Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos los siete piratas que intentaron atacar el atunero vasco ‘Izurdia’

El mismo buque ya evitó otro intento de abordaje en 2009

El ataque se produjo cerca del lugar donde se produjo el secuestro del 'Alakrana'

El buque atunero 'Izurdia'.
El buque atunero 'Izurdia'.

La fragata de la Armada holandesa ha detenido a los siete presuntos piratas que intentaron atacar ayer al atunero vasco Izurdia frente a las costas de Somalia, según ha informado el ministro de Defensa de Holanda. "Un equipo de abordaje ha trasladado a los siete sospechosos a borde de la Hr.Ms. Rotterdam donde permanecen detenidos", ha explicado el ministro holandés en un comunicado.

"La Hr.Ms. Rotterdam ha puesto fin esta mañana a las actividades de un grupo sospechoso de piratas", afirma el ministro en la nota, en la que no precisa si iban armados y tampoco da detalles del ataque al pesquero español.

El Izurdia repelió ayer un ataque de piratas en el océano Índico cuando navegaba por aguas internacionales a unas 330 millas de la capital de Somalia, Mogadiscio, y a unas 220 millas al nordeste del lugar donde se produjo el secuestro del Alakrana, en octubre del 2009. La embarcación, propiedad de la empresa Atunsa, logró evitar el asedio al que fue sometido por un grupo de hombres armados a bordo de pequeñas lanchas rápidas, según ha informado el diario Deia.

En el intento de abordaje, que se produjo alrededor de las cinco de la tarde hora española (dos horas más en el Índico) según El Correo, los guardas de seguridad a bordo del atunero realizaron disparos intimidatorios a los que respondieron los atacantes. El patrón de la embarcación abrió máquina para alejarse de la zona a toda velocidad. Finalmente, los agresores desistieron en su intento. 

El mismo buque, de 108 metros de eslora y construido en Murueta en 2004, repelió un ataque pirata en septiembre del 2009.

La Unión Europea incrementó su compromiso militar en la lucha contra la piratería en el Índico, en el área de influencia de Somalia, al aprobar el pasado mes de marzo el lanzamiento de operaciones de castigo desde el mar y desde el aire contra los medios logísticos de los piratas en tierra. La singularidad de la campaña estriba en que las intervenciones europeas se realizarán con la orden estricta de evitar poner en peligro la vida y causar daño a los piratas.