Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy: “Fuera de España y de Europa se está condenado a la nada”

El presidente del Gobierno pide al futuro Ejecutivo vasco que “deje los líos y cree empleo”

Rajoy y Basagoiti, en un acto en Bilbao.

El mismo día en que la izquierda abertzale exhibía su fuerza con miles de personas gritando a favor de la independencia en Barakaldo, a apenas 12 kilómetros de allí Mariano Rajoy lanzaba en Bilbao su tercera advertencia en menos de 15 días a las pretensiones soberanistas del nacionalismo, tanto vasco como catalán.

El PP organizó ayer su principal acto en esta campaña electoral en Euskadi y su jefe de filas y presidente del Gobierno sumó una nueva advertencia en el pulso que mantiene con los nacionalistas tras abrírsele en Cataluña su principal desafío político. Ante unas mil personas que abarrotaban el bilbaíno Teatro Campos, Rajoy dejó claro que el independentismo supone quedarse fuera de la UE.

Ya lo había apuntado cuando el pasado día 29 abrió en Vitoria sus tres presencias en la precampaña y la campaña vascas que ha convertido en otros tantos avisos al presidente catalán, Artur Mas, sin citarle en ningún momento. Y, de paso, al posible próximo ocupante de Ajuria Enea, Iñigo Urkullu, al que los estrategas electorales y dirigentes populares atribuyen las mismas intenciones que aquel.

“Fuera de España y Europa se está en ninguna parte y condenados a la nada”, enfatizó Rajoy. La Constitución, abundó, supone el enganche con la Unión Europea, y fuera de ella “no hay Europa posible”.

Y le vino como anillo al dedo el Nobel de la Paz a la Unión para recordar lo que ha supuesto Europa en los últimos 55 años, desde el Tratado de Roma, frente a la de los 55 anteriores. Es decir, la Europa de las dos guerras mundiales.

El presidente volvió sobre la que ha sido su idea preferente frente al pulso soberanista desde que la Diada abrió la crisis: el coste económico de la autodeterminación. Y reclamó al próximo Gobierno vasco que “se ocupe de lo importante, se deje de rupturas y de líos, y dedique todos sus esfuerzos a crear empleo y mejorar los servicios públicos”.

Insistió en que generar incertidumbre e inestabilidad es lo que menos conviene a España para salir de la crisis y crear empleo. Con todo, su discurso bajó un punto el diapasón sobre el más duro que trenzó apenas el pasado lunes en San Sebastián, en que consideró las pretensiones de los nacionalistas “un disparate de colosales proporciones” y que no va a tener posibilidad de salir adelante. Y ello al día siguiente de que el Rey aprovechase la celebración de la Fiesta Nacional para tratar con Rajoy de la tensión abierta en Cataluña y plantear a todas las partes una rebaja en el enfrentamiento.

<NO1>Solo tres horas después de que el presidente dejase Bilbao, EH Bildu reunía a más de 10.000 personas en el recinto ferial baracaldés en el que puede va aser uno de los mayores mítines de toda la campaña. Allí el protagonista no estuvo presente. A través de una grabación, Arnaldo Otegi, el carismático portavoz de la izquierda abertzale, preso en Logroño, se hizo acíapresente en la pugna electoral y campañaapostó por “vaciar las cárceles y ocupar las calles” en defensa de los derechos de los vascos.

La independencia y los presos de ETA, en un segundo plano durante toda la actualcampaña de la coalición abertzale, fueron coreados de forma constante por los asistentes. Con exhibición de castellers incluida en el acto, Otegi incidió en que crisis “sistémica” y Estado “débil” forman un escenario en el que es preciso “saber aprovechar” las oportunidades. Y detalló ejemplos: Quebec, Escocia, Cataluña. Y Laura Mintegi, la candidata de la coalición a lehendakari, remataba la idea reivindicando “un país libre en Europa”.

Iñigo TambiénUrkullu aprovechó su mitin de la tardepara reprochar a responderRajoy que se crea capacitado para “expulsar” a Euskadi de Europa.

Más información