Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
el encaje de cataluña en España

Mas propone consultar al “pueblo de Cataluña” la creación de un Estado

La resolución de CiU dice que el “encaje” entre Cataluña y España es "hoy una vía sin recorrido”

Reclama el “derecho a decidir”, pero no aclara cómo debe ser la fórmula de consulta

Ampliar foto
Artur Mas y el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, a la salida de la misa oficiada hoy en la basílica con motivo de la Diada de la Mercè. EFE

Artur Mas afronta desde hoy y hasta el jueves un crucial debate de Política General en el Parlamento catalán. En él pretende canalizar las demandas soberanistas de buena parte del electorado catalanista sin romper con el tradicional juego de equilibrios y ambigüedades que tantos réditos ha dado a Convergència i Unió.

Mas acudirá al Parlamento catalán con la incógnita de cuándo va a convocar elecciones anticipadas y dando ya por enterrado su gran objetivo de legislatura: el pacto fiscal. Lo que CiU y el resto de los partidos esperan es que el presidente aclare su hoja de ruta. Un adelanto de lo que propondrá consta en el borrador que Convergència i Unió ha enviado a diferentes grupos parlamentarios para articular una propuesta de resolución. En él se asegura que los intentos para encajar Cataluña en España “son una vía sin recorrido” y que el Gobierno catalán debe “consultar la voluntad del pueblo catalán” sobre su futuro colectivo.

La propuesta de resolución, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, recoge las principales reivindicaciones de CiU en línea con lo que ha venido defendiendo Artur Mas las últimas semanas. En ella se hace especial hincapié en que las relaciones Cataluña-España se encuentran en vía muerta tras el fracaso del Estatuto y el portazo de Mariano Rajoy a negociar con la Generalitat un sistema de financiación similar al del País Vasco, el denominado pacto fiscal.

“El Parlamento de Cataluña constata que a lo largo de estos treinta años una parte muy importante del catalanismo se ha comprometido a fondo con la transformación del Estado español para poder encajar en él sin tener que renunciar a nuestras legítimas aspiraciones nacionales. Pero los intentos de encaje de Cataluña en el Estado español son hoy una vía sin recorrido; Cataluña debe iniciar su transición nacional basada en el derecho a decidir”, reza el segundo punto de la resolución.

La forma de ejercer este derecho a decidir debe ser una consulta, defiende CiU. Sin embargo, los nacionalistas se resisten a aclarar si se trata de un referéndum o de unas elecciones. Y en ningún momento hablan de calendarios.

La Generalitat presiona al Gobierno central para la inmediata activación del fondo de rescate

En otro punto de la resolución se afirma: “El Parlamento de Cataluña constata la necesidad de que el pueblo de Cataluña pueda determinar libremente y democráticamente su futuro colectivo e insta al Gobierno a consultar su voluntad”.

Que CiU se refiere a una consulta soberanista se desprende no tanto del articulado como de la introducción que acompaña el texto, donde los nacionalistas ponen de relieve que, tras la masiva manifestación del 11 de septiembre, “resulta necesario consultar a la ciudadanía sobre la posibilidad de que Cataluña sea un nuevo Estado de Europa”.

Sin utilizar la palabra independencia, que sigue siendo tabú para Mas, los nacionalistas quieren que el Parlamento catalán apruebe también que Cataluña debe hacer “su propio camino constatando la necesidad de que el pueblo catalán pueda decidir libre y democráticamente su futuro colectivo como única vía para garantizar el progreso social y el desarrollo económico”.

ICV acusa a Mas de querer dividir a los catalanes con la independencia

Esta petición llega en un momento en que la Generalitat está pendiente de recibir más de 5.000 millones del fondo de rescate autonómico, que se pondrá en marcha en los próximos días.

Los nacionalistas insisten en los términos “proceso democrático” y en que cualquier cambio de estatus de Cataluña se haría de forma “dialogada” con “la comunidad internacional, la Unión Europea y el Gobierno español”.

Fuentes de CiU insistieron en que el texto es un borrador que, con toda probabilidad, sufrirá cambios antes de su aprobación al final del debate, el jueves. El objetivo es consensuarlo, como mínimo, con ICV, ERC y Solidaritat per la Independència.

La negociación no será un camino de rosas. Los ecosocialistas de ICV, si bien defienden la convocatoria de un referéndum de autodeterminación, rechazan de plano lo que consideran como un intento de CiU de polarizar el panorama político entre partidarios y detractores de la independencia, y temen que los nacionalistas solo busquen tapar con este discurso el impacto de los recortes del Gobierno de Mas. Desde ERC y Solidaritat se ha avisado a CiU de que la resolución deberá contener el lema de la manifestación independentista del 11 de septiembre “Cataluña, nuevo Estado de Europa”.

El lunes, jornada festiva en Barcelona, CiU mantuvo discretos contactos con algunos de estos partidos para acercar posiciones. Artur Mas tuvo una única aparición pública; fue para acompañar al alcalde de Barcelona, Xavier Trias, a la misa en honor de la patrona de la ciudad, y ambos fueron increpados por huelguistas del Metro.

Mas también recibió una advertencia de la Asociación de Militares Españoles, de militares retirados y de carácter minoritario, que le amenazó con llevarle ante un tribunal castrense por “alta traición” si su Gobierno toma la senda independentista.

Más información