Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso se blinda ante las marchas de “desobediencia civil” del 25S

Casi 1.400 policías han sido movilizados ante la propuesta de rodear el Congreso

Los diputados han sido avisados para que vayan bien identificados

La Policía Nacional mantiene cortados hoy los accesos al Congreso de los Diputados, así como el tráfico de vehículos en la Carrera de San Jerónimo y calles colindantes.
La Policía Nacional mantiene cortados hoy los accesos al Congreso de los Diputados, así como el tráfico de vehículos en la Carrera de San Jerónimo y calles colindantes.

El Congreso de los Diputados ha sido blindado por la policía Nacional ante la convocatoria de la protesta ciudadana Rodea el Congreso, que pretende cercar este martes la sede legislativa de la Carrera de San Jerónimo de Madrid durante la celebración del pleno por la tarde. Los convocantes, que demandan un nuevo proceso constituyente, han llamado a participar en tres marchas simultáneas que confluirán en la Puerta del Sol, Neptuno y Cibeles hacia las 17.30. Los portavoces de las dos organizaciones convocantes de la protesta, la Coordinadora 25S y la plataforma ¡En Pie!, han dejado claro que no tienen intención de ocupar el Congreso, sino "solo rodearlo y andar alrededor".

Desde estos tres puntos intentarán llegar a pie hasta la Cámara baja, aunque se encontrarán en el camino con hasta tres "anillos" o filtros de seguridad desplegados por la Policía en un perímetro de 500 metros. Casi 1.500 agentes antidisturbios han sido movilizados y están apostados en las inmediaciones del Congreso, junto al que se han montado varias empalizadas de seguridad.

La Secretaría General del Congreso ha enviado una instrucción a los diputados y al personal de la casa aconsejándoles que este martes vayan correctamente identificados para poder acceder a sus instalaciones. "Nos llega un correo para que mañana los diputados no nos olvidemos de la acreditación. No dice nada de dónde llevarla", ha bromeado en Twitter el diputado de Izquierda Unida por Asturias, Gaspar Llamazares, al recibir la comunicación de los servicios de la cámara.

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha advertido de que no se va a permitir "bajo ningún concepto" que "se rodee o que se tome" el Congreso porque "eso sería delito". En cualquier caso, la Delegación del Gobierno en Madrid ha autorizado varias concentraciones, reuniones y marchas, así como una "asamblea general", pero siempre a cierta distancia de la Cámara.

Para burlar el cerco policial, algunos activistas han propuesto en Internet una alternativa para alcanzar la Carrera de San Jerónimo acogiéndose al artículo 29 de la Constitución que proclama el derecho de petición. El plan consistiría en que algunos ciudadanos intentaran acceder al Registro del Congreso para presentar propuestas ante la Comisión de Peticiones de la Cámara, una posibilidad a la que tienen derecho todas las personas. Es lo que denominan "ocupar burocráticamente" la sede legislativa.

El presidente de la Comisión de Peticiones, Gabino Puche, ha dicho a Efe que el órgano atenderá, como siempre, todas las peticiones que se cursen debidamente, aunque tiene reservas sobre las que lleguen mañana porque parecen parte de un "montaje" para "colapsar" el registro de la Cámara.

De forma paralela, una de las plataformas convocantes ha publicado en la red un manual de tácticas de resistencia a la Policía, que aconseja sentarse en el suelo si se sienten cercados o ponerse de rodillas con las manos en la nuca para conseguir imágenes más impactantes en los medios de comunicación.

Quienes también pueden tener dificultades para acceder al Congreso serán los propios diputados, a quienes la Dirección de Comunicación de la Cámara ha enviado un correo electrónico aconsejándoles que mañana lleven consigo el carné que les acredita como parlamentarios.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, ha expresado su confianza en que los diputados puedan trabajar con "normalidad" aunque ha recordado a los manifestantes que el Parlamento es "inviolable" y que sus deliberaciones "no pueden verse interrumpidas ni presionadas por presiones externas".