La red de tráfico de datos mantenía estrechos contactos con agentes del CNI

En el sumario consta una operación supervisada por jefes del servicio de espionaje

Uno de los tres trabajadores de la oficina del INEM de Badalona (Barcelona) que fueron detenidos en la Operación Pitiusa. EFE

Varios de los implicados en la red de tráfico de datos desarticulada por la policía el pasado mayo aparecen vinculados con espías del Centro Nacional de Inteligencia, el organismo público responsable de facilitar al presidente del Gobierno informaciones de interés para el Estado. A lo largo de los más de 16.000 folios del sumario de la Operación Pitiusa se ven contactos con agentes del CNI, a los que un grupo de sospechosos se refiere con el nombre en clave de Los ranas.

Los estrechos lazos que los integrantes de la trama mantenían con agentes del CNI quedaron confirmados también cuando estos últimos contactaron con la policía para interesarse por las acusaciones que pesaban sobre sus amigos detenidos. Lo que no queda claro es qué tipo de relación había entre unos y otros, aunque hay indicios de que los espías del CNI usaban a los detectives y colaboradores que conformaban el inmenso comercio de datos secretos.

Las investigaciones realizadas durante un año por la Unidad Territorial de Seguridad Privada de Barcelona culminaron el pasado mayo. Como consecuencia de la operación hay más de 150 imputados, entre ellos detectives privados, funcionarios de Hacienda, el Inem, el Catastro, la Seguridad Social, guardias civiles y colaboradores de otro tipo. Entre ellos manejaban una "ingente" cantidad de datos secretos que supuestamente vendían a empresas y particulares, además de hacer trabajos por encargo, como penetrar en el ordenador de una persona para robarle todo el contenido de su disco duro.

La conexión del CNI con este entramado es palpable, por ejemplo, en las conversaciones telefónicas grabadas por la policía al detective Aitor Gómez y un tal Tino en relación con una operación destinada a descubrir una red de contrabando de tabaco. Aitor Gómez es el hombre de la agencia Winterman en Bilbao, mientras Tino aparece algo así como un colaborador de este en Ourense.

Al referirse a un infiltrado al que van a usar a tal fin, Tino le dice a su compañero: "Temo que pueda manipularnos a todos. Es un líder". Tino, preocupado porque va a meterse "en un merengue muy gordo", admite que tiene un "problema" por unos antecedentes por intrusismo profesional, y añade que prefiere no pedir "un segundo favor" a su primo, nombre en clave con el que designa a su contacto del CNI en Galicia, según fuentes policiales.

De los pinchazos telefónicos se desprende que Guardia Civil y CNI investigaron el contrabando gracias a sus contactos con detectives, que vigilaban a un tal Songo y a una mujer. Estos importaban 20 contenedores de Marlboro al mes. La mercancía ilícita entraba por el puerto de Valencia. La tabaquera Philip Morris —propietaria de marcas como Marlboro, Chesterfield y L&M— quiso poner fin a esa situación y solicitó, supuestamente, la investigación a una agencia de detectives.

El ‘hacker’ Bevilacqua y su controlador ‘Don Aquiles’

Un hacker argentino de 36 años, Matías Bevilacqua Brechbuhler, desempeña un papel central en la trama de tráfico de datos. Bevilacqua es el experto informático al que dos de los detectives más implicados en la trama —Sara Dionisio y Juan Manuel Olivera— recurren de forma asidua para reventar ordenadores y rastrear en cuentas de correo electrónico de empleados y altos cargos de empresas. Pero su virtuosismo tecnológico también sirve al Estado: trabaja para el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) a través de un controlador conocido con el alias de Don Aquiles, según fuentes de la investigación.

Hace algunos años, Bevilacqua coincidió en la misma empresa con Dionisio, Olivera... y Sergio Corcoles, el policía local de Santa Maria de Palautordera (Barcelona) que originó la investigación. En el registro de la empresa donde trabaja el hacker, CFLabs, la policía se incautó de discos duros y 140.000 euros en 12 sobres. En su declaración, dijo que el dinero provenía “del Ministerio de Defensa, con el que está trabajando actualmente”. No ofreció más detalles, pero dijo que podía probarlo.

