Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP impone un trámite de urgencia para el copago judicial de Gallardón

La norma ha sido rechazada por todos los grupos parlamentarios, salvo el popular, y por todos los sectores judiciales, incluido el CGPJ

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. EFE

El PP ha impuesto un trámite de urgencia en el Congreso de los Diputados para la ley que establece el llamado copago judicial, impulsada por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón.

La norma ha sido rechazada por todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, y por todos los sectores judiciales, incluido el Consejo General del Poder Judicial, por entender que puede vulnerar el derecho a la tutela judicial efectiva, recogido en el artículo 24 de la Constitución. El texto eleva las cuantías de las tasas que se deben pagar para presentar recursos y, además, las extiende a todas las legislaciones, salvo la penal. A partir de ahora, se impone el pago de tasas, que pueden llegar a 800 euros, para pleitos laborales o contencioso-administrativos, que estaban exentos.

El Gobierno quiere que la ley esté en vigor el 21 de noviembre, como fecha tope. Para eso, ayer se reunió la ponencia, a puerta cerrada, y la próxima semana se aprobará en la Comisión de Justicia. La mayoría absoluta del PP permite que no tenga que pasar de nuevo por el pleno, donde Gallardón ya escuchó el lunes una catarata de críticas de los demás grupos parlamentarios, durante el debate de totalidad.

Se impone el pago de tasas, que pueden llegar a 800 euros, para pleitos que estaban exentos.

En el Senado, el PP quiere mantener esa tramitación urgente para aprobar la ley el 14 de noviembre. Ese día, por cierto, es el de la huelga general convocada por los sindicatos.

En la reunión de la ponencia de ayer, el PP reafirmó su idea de no moverse del proyecto ley aprobado por el Gobierno, pese al rechazo general. A lo más que llega es a admitir estudiar supuestos muy limitados de exclusión del pago de tasas en recursos laborales. Fuentes de Justicia aseguran que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se mantiene inflexible e impide modificaciones que supongan reducciones de recaudación.

La versión del Gobierno es que el nuevo sistema de tasas servirá para financiar la justicia gratuita, lo que completará con un nuevo proyecto de ley que prepara para asistencia de personas sin recursos.

La Unión Progresista de Secretarios Judiciales (UPSJ) y el Sindicato de Secretarios Judiciales (SISEJ) pidieron ayer el cese del ministro de Justicia por el “importante grado de deterioro institucional de este servicio público y del derecho a obtener una tutela judicial efectiva con la imposición de tasas”.