Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Baleares y Asturias apuran el fondo de rescate autonómico

Las nuevas peticiones dejan en 1.300 millones el mecanismo de liquidez

Palma de Mallorca / Oviedo
Ampliar foto
El presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, en una convención del PP en 2011.

El fondo de rescate autonómico puesto en marcha por el Gobierno y dotado con 18.000 millones de euros está a punto de agotarse. Las peticiones de ayuda anunciadas este viernes por el Ejecutivo de Baleares, presidido por José Ramón Bauzá (PP), y por el Principado de Asturias, gobernado por socialista Javier Fernández, dejan el mecanismo de liquidez en 1.300 millones, alrededor del 7% del monto inicial.

En todo caso, al menos por el momento, las ocho autonomías que han solicitado ayuda al Estado recibirán, según datos facilitados por los Gobiernos regionales, solo unos 12.800 millones, mientras que Hacienda insiste en que “solo atenderá” las solicitudes “adecuadas”.

Primero llegó el anuncio de Baleares. El vicepresidente económico, Josep Ignasi Aguiló, explicó al mediodía que su Ejecutivo pedirá al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) 355 millones. De esa cifra total, 189 millones se destinarán a vencimientos y el resto a financiación ordinaria de la comunidad. Horas más tarde, fue el Ejecutivo de Asturias el que anunció la solicitud de un rescate de 261,7 millones, aunque precisó que logró contratar con varias entidades financieras otros 162 millones necesarios para cuadrar los Presupuestos prorrogados y actualmente vigentes. Entre estos dos anuncios, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló tras el Consejo de Ministros que el Gobierno estudiará si reedita en los próximos años este fondo, en función de la evolución de los mercados y los sistemas de financiación.

El Ministerio de Hacienda, además, ha difundido en la noche del viernes un comunicado en el que abunda en que “las peticiones que están realizando las comunidades serán analizadas y solo se atenderán las que sean adecuadas a lo que establece el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA)”. El criterio del departamento que dirige Cristóbal Montoro “determina que la liquidez otorgada será la que necesitan para atender los vencimientos de la deuda”, mientras que “la cantidad sobrante se reparte entre todas las autonomías para financiar el importe del déficit autorizado para 2012”; es decir, el 1,5%. La Generalitat, por ejemplo, ya recibió 400 millones de euros del FLA para hacer frente a esa partida de gasto.

Baleares y Asturias se han convertido en la séptima y octava autonomía en acogerse al rescate, después de la Comunidad Valenciana, que solicitó 3.500 millones; Murcia (641), Cataluña (5.433), Andalucía (4.906), Castilla-La Mancha (848) y Canarias (756,8). Durante semanas, el Gobierno de Bauzá dilató la operación al asegurar que se ajustaba al plan estatal de recortes y de cumplimiento del déficit. Pero finalmente disfrazó la operación de “necesidad condicionada por que no se puede acudir a otro lugar”, en palabras del vicepresidente económico, José Ignacio Aguiló. Este, como otros gobernantes autonómicos, negó que se trate de un rescate. “Pueden llamarle como quieran pero no es un rescate”, insistió ante los periodistas Aguiló, que además reconoció que las condiciones del fondo de liquidez estatal son mejores que las del mercado financiero. Hace tan solo tres meses, a finales de julio, cuando otros Gabinetes autónomos empezaron a solicitar la ayuda, el propio Aguiló rechazó públicamente con un “no” taxativo esa posibilidad. El presidente regional, José Ramón Bauzá, efectuó entonces declaraciones de rotundo desmentido. “Hoy, ni se plantea”, sentenció.

Las comunidades tendrán un plazo máximo de diez años, a los que se añadirán dos de gracia, para devolver el dinero del fondo, según anunció el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta. Esto significa que las regiones que hayan pedido ayuda o vayan a hacerlo próximamente no tendrán que empezar a devolver el dinero hasta 2014. Con ello, el Ejecutivo espera que puedan hacer frente a sus compromisos de pago una vez se recupere la economía, algo que La Moncloa calcula que se producirá en 2014 para el conjunto del país, y mejoren los ingresos fiscales que nutren las arcas de las regiones.

El Fondo de Liquidez Autonómico, que ha comenzado a funcionar en septiembre, gestiona recursos que provienen del programa de financiación del Estado a través de deuda pública. El mecanismo de ayuda se dota mediante un crédito extraordinario por importe de 18.000 millones, de los que 6.000 saldrán del Organismo Loterías y Apuestas del Estado; 4.000 millones del Tesoro y los 8.000 restantes los aportarán las entidades financieras, aunque el mecanismo para conseguir estos últimos fondos aún no se ha precisado.