Valencia prohíbe a sus médicos atender a sin papeles en horario laboral

La Generalitat dice que cumplirá “a rajatabla” las medidas propuestas por el Gobierno

Los médicos objetores de la sanidad pública que quieran atender a inmigrantes irregulares en la Comunidad Valenciana tendrán que hacerlo en “horario no laboral y con recursos no públicos”. La secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, aseguró este lunes que la Generalitat cumplirá “a rajatabla” el Real Decreto 16/2012 y que, aunque respeta la objeción de conciencia, los médicos públicos tendrán que arreglárselas con su tiempo y medios si quieren atender a sin papeles.

La secretaria autonómica de Sanidad, Nela García, lo tiene claro: “Respetamos las objeciones de conciencia pero serán en horario extralaboral, con los recursos de las personas objetoras”. Así lo ha precisado durante su visita al nuevo servicio de reanimación del Hospital de Manises (Valencia), en relación con las medidas propuestas por el Ministerio de Sanidad.

Desde la entrada en vigor del Real Decreto 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y el decreto de aseguramiento del 4 de agosto, los inmigrantes irregulares que deseen ser atendidos en la sanidad pública deberán pagar por recibir asistencia. Esta medida, que comenzará el 1 de septiembre, se llevará a cabo mediante convenios. El Ministerio de Sanidad envió a la Generalitat el borrador de la propuesta, que la Consejería de Sanidad está estudiando para hacer alegaciones.

Dudas de procedimiento

Un total de 77 médicos de la Comunidad Valenciana se han acogido a la objeción de conciencia para atender a inmigrantes sin papeles, según datos de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SEMFYC). La cifra se eleva a más de 1.000 médicos en el conjunto de España. Y en la mayoría de los casos, desconocen el procedimiento a seguir para poder atender a inmigrantes irregulares. Aunque Nela García ha asegurado que la Generalitat no planteará “ningún problema al respecto” de la objeción, ahora los médicos ya saben que tendrán que pagarlo de su bolsillo y atender a los inmigrantes en sus propias instalaciones. No en centros públicos.

La secretaria autonómica de Sanidad afirmó que hasta finales del mes de septiembre no habrá noticias sobre la puesta en marcha del nuevo modelo de gestión sanitaria, aunque aseguró que su departamento apuesta por un modelo de gestión de “colaboración público-privada” que “haga sostenible la sanidad”. Aun así ha recalcado a los médicos objetores “que deberán hacerlo en horario no laboral y con recursos no públicos”.