Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
CASO VOLTOR (Seguirá Ampliación)

Cuatro años de cárcel por malversación para el exconsejero balear Miquel Nadal

El extitular de Turismo y expresidente de Unió Mallorquina regaló 13.000 euros a un exconcejal

Nueva condena de cárcel a un exlíder de Unió Mallorquina por corrupción

Ampliar foto
Miquel Nadal, en lo juzgados. EFE

Suma y sigue. Los tribunales demuestran los casos de corrupción que protagonizaron miembros de la cúpula de Unió Mallorquina (UM), por uso partidista de fondos públicos y dictan condenas que implican penas de cárcel para los reos. La Audiencia de Palma publicó este viernes una sentencia por nueva pieza penal del caso Voltor, un escándalo que afecta a exdirigentes y exaltos cargos UM, minoría que ayudó a formar Gobierno en Baleares al PP y al PSOE, alternativamente, durante casi tres décadas, de 1983 a 2010. UM se disolvió, horadada por la corrupción, hace dos años.

El ex presidente del grupo y exconsejero balear de Turismo, Miquel Nadal, ha sido condenado a cuatro años de prisión por malversación de fondos públicos y a ocho de inhabilitación por prevaricación. Nadal, a quien le esperan tres juicios más en los próximos meses, es responsable de pagar 13.000 euros del Gobierno a un compañero militante, a través de un contrato por un trabajo ficticio para pagarle su “fidelidad”.

La sala de la Audiencia de Palma que preside la magistrada Francisca Ramis asume las tesis del fiscal anticorrupción, Miguel Ángel Subirán. Nadal ordenó compensar al líder local de UM en Sóller, el concejal Tomás Plomer, que controlaba a 80 militantes y organizaba cenas de adhesión militante. Plomer, sin capacitación técnica, fue contratado para el diseño de contenidos de unas pantallas táctiles. Plomer asumió en el juicio que no hizo nada y que no tenía medios ni capacitación.

Miquel Nadal, que fue consejero del Gobierno socialista de Francesc Antich (2007-2011), sustituyó en la jefatura de UM a Maria Antonia Munar, que era presidenta del Parlamento. Ambos dimitieron en febrero de 2010 por el cúmulo de imputaciones. Nadal fue detenido por el caso voltor y desde julio de 2011 cuenta con una condena, recurrida al Tribunal Supremo, de dos años y siete meses de cárcel, por corrupción.

Munar fue penada a cinco años y medio de prisión en el anterior juicio, en el que Nadal y ella se cruzaron responsabilidades. Los jueces creyeron la versión de Nadal, que aseguró que ella le dio 300.000 euros en efectivo para comprar una televisión que luego fue favorecida por UM desde las instituciones que controlaba.

Con Miquel Nadal fueron condenados por malversación a un año y medio de cárcel Antoni Oliver y Luisa Tortella, que fueron altos cargos de Turismo; con un año, el receptor de la malversación, Tomás Plomer, y con diez meses el exdirector general de Turismo, Joan Sastre. Los cuatro confesaron su implicación y apuntaron a Nadal, que vio en ello un acto de despecho.

Otro exconsejero de Turismo, Francesc Buils, fue condenado a tres años de cárcel por un hecho semejante en otra causa anterior. En la cárcel de Palma, desde hace dos años cumple una pena de tres años el exsecretario general de UM y exdiputado, Tomeu Vicens, por otro contrato ficticio de 12.000 euros.

Más información