Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

“¿Quién rodea a quién?”

Testimonios de los manifestantes desde el corazón de la protesta

 EL PAÍS LIVE

“Se supone que la convocatoria consiste en rodear el Congreso y eso es lo que estamos haciendo”, dice Roberto (no quiere dar su apellido), un informático que ha venido a la manifestación con sus compañeros de la asamblea de indignados del madrileño barrio de Tetuán. Este grupo ha acompañado a la marcha que ha salido a las cinco y media de la tarde de la plaza de España pero se ha separado al llegar a la Puerta del Sol. “Hemos bajado hasta Neptuno por el barrio de Huertas y nos hemos quedado aquí, justo detrás del hotel Palace, en la calle del Duque de Medinaceli. No queremos bajar hasta Neptuno porque el ambiente está muy caldeado”, explica Roberto, de 40 años. Desde esta calle, se oyen los gritos y pitidos de los miles de manifestantes que se encuentran en la emblemática plaza.

Uno de los miembros de la Coordinadora 25-S reconoce que, una vez llegados a este punto, “es imposible” movilizar a la gente. “Lo ideal sería que la masa se desplazara por los alrededores pero no somos capaces de liderar nada. Que cada uno se manifieste como quiera”, explica este joven que no quiere identificarse. En el centro de la plaza, la tensión aumenta y disminuye por momentos. “¡Corramos, están cargando!", grita Alba a sus tres amigas. Las chicas se alejan unos metros del tumulto. Tres minutos después, todo queda en un buen susto. Más calmada, explica que es imposible saber qué está pasando cerca de las vallas del Congreso. Alba ha venido desde Galicia con tres de sus mejores amigas (Claudia, Paloma y Carla) para participar en la manifestación. Tienen 20 años y aseguran que si han hecho tantos kilómetros es para conseguir “cambiar el sistema”. “No hemos comprado el billete de vuelta porque queremos estar en Madrid hasta el final de la convocatoria”, dicen ilusionadas. A su alrededor, se repite la estampa de todas las manifestaciones: los vendedores ambulantes merodean la plaza con bolsas de cervezas y otros refrescos en la mano.

En las calles aledañas al Congreso, decenas de furgonetas policiales cortan el tráfico. Por cualquier esquina se pueden oír las diferentes proclamas de la marcha: "!Que no, que no, que no tenemos miedo!" o "¡El último parado que sea un diputado!" Los viandantes miran extrañados. En la calle del Duque de Medinaceli, varias personas increpan a una comitiva de japoneses que quiere acceder al Palace. "Esto se nos está yendo de las manos", cree Paula Ortega, una profesora de 35 años. “Ya hemos mostrado nuestro rechazo a los políticos. No podemos empañar la acción con violencia”. Antonio C., de 35 años, asegura que la manifestación no ha hecho más que empezar. “Nos quedaremos hasta que el cuerpo aguante”, dice este informático. Un grupo de amigos procedente de Valencia se aleja de Neptuno en busca de un bar donde tomar un bocadillo para seguir la protesta. Suben por la calle de Moratín y, para su sorpresa, se encuentran con una furgoneta policial. “¿Quién rodea a quién?”, se pregunta Lara M., que ha venido desde Alicante con Antonio, su pareja, un hostelero en paro.

Más información