar. Si no, no las tomaríamos”, argumentó.

El presidente, pese a que planteó una visión mucho más amable antes de llegar al Gobierno, señala ahora que nada le ha pillado por sorpresa: “Ya sabíamos que este año iba a ser malo. Y lo dijimos. Al Gobierno no le ha cogido esto de sorpresa, sabemos que 2013 será mejor que 2012 y que en 2014 volveremos a crecer. Estamos poniendo las bases para el futuro con reformas de mucho calado que en un primer momento no producen crecimiento, pero sí en el futuro. Por ejemplo, la reestructuración bancaria. Acabamos de aprobar el llamado banco malo. Eso traerá buenos resultados”.

El banco malo es un claro ejemplo del giro que ha dado Rajoy sin muchos problemas. No solo antes de llegar a La Moncloa, también mucho después, hasta marzo, Rajoy prometía que no habría banco malo en España ni ayuda a los bancos. Después llegó la nacionalización de Bankia. Y después, el rescate financiero. Las condiciones que marca Europa le exigen a aprobar ese banco malo, y ahora hace de la necesidad virtud y asegura que será muy positivo para recuperar el crédito.

El presidente está empeñado en dar mensajes optimistas aun sin hablar de brotes verdes, algo que el PP considera un grave error del anterior Gobierno. Mañana visitará la fábrica de Renault en Palencia, donde podrá ofrecer buenas noticias: un pacto para fabricar allí nuevos modelos, que permitirá la contratación de 1.300 personas. Ayer también insistió en esa línea: “Algunos datos son buenos. Que España tenga una balanza positiva con la zona euro no había ocurrido nunca, por ejemplo, y siempre que España se ha abierto al exterior le ha ido bien”. “Estamos en una situación difícil, pero es transitoria, estamos dando pasos en la buena dirección, aunque todavía queden momentos muy difíciles”, remató el presidente.

A un año de la victoria: datos comparados

Paro

- 20-N de 2011: 4.978.000. La última encuesta de población activa con el PSOE en el Gobierno situó el paro en el 21,52%. 2012: 5.778.000. La EPA que más daño ha hecho a la imagen del PP elevó el paro al 25,02%, máximo histórico..

Crecimiento (PIB)

- 20-N de 2011:  0,0%. Es la cifra anual, en el tercer trimestre de 2011 ya caía la economía al -0,5%. 2012: -1,6%. La recesión sigue, aunque la caída del tercer trimestre se suaviza al -0,3%..

Prima de riesgo

- 20-N de 2011: 441. Se votó en el peor momento. 2012: 454. Llegó a 637 en julio de 2012.

Inflación

- 20-N de 2011: 2.9%. 2012: 3,5%.

Bolsa

- 20-N de 2011: 8.310 puntos. El dato está tomado en uno de los peores momentos. 2012: 7.763 puntos. Ha sido una de las peores bolsas del mundo este año.

Más información