Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Príncipe en Quito: “La marca España es exponente de calidad y excelencia”

Don Felipe vende las bazas de la historia y el idioma común frente a la competencia asiática

El príncipe de Asturias, durante su discurso en Quito. Ampliar foto
El príncipe de Asturias, durante su discurso en Quito.

Con el país al borde del rescate, el consumo contraído y una lista de parados con más de cinco millones de nombres, las empresas españolas necesitan buscar fuera los contratos y grandes obras que ahora no encuentran en casa. Pero la competencia es dura. Por eso, para vender la marca España en el exterior, el Príncipe don Felipe ha asistido en los últimos tres días en dos encuentros empresariales, el pasado miércoles en Panamá y hoy en Ecuador, países latinoamericanos donde España juega la baza de la historia y el idioma común frente a los precios inalcanzables que ofrecen los chinos.

“No hay duda de que la crisis económica ha empujado a empresas españolas a buscar nuevos mercados en el exterior y que Ecuador se ha situado con fuerza como un destino prometedor gracias al creciente número de oportunidades de negocio que ofrece su economía”, admitió don Felipe en su discurso de clausura del primer encuentro empresarial hispano-ecuatoriano, celebrado en Quito y al que asisten representantes de más de 200 compañías de ambos países. “España cuenta con empresas punteras, competitivas, modernas e innovadoras en sectores como la banca, seguros, telecomunicaciones, energías renovables, turismo, agua e industrias alimentarias, sin olvidar las infraestructuras y el transporte, exponentes de la marca España, que representa calidad y excelencia”, añadió don Felipe.

En los últimos cinco años, el comercio bilateral ha crecido casi un 45%, con cifras cercanas a los 1.000 millones de dólares al año. Hay más de 3.000 empresas españolas exportando a Ecuador. Entre 2005 y 2011, la balanza comercial fue favorable para Ecuador, pero entre los siete primeros meses de este año, la balanza es favorable para España con diez millones de euros de déficit comercial para Ecuador promovido, en gran mayoría por el incremento de las importaciones de medicamentos y derivados del petróleo.

Arturo Fernández, vicepresidente de la CEOE, uno de los organizadores del acto – junto a la Cámara de Industria y Promoción de Pichincha y el ICEX-, auguró “un futuro muy prometedor” para las relaciones empresariales entre ambos países, advirtiendo que los empresarios españoles precisan “un mercado jurídico y fiscal atractivo” para sus proyectos. Fernández se ha reunido con el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, el ministro de producción, empleo y productividad, el ministro de sectores estratégicos y el alcalde de Quito. La entidad pública de transportes de Madrid está precisamente realizando el diseño del mecanismo de transporte y de la operación del sistema del futuro metro de la capital ecuatoriana.

“¡Repsol fuera!”

Por la tarde, los Príncipes, que visitan por primera vez juntos Ecuador, han sido nombrados huéspedes ilustres de la ciudad, de la que han recibido las llaves en la espectacular Iglesia de la compañía de Jesús, bañada en pan de oro. Al salir, un niño ha entregado a Don Felipe una carta en la que le pide que cuide a los ecuatorianos que han emigrado a España –cerca de medio millón- y una periodista indígena se ha hecho una foto con la princesa Letizia. En la puerta del palacio presidencial, donde los Príncipes almuerzan con el presidente Rafael Correa, les esperaban unas trescientas personas con pancartas contra Repsol. “¡Fuera Repsol!”, gritaban los manifestantes, preocupados por cómo pueda afectar la actividad de la compañía a la reserva natural del Yasuní. El Príncipe se ha girado y ha saludado entonces a los manifestantes, que entonces le han aplaudido.

Tras el almuerzo, los Príncipes regresan a España. La Reina viajará a Bolivia el próximo 15 de octubre para visitar proyectos de cooperación españoles en el país.