Según el sumario, Bevilacqua penetró en los ordenadores de altos cargos de las empresas Minas de Río Tinto y Unilever.

Aitor y Tino se reunieron en un hotel de Madrid a la asistieron mandos de la Guardia Civil (los verdes, como aparecen en el sumario) y miembros del Centro Nacional de Inteligencia en Vigo, a los que apodan Los ranas. Ambos están inquietos y son conscientes de la "importancia" del caso. Aitor discute con un hombre no identificado sobre la fecha de la reunión. "Espérate, déjame verificar si Guardia Civil me dijera que sí seguro, porque no lo sé, tío", dice ese interlocutor anónimo, que en alguna ocasión le llama desde la Comandancia de Vitoria.

Aitor le explica a ese interlocutor, miembro de la Guardia Civil, que es una "operación del CESID" [antiguo nombre del CNI], y que va a ser este servicio el que "decida quién lo va a reventar, si lo revienta la policía nacional, los verdes o nuestra gente". No obstante, Aitor Gómez insiste en que "quien va a llevar la voz cantante" es el CNI. El propio guardia civil reconoce que el cuerpo andaba detrás de este asunto desde hacía año y medio y que se dirigió a Aitor para "tener más datos".

"Si vienen los del centro [de inteligencia] es para dar cobertura al informante, no para organizar ellos nada (...) Es simplemente de protección, porque no se fían de la Guardia Civil, que es lo que me dijiste", apunta el guardia al detective.

Tras la reunión, Aitor y Tino se muestran preocupados por si el caso está judicializado o no. "De eso depende que podamos sacar adelante nosotros el tema con la información que tenemos", recalca Aitor en una conversación.

Otro de los imputados que mantiene contactos con el CNI es Matías Bevilacqua-Brechbuhler, que desempeña un papel fundamental en la trama de tráfico de datos. Bevilacqua, un hacker de 36 años y de origen argentino, hace trabajos para dos de los detectives que cayeron en la redada policial: Sara Dionisio y Juan Manuel Olivera. Todos ellos habían coincidido, junto al policía local Sergio Corcoles en la empresa Cybex.

Al ser detenido, Bevilacqua ya avisó a los policías de Barcelona que hacía trabajos delicados para los servicios de inteligencia españoles. En prueba de ello, facilitó un número de teléfono y el nombre en clave de "don Aquiles", el oficial de enlace del CNI para el que trabajaba. Don Aquiles corroboró después su versión.

En el extenso sumario judicial hay un tercer nexo que revela los contactos de la trama de tráfico de datos con el CNI: la llamada telefónica de José Moraga, de Madrid, a Sergio Corcoles, policía local de Santa Maria de Palautordera (Barcelona), cuya intensa actividad supuestamente ilegal fue el origen de la investigación. Moraga le dice que ha logrado su número de teléfono a través de "un amiguete del CNI". De ahí se deduce que Corcoles tenía contactos con miembros del CNI con los que presuntamente intercambiaba información, según fuentes policiales.

El marido de Cospedal no perdona a quien ordenó espiarle

Ignacio López del Hierro, marido de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP, no ha perdonado a su jefe, que ordenó investigarle por temor a una conspiración de consejeros de Neoris. El consejero delegado de la firma, Marco de Pedro, autorizó a un detective a grabar la reunión de Del Hierro y cuatro consejeros en un restaurante de Madrid. El abogado de De Pedro pidió el archivo porque los consejeros, incluido el esposo de Cospedal, le habían “manifestado su perdón”. Fuentes próximas a De Cospedal negaron que haya habido perdón y afirmaron que Del Hierro baraja acciones legales contra él.

De Pedro envió ayer a EL PAÍS un escrito en que señala que siempre tuvo “plena confianza” en López del Hierro, al que “en ningún momento se estaba investigando, sino al conjunto de los asesores” y admite: “[El esposo de Cospedal] en ningún momento me ha otorgado ni por escrito, ni en sede judicial, su perdón”.

Más información