Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ‘lehendakari’ advierte a Mas que la independencia es “el peor negocio”

“¿Quién pagará las pensiones, obras como el tren de alta velocidad? Eso no es ninguna broma”

El 'lehendakari' Patxi López conversa con Alfredo Pérez Rubalcaba antes del desayuno informativo.
El 'lehendakari' Patxi López conversa con Alfredo Pérez Rubalcaba antes del desayuno informativo.

El lehendakari del Gobierno vasco, Patxi López, ha pedido “claridad” en sus planteamientos soberanistas tanto al presidente de la Generalitat catalana, Artur Mas, como al líder del PNV, Iñigo Urkullu. En una intervención en el Foro Nueva Economía, Patxi López, se ha dirigido especialmente al presidente de la Generalitat para advertirle que “pedir la independencia es el peor negocio de la historia”.

En un lenguaje muy directo, el lehendakari le ha preguntado: “¿Quién pagará las pensiones, obras como el tren de alta velocidad o a dónde irá la recaudación del IVA de las empresas que venden sus productos en el resto de España? Eso no es ninguna broma”.

López ha reprochado a Mas “cómo su decisión de subirse a la ola soberanista contribuye a fracturar la sociedad catalana”. Y ha recordado la experiencia vasca del llamado Plan Ibarretxe, que contemplaba una consulta, que dividió a la sociedad vasca entre nacionalistas y no nacionalistas y terminó siendo rechazada por las Cortes españolas.

No ha faltado un reproche al Gobierno de Mariano Rajoy por “haber perdido la oportunidad de negociar con la Generalitat una reivindicación legítima, como una mejor financiación, en ver de recentralizar como ha hecho, lo que ha agravado el problema”. “Lo que era un problema económico, de agravio en la financiación, se ha convertido en problema político de primer nivel porque el Gobierno de Rajoy no ha querido trabajar”.

El lehendakari ha defendido un modelo federal, que haga del Senado una cámara territorial, de representación de las comunidades autónomas, lo que, probablemente, conlleve una reforma constitucional”. En la misma dirección ha propuesto “una cesión de soberanía a favor de Europa para hacer política europea con fundamento”, tras insistir en que “no es tiempo de levantar fronteras”.